Fractura osteoporótica

"Un dolor de espalda repentino e intenso, no relacionado con ningún daño específico, puede indicar que se ha sufrido una fractura vertebral".  

DR. MATÍAS ALFONSO OLMOS-GARCÍA
CODIRECTOR. DEPARTAMENTO DE CIRUGÍA ORTOPÉDICA Y TRAUMATOLOGÍA

Las fracturas osteoporóticas de los huesos que afectan a la columna vertebral se llaman fracturas vertebrales o fracturas vertebrales por compresión.

Consideradas erróneamente como parte "normal" del envejecimiento, el encorvamiento que se produce debido a las múltiples fracturas ocasiona dolor crónico, reduce la calidad de vida y aumenta el riesgo de sufrir más fracturas.

Después de haber tenido la primera fractura vertebral, el riesgo de sufrir otra fractura es entre tres y cinco veces superior que antes, porque el hueso roto afecta a la distribución del peso a lo largo de la columna vertebral.

Unas dos terceras partes de las fracturas vertebrales relacionadas con la osteoporosis no se diagnostican.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas de la fractura osteoporótica?

Las fracturas pueden aparecer como resultado de una actividad normal, como por ejemplo, agacharse o coger algo.

Múltiples fracturas vertebrales pueden causar una curvatura hacia delante de la columna (cifosis). Con cada fractura adicional, la curvatura de la columna puede ser más pronunciada, dolorosa y debilitante.

La cifosis severa tiene un efecto de compresión en sus órganos que perjudica progresivamente la capacidad de respirar, caminar, comer o dormir. La capacidad pulmonar se reduce y la movilidad puede volverse limitada. Los trastornos del sueño son comunes en caso de cifosis pronunciada. 

Los síntomas más habituales son:

  • Desviación de la columna (cifosis).
  • Dolor.
  • Incapacidad funcional para respirar, caminar, comer o dormir.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que haya sufrido una fractura por osteoporosis

¿Cómo se diagnostica la fractura osteoporótica?

En el diagnóstico de la fractura osteoporótica, un examen físico completo, junto con una radiografía y/o una resonancia magnética (RMN) pueden ayudar a su médico a diferenciar entre el dolor causado por una fractura vertebral y el dolor provocado por otros trastornos.

La pérdida de alineación provocada por un cuerpo vertebral fracturado carga con más presión las vértebras adyacentes; lo que ocasiona una estructura debilitada y más vulnerable a fracturas adicionales.

¿Cómo se trata la fractura por osteoporosis?

El tratamiento tradicional de las fracturas vertebrales incluye un reposo prolongado en la cama, medicación contra el dolor y el uso de corsés.

Estos tratamientos pueden reducir el dolor, pero no estabilizan la fractura ni corrigen la deformidad vertebral correspondiente.

Actualmente puede recurrirse a la cifoplastia con balón.

La cifoplastia con balón es una opción de tratamiento mínimamente invasiva para los pacientes con fracturas vertebrales por compresión.

En este procedimiento se usan balones ortopédicos para reparar una fractura vertebral. Después se utiliza cemento óseo para crear un molde interno y estabilizar la fractura.

  • Se realiza una pequeña incisión de un centímetro en la espalda y crea un diminuto conducto en el hueso fracturado.
  • Se introduce dentro del hueso fracturado un pequeño balón.
  • A continuación, el médico infla el balón con cuidado para corregir la deformidad y el colapso de las vértebras.
  • Después se extrae el balón, que deja una cavidad en la vértebra.
  • Esta cavidad se rellena con cemento óseo para sostener el hueso, estabilizar y fijar la vértebra fracturada.
  • La cifoplastia con balón es un procedimiento percutáneo que puede realizarse al paciente hospitalizado o de forma ambulatoria. Además requiere poca o ninguna rehabilitación postoperatoria

Se ha demostrado que este procedimiento mejora significativamente la calidad de vida del paciente y su capacidad para realizar las actividades cotidianas.

Asimismo reduce la cantidad de días perdidos por culpa del reposo en la cama.