Varices pélvicas o Síndrome de congestión pélvica

¿Qué son las varices pélvicas?

Las varices pélvicas son dilataciones de la red venosa de la zona del útero que aparecen con frecuencia en mujeres que han sido madres. Estas varices producen un aumento de presión y pueden acabar generando otras en zonas inferiores, por ejemplo en la zona genital y las piernas.

Cuando existen varices en la pelvis y aparecen síntomas asociados hablamos de un síndrome de congestión pélvica. Se trata de un problema común pero de difícil diagnóstico ya que no se detecta con los protocolos actuales que se realizan cuando mujer acude a consulta con dolor abdominal crónico.

Nuestro equipo de cirujanos vasculares, ginecólogos y radiólogos intervencionistas tienen gran experiencia en el tratamiento ambulatorio de las varices pélvicas con una gran tasa de éxito.

¿Cuáles son los síntomas de las varices pélvicas?

El síntoma más frecuente es la sensación de pesadez y dolor en la zona abdominal o en las piernas. Es un dolor que recuerda al dolor menstrual pero que aparece fuera del ciclo y provoca un dolor abdominal crónico, que aumenta al estar de pie.

En algunos casos se produce también dolor en las piernas en los días previos a la menstruación o la ovulación o dolor al mantener relaciones sexuales (dispareunia).

Los síntomas más habituales son:

  • Dolor pélvico en la parte inferior del abdomen que empeora al estar de pie durante periodos prolongados.
  • Dolor durante la menstruación o en las relaciones sexuales.
  • Dolor de espalda.
  • Dolor o pesadez en las piernas.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que padezca un síndrome de congestión pélvica

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Los factores que predisponen a la aparición de un síndrome de congestión pélvica son:

  • Mujeres entre 30 y 50 años.
  • Mujeres que han tenido varios embarazos.
  • Predisposición genética, si existen antecedentes de familiares con problemas venosos.
  • Mujeres con alteraciones hormonales.

¿Cómo se diagnostican las varices pélvicas?

El síndrome de congestión pélvica aparece con bastante frecuencia, aunque es difícil de diagnosticar correctamente. Normalmente son mujeres a las que se les han realizado muchas pruebas diagnósticas (gastroscopias, ecografías, colonoscopias, etc.) intentando conseguir un origen del dolor, pero al no realizar pruebas específicas para este problema, no se llega a conocer la causa.

Para su diagnóstico es necesario realizar una eco-doppler abdominal o transvaginal, un angio-TAC o una resonancia magnética para valorar de manera más específica la red venosa de la zona pélvica.

El diagnóstico definitivo se obtiene con la realización de una flebografía pélvica, se introduce un pequeño catéter con el que se consigue llegar a la zona de la pélvicas y mediante la inyección de contraste se examina directamente la zona afectada. En el mismo procedimiento se puede realizar el tratamiento, directamente, lo que conlleva una gran ventaja para la paciente.

¿Cómo se tratan las varices pélvicas?

La embolización de las varices pélvicas es el tratamiento de elección. El objetivo es cerrar el flujo de sangre venosa que llega a estas varices dilatadas y se redirige a venas sanas.

Es un procedimiento que puede realizarse de forma ambulatoria, dura una hora aproximadamente y en el cual se utilizan agentes embolizantes líquidos, muy eficaces al conseguir cerrar toda la red venosa afectada, independientemente de su tamaño, en una única sesión.

Se trata de una técnica con una gran tasa de éxito, en el 90% de los casos el dolor disminuye considerablemente y en casi el 50% el dolor desaparece por completo.

Además, es una técnica que se puede repetir sin problema, si la mujer vuelve a quedarse embarazada y reaparecieran las varices pélvicas.

¿Dónde las tratamos?

EN MADRID

El Servicio de Cirugía Vascular y la Unidad de Radiología Intervencionista de la Clínica cuenta con tecnología de última generación para el diagnóstico, tratamiento y cirugía de patologías vasculares. Nuestra amplia experiencia, enmarcada en el entorno de calidad asistencial de la Clínica Universidad de Navarra, permite ofrecer al paciente los tratamientos más eficaces e innovadores.

Contamos con un quirófano especializado en cirugía vascular, dotado de un equipamiento avanzado para el tratamiento quirúrgico de las enfermedades vasculares más importantes. 

Más preparados que nunca para seguir cuidándole

Actualizamos semanalmente los protocolos de seguridad con la última evidencia científica
y el conocimiento de los mejores centros internacionales con los que colaboramos.