Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

Cirugía robótica

"El robot Da Vinci aporta una buena visión y un excelente manejo del instrumental. Con esta técnica, la cicatriz es mínima y el riesgo de sangrado es menor".

DR. JUAN MANUEL ALCALDE NAVARRETE
ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE OTORRINOLARINGOLOGÍA

La cirugía robótica suple las limitaciones de la cirugía laparoscópica convencional haciendo más cómodas y más precisas las intervenciones quirúrgicas, sobre todo las más complejas y de acceso difícil.

La Clínica Universidad de Navarra, siempre a la vanguardia en nuevos sistemas diagnósticos y terapéuticos cuenta desde 2010 con el robot Da Vinci® para realizar intervenciones con mínima agresión.

Mayor precisión quirúrgica, un procedimiento menos invasivo, eliminación del temblor natural de la mano del cirujano y una mejor visualización del campo anatómico que se opera son las principales ventajas que aporta el robot Da Vinci® a las cirugías que se practican con este avanzado equipo.

Las especialidades médicas indicadas para el uso quirúrgico del robot Da Vinci® son: urología, determinadas patologías de ginecología, cirugía general, cirugía cardio-torácica, cirugía pediátrica, otorrinolaringología y algunas indicaciones de neurocirugía. 

¿Cuándo está indicada?

La cirugía robótica Da Vinci® se aplica de un modo multidisciplinar en distintas enfermedades:

  • En Urología: Prostatectomía radical , nefrectomía parcial, reimplantación ureteral, pieloplastia.
  • En Otorrinolaringología: Cirugía del síndrome de apnea obstructiva del sueño, tiroidectomia y paratiroidectomía transaxilar, extracción de tumores.
  • En Ginecología: Histerectomía, reconstrucciones tubáricas, miomectomías, tumores de útero.
  • En Cirugía General: Cirugía de colon y recto, cirugía bariátrica, hepato-bilio-pancreática, cirugías del tercio inferior de esófago.
  • En Cirugía Cardiotorácica: Bypass aortocoronario, reparación mitral, comunicación interauricular, reparación válvula tricúspide, cirugías de mediastino y pulmón.
2012_img_preview_infografico_cir_robotica

Conozca todo sobre la cirugía robótica

¿Tiene alguno de estos problemas?

Puede que su tratamiento pueda realizarse con el robot Da Vinci®

Saber más sobre la cirugía robótica Da Vinci®

Ofrece mayor precisión y visión, menos invasión y supresión del temblor natural de la mano del cirujano. 

La cirugía robótica Da Vinci® se ejecuta con instrumentos especialmente diseñados, de reducido tamaño y gran precisión en su manejo. Permite trabajar con una perfecta visualización de la zona y confiere mayor precisión al cirujano.
 
Consta de tres elementos principales:

Carro del paciente. Integra los cuatro brazos que sostienen el instrumental con el que se interviene al paciente. De ellos, uno porta la cámara que transmite hasta la consola del cirujano las imágenes de la región anatómica interna que se va a intervenir. El personal de enfermería que trabaja en la zona estéril, próxima al carro del paciente y a la mesa de operaciones, intercambia instrumentos y endoscopios según se precise.

Consola del cirujano. Centro de control del equipo, situado fuera de la zona estéril, a unos metros de la mesa de operaciones. Desde él, el cirujano controla, a través de dos mandos o manipuladores, los instrumentos y un endoscopio que ofrece imágenes en tres dimensiones.

Cuenta también con pedales para controlar parte del instrumental con los pies.

Su diseño imita la alineación natural del ojo, mano e instrumental de la cirugía abierta, optimizando la coordinación de manos y pies. La visión en tres dimensiones, con profundidad de campo, y una óptica de hasta 12 aumentos, muy superior a la de la laparoscopia, aporta mayor precisión y la ergonomía del sistema ofrece al cirujano igual destreza de movimientos que en la cirugía abierta.

Carro de visión. Integra el equipo de procesamiento de imágenes, de cuya configuración se encarga una persona fuera del campo estéril del quirófano. En este componente se coloca un monitor de pantalla táctil.

La cirugía robótica viene a suplir las limitaciones de la cirugía laparoscópica convencional haciendo que las intervenciones quirúrgicas sean más cómodas y precisas, sobre todo para las más complejas y difíciles de acceder, como es la prostatectomía radical.

