Linfoma no Hodgkin

Manuel

A Manuel la música le sirvió de gran ayuda para superar el linfoma no Hodking (cáncer del tejido linfático) al que se tuvo que enfrentar con apenas 18 años. Creció rodeado de partituras, sus padres son flautistas y profesores del Conservatorio Superior de Navarra, y a los 3 años comenzó a tocar la tromba. 

Por eso cuando le diagnosticaron la enfermedad y durante el tratamiento recibido en la Clínica Universidad de Navarra,  “aunque físicamente no estaba bien, sentir el instrumento era para mí una conexión con la vida normal”, asegura el joven músico.