Electrocución

Los factores que intervienen en los accidentes eléctricos se pueden clasificar en factores técnicos: intensidad de la corriente, tiempo de exposición, recorrido de la corriente, naturaleza de la corriente y humanos, que son las características propias de cada paciente.

Los sintomas más frecuentes que provoca la electrocución son los siguientes:

  • A nivel local: quemaduras, destrucción muscular, trombosis vascular, gangrena...
  • A nivel general: parada cardiaca, asfixia, quemaduras internas, contracciones musculares intensas, afectación neurológica y renal.

Medidas preventivas generales

Ante un accidente o una situación de electrocución es importante saber cómo actuar para minimizar los riesgos y ayudar de forma adecuada a la persona herida.

  • No use ni toque aparatos eléctricos estando descalzo, aún cuando el suelo esté seco.
  • No tener estufas, radios, tomas de corriente al alcance de la mano en el cuarto de baño y a menos de 1 metro del borde de la bañera.
  • No cambie fusibles ni desmonte un aparato sin antes haberlo desenchufado.
  • Ponga protectores a todos los enchufes de la casa si existen niños cerca.
  • No conecte aparatos que se hayan mojado.
  • Ante cualquier reparación en la instalación eléctrica de la casa, desconectar el interruptor general situado en el cuadro general de la casa.
  • No manipular monitores de ordenador ni televisores de tubo, ya que en su interior existen tensiones de hasta 20.000 V. que permanecen aún después de apagar e incluso de desenchufar el aparato.
  • Si hay una victima adherida a un cable de alta tensión, no intente retirarala ni la toque. Deje que la compañia de la luz suspenda la electricidad para poder retirarla.

Consejos

  • No toque a la persona mientras esté en contacto con la corriente eléctrica.
  • Interrumpa la corriente.
  • No toque la piel de la persona, permanezca sobre algún material seco y aislante (alfombra, periódicos, madera, etc.) y con un palo o una silla empuje a la persona lejos de la fuente de electricidad.
  • Apagar las llamas si estas existen.
  • Envuelva los pies de la persona con una toalla seca o una sábana.
  • Si la persona respira, colóquelo en posición lateral de seguridad.
  • Si no respira o no tiene pulso, inicie las maniobras de reanimación básica.
SOLICITE