Verano: Recomendaciones para prevenir la aparición de cistitis

Las altas temperaturas, el cloro o la mayor asistencia a sitios públicos de gran afluencia (como piscinas o playas) pueden favorecer la aparición de enfermedades recurrentes en el periodo estival. Las infecciones cutáneas por hongos, la conjuntivitis, los golpes de calor o la deshidratación son dolencias que durante el verano tienen una mayor incidencia.

Afecciones que, en general, no cursan con gravedad pero que pueden resultar molestas y afectar a nuestra calidad de vida. Por ello, especialistas de la Clínica ofrecen una serie de consejos prácticos para prevenir su aparición y, así, evitar imprevistos durante las vacaciones.

Cistitis

La infección urinaria es una de las más frecuentes, especialmente entre las mujeres, y un motivo frecuente de consulta en Atención Primaria. Generalmente, están originadas por gérmenes bacterianos, siendo el E. Coli responsable de más del 80-90% de los casos.

“Los síntomas habituales son la sensación de dolor o ardor asociado a la micción, la necesidad de orinar frecuentemente y escaso volumen, y la necesidad de orinar pese a haber vaciado la vejiga”, explica el Dr. Salvador Pereira, especialista del Servicio de Medicina de Familia de la Clínica en Madrid.

Normalmente el tratamiento de una cistitis no complicada requiere la administración de fármacos de 3 a 5 días. Pero, para evitar llegar a ese punto y evitar la aparición de la infección, pueden tomarse medidas preventivas. Unas acciones que en verano cobran especial interés ya que la sudoración, los baños en la piscina o una menor hidratación pueden incrementar el riesgo de infección.

“De forma general, si no se conoce un factor predisponente como el embarazo o la menopausia, entre otras, las recomendaciones son:

  • Una adecuada limpieza de delante hacia atrás.
  • Evitar el empleo de ropa interior ajustada y no transpirable.
  • Cambiar el bañador para evitar estar mucho tiempo con las prendas mojadas.
  • Beber líquidos, especialmente agua, de forma abundante (unos 2-3 litros de agua).
  • Ir al baño con frecuencia (cada 3-4 horas).
  • Orinar después de mantener una relación sexual”.
SOLICITE