Neumotórax

"En la actualidad la técnica quirúrgica más empleada es la videotoracoscopia con resección de bullas subpleurales apicales y abrasión pleural con gasa".

DR. MIGUEL MESA GUZMÁN
ESPECIALISTA. SERVICIO DE CIRUGÍA TORÁCICA

El neumotórax ocurre cuando hay fugas de aire en el espacio entre los pulmones y la pared torácica.

La cavidad pleural es el espacio existente entre el pulmón y la caja torácica.

Este aire empuja en el exterior del pulmón y lo hace colapsar. En la mayoría de los casos, sólo una porción del pulmón se colapsa.

El neumotórax a tensión es una urgencia que requiere tratamiento inmediato.

 

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas del neumotórax?

Depende de la reserva funcional del paciente, de forma que en el 5-10% de los casos son asintomáticos.

El dolor torácico (de comienzo brusco, agudo y unilateral) y la disnea (dificultad para respirar) son los síntomas más frecuentes (80-90% de los casos). La disnea puede ser muy intensa en aquellos pacientes con una reserva funcional muy comprometida por una patología pulmonar de base. Otros síntomas que pueden aparecer son tos seca, hemoptisis (expectoración con sangre), síncope y la percepción de un ruido en el tórax al respirar.

En un 3% de los casos se produce lo que se denomina un neumotórax a tensión, cuando la presión en el espacio pleural supera la atmosférica. Esto ocurre cuando existe un mecanismo valvular que permite la entrada de aire a la cavidad pleural durante la inspiración, sin vaciarse en la espiración. Esto ocasiona un colapso total del pulmón de ese lado, con un desplazamiento mediastínico que impide el retorno venoso con el consiguiente fallo cardíaco.

Este cuadro es una urgencia vital que se caracteriza por una disnea severa, taquipnea (aumento de la frecuencia respiratoria), cianosis, sudoración, hipotensión y distensión yugular bilateral, exigiendo la descompresión inmediata.

Los síntomas más habituales son:

  • Dolor torácico.
  • Disnea.
  • Tos seca.
  • Hemoptisis.
  • Síncope.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que presente un neumotórax

¿Cuáles son las causas del neumotórax?

Existen diversos tipos de neumotórax en función de la causa que los produce:

  • Neumotórax yatrogénico, cuando se produce tras la manipulación instrumental diagnóstica o terapéutica. 
  • Neumotórax traumático, en los casos de trauma torácico previo.
  • Neumotórax en relación con la ventilación mecánica o barotrauma.
  • Neumotórax espontáneo, en el que no existe causa aparente. Dentro de éste encontramos el neumotórax primario o juvenil, el cual está en relación habitualmente con la rotura de bullas apicales; éstas consisten en pequeños quistes pulmonares de causa desconocida, si bien suelen darse en individuos altos con tórax elongados.

A su vez denominamos neumotórax secundarios a aquellos que aparecen en pacientes con patología pulmonar de base como son la EPOC, agudizaciones del asma, fibrosis pulmonares de diversas causas, enfermedades del tejido conectivo, endometriosis, neumonías necrotizantes, tuberculosis y en la neumonía en pacientes con SIDA. 

¿Cómo se diagnostica el neumotórax?

<p>Radiograf&iacute;a simple de t&oacute;rax&nbsp;</p>

El diagnóstico del neumotórax se realiza por los síntomas, además de la exploración física y radiológica.

En la exploración física puede apreciarse taquipnea, disminución o abolición del murmullo vesicular fisiológico a la auscultación, así como timpanismo a la percusión del tórax y disminución de las vibraciones vocales.

El diagnóstico se confirma con la realización de una radiografía de tórax (preferiblemente realizada en espiración forzada), en la que se aprecia el colapso pulmonar.

¿Cómo se trata el neumotórax?

Un tratamiento correcto debe ir dirigido a prevenir las recidivas o reapariciones del neumotórax.

Se lleva a cabo con diferentes técnicas, entre las que se encuentran la pleurodesis química a través del tubo de drenaje (consistente en la introducción de talco o tetraciclinas al espacio interpleural con objeto de producir adherencias entre la pleura visceral y parietal) y la cirugía.

Las indicaciones quirúrgicas se reservan para los neumotórax espontáneos recidivantes (tras un segundo episodio), fuga aérea persistente (más de 5-7 días), neumotórax bilateral y tras un primer episodio en personas con mayor riesgo de padecer recidivas (pilotos, buceadores,...).

La técnica quirúrgica más empleada es la videotoracoscopia con resección de bullas subpleurales apicales y abrasión pleural con gasa (o alternativamente):

  • Escarificación con electrocoagulación, láser o argón.
  • Pleurodesis química con talco estéril en polvo o mediante tetraciclinas).

Las recidivas tras la cirugía videotoracoscópica está en torno al 5%. En los excepcionales casos en los que fracasa la técnica anteriormente descrita, el tratamiento de elección es la extirpación de la pleura parietal o pleurectomía a través de una toracotomía axilar (con cifras de recidiva inferiores al 1%).

¿Dónde lo tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Servicio de Cirugía Torácica

El Servicio de Cirugía Torácica de la Clínica Universidad de Navarra está compuesto por un equipo de especialistas médicos, enfermeras y profesionales sanitarios especializados en el manejo de la patología torácica.

En la mayoría de los procedimientos realizamos cirugía mínimamente invasiva o videotoracoscopia para el diagnóstico y tratamiento de numerosas lesiones pleurales, pulmonares y del mediastino.

Mantenemos una estrecha colaboración con otros departamentos de la Clínica, entre los que destacan Oncología Médica, Neumología, Anatomía Patológica, Medicina Interna y UCI.

Tratamientos que realizamos

  • Cirugía del cáncer de pulmón.
  • Cirugía de la hiperhidrosis y rubor facial.
  • Cirugía de la pleura.
  • Cirugía del mediastino.
  • Cirugía del enfisema pulmonar.
  • Cirugía del mesotelioma pleural.
  • Cirugía de metástasis pulmonares.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Especialistas médicos que son referencia a nivel nacional.
  • Equipo de enfermería especializado.
  • Trabajamos de manera conjunta con Neumología y Oncología Médica.

Más preparados que nunca para seguir cuidándole

Actualizamos semanalmente los protocolos de seguridad con la última evidencia científica
y el conocimiento de los mejores centros internacionales con los que colaboramos.

SOLICITE