Nutrición y embarazo

En la mujer embarazada y en el período de lactancia existe un cambio en los requerimientos de energía, proteínas, vitaminas y minerales, orientadas al desarrollo fetal óptimo y a la posterior producción de entre 500-700 cm3/leche/día de alto valor energético y de micronutrientes.

Los déficits de hierro y folatos de la dieta condicionan que el consumo de estos elementos durante el embarazo sea superior a la ingesta.

El efecto clínico es variable dependiendo de las reservas del organismo y diferentes en cada individuo.

Se ha calculado que para una misma actividad física sería necesario aumentar aproximadamente 300 Kilocalorías (Kcal.) por día durante el segundo y tercer trimestre y de 500 Kcal./día durante la lactancia.

Esto supondría una ganancia ponderal de unos 12-13 kg. durante el embarazo, recuperando el peso previo al embarazo aproximadamente a los 6 meses del parto.

Si la dieta materna no aporta los nutrientes y energía necesarias, serán captados de las reservas maternas protegiendo el crecimiento y desarrollo fetal.

Por el contrario, un aporte excesivo supondrá el almacenamiento en forma de tejido graso materno.

Los objetivos dietéticos son similares a los aconsejados a la población general:

  • Disminuir el porcentaje de energía aportada en forma de lípidos.
  • Disminuir las grasas saturadas.
  • Disminuir el colesterol.
  • Disminuir el aporte de hidratos de carbono de rápida utilización.
  • Aumento del porcentaje de vitaminas y minerales.
  • Una dieta saludable se basa fundamentalmente en aumentar la cantidad de cereales, frutas, verduras, tubérculos, hortalizas y legumbres.
  • Debe limitarse el consumo de aceites y grasas, sobre todo de origen animal, con un aporte importante de grasas saturadas.
  • Parece aconsejable que se realicen cinco comidas a lo largo del día, desayuno (20 %), almuerzo (20 %), comida (30 %), merienda (10 %) y cena (30 %), pudiendo suprimirse almuerzo y merienda según las costumbres de cada embarazo.

La preparación de determinados alimentos es, en muchas ocasiones, un punto importante en una dieta equilibrada, saludable.

Se recomienda consumir carnes o pescados a la plancha o hervidos.

Es importante controlar la cantidad de aceite que se utiliza al condimentar los alimentos, así como la utilización frecuente de alimentos muy energéticos como la mahonesa.

¿Quieres cuidarte?

Curso ameno y cercano para aprender todo lo necesario sobre embarazo, portparto y el recien nacido.

En este videocurso no solo se centra exclusivamente en el parto, sino que se profundiza en las etapas más significativas como son el embarazo y el postparto, teniendo una presencia fundamental la atención al recién nacido.

  • Equipo de expertos: contamos con especialistas y un equipo de matronas especialmente formado en el control del embarazo. Disponemos de una Unidad de Neonatología con la última tecnología que garantiza los cuidados al recién nacido.
  • Asistencia individualizada y especializada: asistencia prenatal y del parto en embarazo de bajo y alto riesgo.
  • Tecnología avanzada: contamos con la última tecnología, como una ecografía de alta resolución en el diagnóstico prenatal.
  • Microcirugía tubárica: reversión de la ligadura de trompas.
  • Diagnóstico prenatal: evaluación de células fetales, líquido amniótico o membranas amnióticas para detectar anomalías fetales.