Desarrollo del niño en el cuarto mes

El término desarrollo psicomotor designa la adquisición de habilidades que se observa en el niño de forma continua durante toda la infancia.

Corresponde tanto a la maduración de las estructuras nerviosas (cerebro, médula, nervios y músculos...) como al aprendizaje que el bebé -luego niño- hace descubriéndose a sí mismo y al mundo que le rodea.

  • Hay que tener en cuenta siempre que no existen reglas rígidas para alcanzar las diferentes etapas.
  • Un retraso de uno o dos meses no es patológico en absoluto con tal de que el niño responda con expresividad a los estimulos que se le dan.

Desarrollo

Mueve la cabeza en todas las direcciones y la mantiene levantada en un ángulo de 90 grados cuando está acostado boca abajo. La audición es casi tan buena como la de un adulto. El número de comidas diarias es de 4 ó 5 tomas de leche. Si está acostado de espaldas, dobla el cuello hacia delante para verse los pies, y al mismo tiempo puede tratar de agarrárselos con las manitas.

  • Se lleva los objetos a la mano y a la boca
  • Sonríe al ver personas que le son familiares.
  • El bebé empieza a distinguir entre él y lo que no es él.
  • Mantiene la cabeza completamente erguida.
  • Patea y hace ruidos.
  • Comienza a desarrollarse la visión del color (4-6 meses).
  • Sigue a sus padres con la vista dentro de un rango de 180º.

Estimulación

  • Coloque objetos llamativos en su mano para que los coja y juegue con ellos.
  • Coloque objetos encima de su cuna para que fije la vista
  • Sostener al niño sentado con la ayuda de algún apoyo, ponerle objetos delante para que los coja y juegue con ellos.
  • Ponerlo boca abajo y enseñarle juguetes para provocar su actividad
  • Aproveche la hora del baño o de la comida para hablarle, jugar con él etc.
  • Hablarle constantemente para que el niño responde a la estimulación
  • Imitar al niño en los sonidos que haga.
  • Al darle de comer, enseñarle el alimento y esperar alguna respuesta de él.

Guía práctica

  • Seleccione juguetes irrompibles, que se puedan agarrar fácilmente y no se puedan tragar.
  • Cuide con los cordones y ropa de la cama, que no sea muy larga, para que no pueda ahogarse.
  • No deje al niño solo, puede darse la vuelta y caer.
  • Se comienzan a introducir alimentos no lácteos: purés de verduras, cereales etc... (siempre es necesario el consejo de su pediatra).
  • Usar asientos de seguridad en el automovil.
  • Pongale a dormir boca arriba.

Vacunación

  • Se le administrará la segunda dosis de la polio, de la triple vírica, de la meningitis y de la vacuna contra el Haemophilus Influenzae. Tambien la segunda dosis de la Hepatitis B y del neumococo si se le administro la primera a los dos meses.

Tras la administración de la vacuna se puede presentar algo de fiebre, inflamación en la zona de la inyección e irritabilidad. Si esto ocurre adminístrele algún analgésico-antitérmico, como paracetamol o ibuprofeno.

El Departamento de Pediatría cuenta con diversas unidades especializadas, que permiten un mejor diagnóstico y tratamiento del niño, algunas de ellas de carácter multidisciplinar.

Entre ellas destacan las siguientes: Cuidados Intensivos, Neonatología, Respiratorio, Reumatología y Patología músculo-esquelética, Neuropediatría, Oncología Pediátrica, Endocrinopediatría, Gastroenterología, Urgencias Pediátricas y Nutrición.

Además de estas unidades, el Departamento de Pediatría colabora de forma multidisciplinar en las áreas de Cirugía Pediátrica, Dermatología, Cardiología, Oftalmología, alteraciones del aparato locomotor y otras especialidades.

Un equipo de enfermería altamente especializado se encarga del seguimiento del niño durante su desarrollo. Cuentan con una gran experiencia en la atención al niño y en el apoyo a padres en la resolución de sus dudas en el día a día.

SOLICITE