Instrumentación durante el parto

El concepto de parto instrumentado implica la utilización de algún tipo de herramienta para extracción fetal.

Entre ellas, hoy día nos encontramos el fórceps, la espátula y la ventosa obstétrica.

Cuando se usan por manos experimentadas y que valoran bien los riesgos-beneficios de su utilización, no existe ningún problema.

Forceps

El fórceps es un instrumento en forma de pinzas articuladas entre sí destinado a coger la cabeza fetal para extraerla con arreglo a unas normas.

Existen diversos tipo de fórceps, siendo recomendable el uso de uno u otro, según se den distintas circunstancias clínicas.

La mecánica del fórceps consiste, básicamente, en la tracción y la rotación mediante la prehensión de la cabeza fetal.

Es muy útil en circunstancias clínicas, estando indicado cuando el periodo expulsivo se prolonga excesivamente, cuando se produce un agotamiento materno, cuando la madre sufre algún tipo de enfermedad que recomiende una extracción fetal rápida o en caso de cesáreas previas.

Asimismo, estará indicado en caso de detectar un sufrimiento fetal intraparto o para facilitar la extracción fetal cuando la presentación adopta alguna posición que dificulta la salida de la misma.

Requiere de unas condiciones de aplicación determinadas y si éstas no se dan, su uso está contraindicado.

En cuanto a las complicaciones, en general, podemos decir que hoy en día son poco frecuentes, siendo lo más habitual el desgarro perineal y/o vaginal en la madre y, en menor medida, los traumatismos del cuello.

En cuanto a las complicaciones fetales, son, asimismo, poco frecuentes, aunque pueden darse parálisis faciales, contusiones y, mucho más raramente, aunque es más grave,  la hemorragia intracraneal.

Espátulas

Las espátulas también consisten en dos cucharas metálicas, similares a las del fórceps, aunque no se articulan.

Actúan, fundamentalmente, como calzador, facilitando la extracción de la cabeza fetal y no son útiles, en general, para la rotación de la cabeza del feto.

También requieren unas condiciones determinadas para su aplicación y podemos decir que las indicaciones son las mismas que hemos aplicado para el fórceps, excepción hecha de la necesidad de rotar la cabeza fetal.

Es muy rara la aparición de algún tipo de complicación fetal, aunque pueden darse complicaciones maternas, fundamentalmente el desgarro perineal y/o vaginal.

Ventosa obstétrica

La ventosa obstétrica es otro instrumento para la extracción fetal en el periodo expulsivo del parto. Consiste en su sistema de copa o cazoleta unido a un sistema de tracción y otro de vacío.

La cazoleta se aplica sobre la cabeza fetal, produciéndose a continuación una presión negativa mediante el sistema de vacío y, posteriormente, se procederá a la tracción. Al igual que el fórceps y las espátulas, requiere unas condiciones determinadas para su aplicación siendo las indicaciones maternas y fetales las mismas aplicables al fórceps o la espátula, en general.

Las complicaciones maternas y fetales son, por lo habitual, poco frecuentes, incluyendo entre las maternas lesiones y desgarros del cuello y/o vaginal y en el feto, abrasiones, hematomas y, muy raramente, trastornos neurológicos con convulsión.

Es frecuente que en el cuero cabelludo fetal quede un abombamiento que suele desaparecer en el plazo de unas 48 horas.

¿Quieres cuidarte?

Curso ameno y cercano para aprender todo lo necesario sobre embarazo, portparto y el recien nacido.

En este videocurso no solo se centra exclusivamente en el parto, sino que se profundiza en las etapas más significativas como son el embarazo y el postparto, teniendo una presencia fundamental la atención al recién nacido.

  • Equipo de expertos: contamos con especialistas y un equipo de matronas especialmente formado en el control del embarazo. Disponemos de una Unidad de Neonatología con la última tecnología que garantiza los cuidados al recién nacido.
  • Asistencia individualizada y especializada: asistencia prenatal y del parto en embarazo de bajo y alto riesgo.
  • Tecnología avanzada: contamos con la última tecnología, como una ecografía de alta resolución en el diagnóstico prenatal.
  • Microcirugía tubárica: reversión de la ligadura de trompas.
  • Diagnóstico prenatal: evaluación de células fetales, líquido amniótico o membranas amnióticas para detectar anomalías fetales.