Síndrome patelofemoral

"El tratamiento quirúrgico para el dolor patelofemoral rara vez es necesario y se realiza solo en casos graves que no responden al tratamiento no quirúrgico".

DR. ANDRÉS VALENTÍ AZCÁRATE
ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE CIRUGÍA ORTOPÉDICA Y TRAUMATOLOGÍA

El síndrome de dolor patelofemoral es un término amplio que se usa para describir el dolor en la parte delantera de la rodilla y alrededor de la rótula. 
El rango de edad de aparición de las molestias es muy variado.

A veces, se da en deportistas y aparece en forma de “tendinopatía rotuliana” y otras veces aparece con más frecuencia en mujeres jóvenes o de edad media.

El dolor y la rigidez que causa pueden dificultar el subir escaleras, arrodillarse y realizar otras actividades cotidianas.

Los problemas con la alineación de la rótula, la insuficiencia muscular, el entrenamiento excesivo o inadecuado entre otros, son factores que pueden originar el inicio del dolor.

Los síntomas a menudo se alivian con un tratamiento conservador, como cambios en los niveles de actividad o un programa de ejercicios terapéuticos.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión a distancia?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome patelofemoral?

El síntoma más común del síndrome de dolor patelofemoral es un dolor sordo y más o menos doloroso en la parte delantera de la rodilla. Este dolor, que generalmente comienza gradualmente y está frecuentemente relacionado con la actividad, puede estar presente en una o ambas rodillas.

Otros síntomas comunes incluyen:

Crujidos articulares, molestias o sensación de encasquillamiento de la rodilla en escaleras o al levantarse después de estar sentado por un tiempo prolongado.

Algunos pacientes refieren sensación de quemazón, malestar o simple incomodidad nocturna.

Los síntomas más habituales son:

  • Dolor sordo en la parte anterior de la rodilla.
  • Crujidos en la rodilla.
  • Sensación de encasquillamiento.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que padezca un síndrome patelofemoral

¿Cuáles son las causas del síndrome patelofemoral?

El principal motivo de aparición de las molestias corresponde a una sobrecarga y estimulación de las terminaciones sensitivas alrededor de la rótula. Existen diversas causas: 

  • Uso excesivo de la rodilla: En muchos casos, es causado por actividades físicas vigorosas que ejercen una presión repetida en la rodilla, como correr, ponerse en cuclillas y subir escaleras. También puede ser causado por un cambio repentino en la actividad física ya sea en frecuencia, intensidad, duración o técnica. 
  • Desalineación patelar o desalineación de la extremidad hacen que la rótula no trabaje de manera correcta provocando hiperpresiones y alteraciones mecánicas que condicionan dolor.
  • Disbalance o insuficiencia muscular, en especial en musculatura cuadricipital, glúteos e isquiotibiales.
  • Otros factores que pueden contribuir al dolor patelofemoral incluyen cambios en el calzado o superficie de juego.

¿Cómo se trata el síndrome patelofemoral?

En la mayoría de los casos, el dolor patelofemoral se puede tratar sin cirugía.

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como el ibuprofeno y el naproxeno pueden ayudar a reducir la hinchazón y aliviar el dolor de forma temporal. Los medicamentos “condroprotectores” como el condroitin sulfato y glicosaminoglicanos ayudan a aliviar los síntomas leves inespecíficos, aunque debe seguirse un tratamiento de manera prolongada ya que no dan alivio inmediato.

Además de los cambios de actividad y los medicamentos de forma puntual, se recomienda tratamiento rehabilitador o fisioterápico. Los ejercicios constituyen el pilar básico para corregir o aliviar la causa.

Es esencial mantener un acondicionamiento adecuado de los músculos alrededor de la rodilla y control de pelvis, particularmente los cuádriceps, glúteo medio y los isquiotibiales.

La realización de infiltraciones de ácido hialurónico o factores de crecimiento plaquetar puede estar indicado para el alivio de las molestias.

Las ortesis de rodilla pueden ayudar en el momento de la actividad deportiva para disminuir la sobrecarga. El uso de plantillas puede estar indicado para corregir alteraciones en la pisada o el eje de carga. 

El tratamiento quirúrgico para el dolor patelofemoral rara vez es necesario y se realiza solo en casos graves que no responden al tratamiento no quirúrgico. Los tratamientos quirúrgicos se realizan generalmente por artroscopia.

En muchos casos, el dolor patelofemoral mejorará con un tratamiento simple en el hogar. El reposo y hielo puede aliviar las molestias puntualmente.

Cambios o regulación de actividad: Limite las actividades que hacen que le duela la rodilla hasta que se resuelva su dolor. Esto puede significar cambiar su rutina de entrenamiento o cambiar a actividades de bajo impacto.

Deportes de bajo impacto como bicicleta, elíptica y nadar son buenas opciones. Si tiene sobrepeso, perder peso también ayudará a reducir la presión sobre su rodilla.

Ejercicios de tonificación muscular y propiocepción: cuádriceps, glúteo medio y musculatura de control de cadera junto con estiramiento de isquiotibiales.

¿Dónde lo tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

El Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología
de la Clínica Universidad de Navarra

El Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología cubre de forma completa el amplio espectro de afecciones congénitas o adquiridas del sistema músculo-esquelético incluyendo los traumatismos y sus secuelas.

Desde 1986 la Clínica Universidad de Navarra cuenta con un excelente banco de tejido osteotendinoso para disponer de injertos óseos y ofrecer las mejores alternativas terapéuticas.

Organizados en unidades asistenciales

  • Cadera y rodilla.
  • Columna vertebral.
  • Extremidad superior.
  • Ortopedia pediátrica.
  • Tobillo y pie.
  • Tumores musculoesqueléticos.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Expertos en cirugía artroscópica.
  • Profesionales altamente cualificados que realizan técnicas pioneras para solucionar lesiones traumatológicas.
  • Uno de los centros con mayor experiencia en tumores óseos.

Nuestro equipo de profesionales

Más preparados que nunca para seguir cuidándole

Actualizamos semanalmente los protocolos de seguridad con la última evidencia científica
y el conocimiento de los mejores centros internacionales con los que colaboramos.

SOLICITE