Fractura de rótula

"Si los fragmentos óseos están desplazados lo más probable es que necesite una cirugía para una recuperación funcional más rápida".

DR. ANDRÉS VALENTÍ AZCÁRATE
ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE CIRUGÍA ORTOPÉDICA Y TRAUMATOLOGÍA

La rótula es un hueso vulnerable a la fractura si se cae directamente sobre la rodilla o se golpea debido a su situación y poca protección.

Una fractura de rótula o patelar es una lesión grave que puede dificultar o incluso imposibilitar el estiramiento de la rodilla o caminar.

Algunas fracturas patelares simples se pueden tratar con un yeso o una férula hasta que el hueso consolide. Sin embargo, en la mayoría de las fracturas patelares, los fragmentos óseos se desplazan cuando se produce la lesión. Para estas fracturas más complicadas, se necesita cirugía para restaurar y estabilizar la rótula y permitir el retorno de la función.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

Tipos de fractura de rótula

Tipos de fracturas rotulianas:

Fractura estable. Los fragmentos permanecen en contacto entre sí o están separadas por un milímetro o dos. En una fractura que permite tratamiento conservador con inmovilización y descarga. 

Fractura desplazada. En una fractura desplazada, los fragmentos óseos están separados. Este tipo de fractura a menudo requiere cirugía para estabilizar los fragmentos.

Fractura conminuta. En este tipo de fractura, el hueso se rompe en tres o más piezas. Dependiendo del patrón específico de la fractura, una fractura conminuta puede ser estable o inestable.

Fractura abierta. En una fractura abierta, el hueso se rompe de tal manera que los fragmentos de hueso sobresalen a través de la piel o una herida penetra hasta el hueso.

Una fractura abierta a menudo implica daño a los tejidos blandos circundantes y puede tardar más tiempo en curarse.

Las fracturas abiertas son particularmente graves porque, una vez que se rompe la piel, existe un mayor riesgo de infección tanto en la herida como en el hueso. Se requiere tratamiento inmediato para prevenir la infección.

¿Ha sufrido una fractura de rótula?

Es importante el tratamiento adecuado para prevenir secuelas

¿Cómo se diagnostica la fractura de rótula?

Las radiografías ayudarán a identificar la fractura de rótula.

En ocasiones se requiere la solicitud de pruebas complementarias (resonancia o TAC) para visualizar el estado del cartílago u observar con más detalle la fractura.

¿Cómo se trata la fractura de rótula?

Si los fragmentos óseos no están desplazados, la colocación de un yeso o una férula mantendrá los extremos rotos del hueso en la posición correcta mientras consolidan.

Dependiendo de su fractura específica, se le puede permitir que apoye el peso en mayor o menor medida.

Sin embargo, con algunas fracturas, la carga de peso no está permitida durante 6 a 8 semanas. Su médico hablará con usted sobre las restricciones de carga de peso.

Si los fragmentos óseos están desplazados lo más probable es que necesite una cirugía para una recuperación funcional más rápida.

El procedimiento que se realiza a menudo es una osteosíntesis mediante una banda de tensión en "figura de ocho" o cerclaje. El cerclaje permite realizar compresión sobre el foco de fractura y una movilización precoz.

Otra alternativa en fracturas transversales es estabilizar mediante pequeños tornillos los fragmentos una vez reducidos.

Fractura conminuta. En algunas fracturas, la gran destrucción de los fragmentos puede requerir la resección de los mismos y la reconstrucción de la rótula y reinserción del tendón rotuliano sobre esta rótula de menor tamaño.

La eliminación de pequeñas porciones de la rótula que no se puede reconstruir también puede tener buenos resultados, aunque en ocasiones provoca la pérdida de potencia muscular.

Ya sea que su tratamiento sea quirúrgico o no quirúrgico, la rehabilitación desempeñará un papel vital para que vuelva a sus actividades diarias.

Debido a que el tratamiento para una fractura patelar a veces puede requerir mantener su pierna inmovilizada en un yeso durante un largo período de tiempo, su rodilla puede presentar rigidez y los músculos pueden atrofiarse.

Durante la rehabilitación, su médico o un fisioterapeuta le proporcionarán ejercicios específicos para mejorar el rango de movilidad, tonificar y disminuir rigidez en tu rodilla.

Su médico le dirá cuándo puede comenzar a cargar peso en su extremidad. Inicialmente, la carga de peso se limita a tocar suavemente con el pie contra el suelo. A medida que su lesión se cure y sus músculos se fortalezcan, gradualmente podrá aumentar la carga.

El tiempo de recuperación después de una fractura patelar dependerá de varios factores, entre ellos la gravedad de la lesión. La mayoría de los pacientes podrán regresar a sus actividades normales dentro de 3 a 6 meses.

Incluso después de un tratamiento exitoso, algunos pacientes con fracturas patelares pueden experimentar complicaciones a largo plazo.

Artrosis postraumática: Incluso cuando los huesos se curan normalmente, el cartílago articular que cubre los huesos puede dañarse, lo que provoca dolor y rigidez con el tiempo.

Debilidad muscular: Algunos pacientes pueden tener una debilidad permanente del músculo cuádriceps en la parte frontal del muslo después de una fractura. También es común la pérdida de movimiento en la rodilla.

Dolor crónico: El dolor a largo plazo en la parte frontal de la rodilla es común con las fracturas patelares.

Si bien la causa de este dolor no se comprende completamente, es probable que esté relacionada con la artrosis postraumática, la rigidez y la debilidad muscular. 

¿Dónde lo tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología

El Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología cubre de forma completa el amplio espectro de afecciones congénitas o adquiridas del sistema músculo-esquelético incluyendo los traumatismos y sus secuelas.

Desde 1986 la Clínica Universidad de Navarra cuenta con un excelente banco de tejido osteotendinoso para disponer de injertos óseos y ofrecer las mejores alternativas terapéuticas.

Organizados en unidades asistenciales

  • Cadera y rodilla.
  • Columna vertebral.
  • Extremidad superior.
  • Ortopedia pediátrica.
  • Tobillo y pie.
  • Tumores musculoesqueléticos.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Expertos en cirugía artroscópica.
  • Profesionales altamente cualificados que realizan técnicas pioneras para solucionar lesiones traumatológicas.
  • Uno de los centros con mayor experiencia en tumores óseos.

Nuestro equipo de profesionales

COVID-19