Prótesis de cadera sin hospitalización mediante cirugía mínimamente invasiva

Evitar la hospitalización es posible gracias a una técnica de implantación de la prótesis que respeta los músculos y al desarrollo de un protocolo multidisciplinar que permite una recuperación más rápida

1 de febrero de 2021

La sede de Madrid de la Clínica Universidad de Navarra realiza cirugías mínimamente invasivas sin hospitalización para la implantación de prótesis de cadera. “Desde hace tres años, llevamos apostando por las intervenciones mínimamente invasivas que disminuyen la hospitalización, reduciendo el número hasta solo una noche. Además, permiten caminar al paciente cuatro horas después de la intervención. A partir de ahora, podemos realizarla de forma ambulatoria gracias a una adaptación de los procedimientos, el trabajo multidisciplinar y la educación personalizada a cada paciente”, indica el Dr. Juan Ramón Prieto, especialista de Cirugía Ortopédica y Traumatología.

Si la cirugía se realiza de forma mínimamente invasiva (por vía anterior), es posible implantar la prótesis accediendo entre los músculos, sin dañarlos, respetando los elementos anatómicos del cuerpo. “Sin embargo, si se realiza una cirugía convencional –abierta, por vía posterior–, la recuperación es más lenta se trata de una intervención más agresiva, que supone desinsertar (quitar) los músculos, por lo que posteriormente es necesario reconstruir esa musculatura y, por tanto, el alta hospitalaria se prolonga hasta incluso el séptimo día”, explica.  

Por tanto, mediante una implantación mínimamente invasiva, la recuperación es mucho más rápida, permite una movilización mucho más precoz, menor pérdida de sangre y de dolor, así como una vuelta a la actividad ordinaria mucho más rápida. 

“Al apostar por la implantación ambulatoria, una técnica que se realiza desde hace más de 15 años en países como Estados Unidos, Alemania o Australia, hemos dado un paso más para mejorar la calidad de vida de los pacientes”, destaca. 

El doctor, que se formó y especializó durante cinco años en esta técnica en el Hospital Universitario de Saint Etienne (Francia), explica: “Se trata de una técnica muy ventajosa para deportistas, ya que podrán continuar con su actividad física sin restricción de movimientos tras la intervención (aunque tendrán que evitar los deportes de contacto intenso) y también para personas con obesidad, porque la acumulación de grasa en la región inguinal es menor que en la parte posterior”. 

“Tras la operación, de la mano de nuestra enfermería especializada, realizamos un seguimiento postoperatorio mediante llamadas telefónicas a las 24 horas, control del dolor mediante protocolo analgésico individualizado, curas semanales y educación mediante fisioterapia para conseguir una autonomía extraordinaria desde el primer momento”.

SOLICITE