]

DICCIONARIO MÉDICO

Zosteriforme

¿Qué significa zosteriforme?

El término zosteriforme en Medicina se utiliza para describir una erupción cutánea que sigue un patrón similar a la del herpes zoster, también conocido como culebrilla. Es importante aclarar que, aunque la presentación es similar, no todos los trastornos zosteriformes son causados por el virus del herpes zoster. La palabra zosteriforme deriva del griego "zoster", que significa "cinturón" o "faja", reflejando el patrón característico en banda o cinturón que estas erupciones suelen tomar.

El herpes zoster es una enfermedad viral causada por la reactivación del virus de la varicela-zoster (VZV), que permanece en un estado latente en los ganglios nerviosos después de una infección inicial de varicela. Cuando se reactiva, el virus viaja a lo largo de las fibras nerviosas hasta la piel, causando una erupción dolorosa y vesiculosa que generalmente sigue un dermatoma, es decir, una zona de la piel inervada por un solo nervio espinal. Los dermatomas en el cuerpo humano se distribuyen en patrones segmentarios, lo que da lugar a la disposición en banda de la erupción zosteriforme.

Sin embargo, el término zosteriforme también se aplica a otras afecciones que presentan un patrón de erupción similar pero que no están causadas por el VZV. Algunas de estas afecciones incluyen el herpes simplex, ciertos tipos de eccema, linfoma cutáneo, metástasis cutáneas de cánceres internos, y algunas formas de nevus y hiperpigmentación. En estos casos, la erupción puede seguir un patrón de distribución dermatomal, pareciendo similar a la del herpes zoster, pero la causa subyacente es diferente.

Un ejemplo de una erupción zosteriforme no causada por el VZV es la erupción zosteriforme del herpes simplex. El herpes simplex es un virus diferente al VZV, pero puede causar una erupción similar en ciertos casos. Por lo general, esto ocurre cuando el virus se propaga a lo largo de un nervio desde un sitio de infección inicial, como un herpes labial, hasta una nueva área de la piel. El resultado es una erupción en banda en la nueva área que se parece a la del herpes zoster.

Otro ejemplo es el eccema herpético, una complicación del eccema atópico en la que el virus del herpes simplex infecta la piel ya dañada, causando una erupción grave que puede seguir un patrón zosteriforme. La metástasis zosteriforme es otro fenómeno raro pero reconocido en el que las metástasis cutáneas de un cáncer interno siguen un patrón dermatomal, a menudo sin el conocimiento previo del tumor primario.

En Medicina, es importante reconocer la erupción zosteriforme y distinguirla de una verdadera infección por herpes zoster. Aunque ambas condiciones pueden causar dolor y malestar, su manejo y tratamiento son diferentes. La verdadera infección por herpes zoster puede tratarse con antivirales para reducir la duración de la enfermedad y prevenir complicaciones, mientras que las otras afecciones zosteriformes requerirán un tratamiento diferente dependiendo de la causa subyacente.

Por ejemplo, la erupción zosteriforme causada por el herpes simplex puede requerir un curso de antivirales diferentes, mientras que el eccema herpético puede necesitar una combinación de antivirales y medicamentos para la piel, como corticosteroides tópicos. Por otro lado, la metástasis zosteriforme requerirá el tratamiento del cáncer subyacente, que puede incluir cirugía, quimioterapia o radioterapia.

La identificación precisa de una erupción zosteriforme también puede ayudar a diagnosticar condiciones subyacentes que aún no han sido reconocidas. En el caso de la metástasis zosteriforme, la erupción puede ser la primera indicación de un cáncer interno oculto. De manera similar, en el caso de las enfermedades inflamatorias de la piel, una erupción zosteriforme puede ser un indicador de que la enfermedad no está bien controlada y que se necesita un cambio en el tratamiento.

© Clínica Universidad de Navarra 2023