Atragantamiento y asfixia

La obstrucción de la vía aérea por un cuerpo extraño, ya sea comida o no, puede causar asfixia, comprometiendo la vida.

Conocer estas recomendaciones le pueden ayudar a saber qué hacer ante una urgencia como ésta.

Medidas preventivas generales

  • Evitar que los niños pequeños jueguen con objetos pequeños que puedan desmontarse en piezas pequeñas o puedan tragarse fácilmente.
  • Evitar que los niños jueguen con bolsas de plástico.
  • No utilizar cunas con barrotes demasiado distanciados, como para que puedan meter la cabeza.
  • Utilice ropa de cama que imposibilite el estrangulamiento.
  • No poner a los niños prendas ni joyas alrededor del cuello. Tampoco ropas con cintas.
  • No dormir en la misma cama, adultos y lactantes.
  • No deje al alcance de los niños corbatas, cuerdas, cinturones, etc. con los que se puedan enredar.
  • Mantenga los cordones de las cortinas recogidos.
  • No ponga almohadas ni juguetes blandos en la cuna, ya que hay peligro de sofocación.
  • Nunca deje sólo al niño tomando un biberón.
  • Utilice mejor chupetes sin cordón. Si lo tiene, que el cordón sea corto y asegurado con una pinza.
  • Mastique despacio la comida.
  • Los niños menores de 5 años no pueden comer frutos secos.

Síntomas

Obstrucción parcial: dolor de garganta y tos, ruidos al respirar y dificultad para hablar.

Obstrucción total: imposibilidad para respirar, palidez en un principio y coloración azulada de la piel después, agitación y pérdida de conciencia.

¿Qué debo hacer?

Si la víctima es un niño menor de 1 año, coloque al bebé estirado sobre su antebrazo, con la cara hacia abajo y la cabeza más baja que el tronco.

Apoye la cabeza y los hombros del bebé en su mano o sujete la cabeza traccionando la mandíbula.

Con la otra mano libre, efectúe una serie de cuatro o cinco palmadas fuertes en la espalda (entre los omóplatos). Si no ha resultado eficaz, dé la vuelta al bebé y sujételo cara arriba. Siempre hay que procurar que la cabeza quede más abajo que el tronco y girada hacia un lado.

Coloque dos dedos sobre el esternón y efectúe cuatro o cinco compresiones torácicas. Examine la boca y retire el objeto si lo ve. Si es ineficaz, vuelva a repetir esta maniobra.

Si la víctima es un niño mayor de 1 año o un adulto, se realizará la MANIOBRA DE HEIMLICH:

  • Si la persona está CONSCIENTE, de pie o sentada, se colocará detrás de la víctima, rodeando el tórax de la víctima por debajo de los brazos. Colocará su puño justo debajo del esternón y realice cinco compresiones fuertes hacia arriba y atrás. Esta maniobra se repetirá hasta que se consiga extraer el cuerpo extraño o la víctima quede inconsciente.
  • Si la persona está INCONSCIENTE, se colocará a la victima boca arriba. El reanimador se colocará a horcajadas sobre las piernas del paciente y colocará el talón de una mano y la otra mano sobre ésta, justo debajo del esternón. Se presiona hacia arriba con toda la fuerza del cuerpo. Después se debe intentar otros cinco golpes entre los omoplatos, colocando a la víctima boca abajo y la cabeza ladeada.

En todos los casos las maniobras pueden repetirse varias veces seguidas, acompañándose de la búsqueda y retirada de objetos de la boca.

Si después de varios intentos la víctima continuara inconsciente o va adquiriendo una coloración azulada, se debe intentar varias ventilaciones boca a boca, para intentar una ventilación parcial.

SOLICITE