El sistema quirúrgico Da Vinci® es un sistema robótico asistido informáticamente que amplía la capacidad del cirujano para operar de manera menos invasiva.
 
Aporta una mayor precisión quirúrgica, un procedimiento menos invasivo, eliminación del temblor natural de la mano del cirujano y una mejor visualización del campo anatómico que se opera.
 
El instrumental está diseñado de forma que obtiene 7 grados de libertad de movimiento, prácticamente similar a la movilidad de la mano del cirujano, a diferencia de la cirugía laparoscópica convencional, que permite sólo 4 grados.
 
La pérdida de sangre durante la intervención, y por tanto la necesidad de transfusiones, se sitúa un 25% por debajo de las exigencias de la cirugía abierta, porcentaje similar al del procedimiento laparoscópico.

La prostatectomía radical (dirigida a extirpar tumores de próstata) es la intervención quirúrgica más frecuente de todas las que se realizan con este sistema. Pero también se utiliza en nefrectomía parcial, reimplantación ureteral, pieloplastia.

Las ventajas respecto a las técnicas convencionales estriban en la recuperación del control miccional dentro de los tres primeros meses de modo más rápido que con la cirugía laparoscópica o con la abierta, por la mayor precisión en la disección de los tejidos.

Otra de las complicaciones más frecuentes en los pacientes operados de prostatectomía es la impotencia sexual. Cuando se realiza una técnica de preservación de las bandeletas o nervios erectores, y ésto se consigue en más pacientes con la cirugía robótica, favorece una conservación más efectiva de la potencia sexual y mayor integridad del esfínter de la uretra, gracias a una disección mucho más fina y anatómica.

El ingreso hospitalario que se precisa tras una intervención de prostatectomía radical robótica también es parecido al de la laparoscopia, situado entre 2 y 3 días, frente a los 5 de una cirugía convencional. El tiempo de intervención con el sistema Da Vinci® se prolonga durante 4 ó 5 horas y, en todos los casos, se aplica anestesia general.

Somos pioneros en la cirugía de patología tiroidea, SAOS y cáncer de laringe con el robot Da Vinci®.

La cirugía robótica transoral se realiza con instrumentos especialmente diseñados, de reducido tamaño y gran precisión en su manejo. Permite trabajar con una perfecta visualización y exactitud milimétrica.
 
Se emplea para extirpar tumores de amígdala, base de lengua, hipofaringe y laringe, como alternativa a la cirugía con láser o a procedimientos quirúrgicos abiertos como la patología tiroidea.

Gracias a la tecnología del robot Da Vinci® la extirpación de estos tumores se realiza de forma más amplia y, frecuentemente, en una sola pieza, a diferencia de la resección del tumor en fragmentos efectuada con otros métodos quirúrgicos.

Esta cirugía ofrece al paciente una nueva alternativa de tratamiento quirúrgico, con una rápida cicatrización y recuperación funcional, junto con unos buenos resultados del tratamiento.

La Clínica es el primer centro hospitalario español que ha operado patología tiroidea mediante esta técnica robótica. El principal beneficio es estético, ya que evita la cicatriz cervical de la cirugía de tiroides convencional al realizar una única incisión en la axila.

La técnica robótica transaxilar está indicada para extirpar el bocio nodular, carcinomas foliculares de tiroides de tamaño no superior a 2 cm. sin extensión extracapsular y adenomas de glándulas paratiroides (hiperparatiroidismo).

De forma pionera en España, la Clínica es experta en el tratamiento quirúrgico de otras patologías con cirugía robótica: síndrome de apnea obstructiva del sueño, extirpando parcialmente la amígdala lingual a través de la cavidad oral (transoral), y cáncer de laringe con abordaje transoral. 

En Ginecología, la técnica se aplica en histerectomía, reconstrucciones tubáricas, miomectomías y tumores de útero.

En diferentes patologías de Cirugía General, el robot Da Vinci® se utiliza en cirugía de colon y recto, cirugía bariátrica, hepato-bilio-pancreática y cirugías del tercio inferior de esófago.

En cuanto a la cirugía cardiotorácica, la cirugía robótica se aplica a intervenciones de bypass aorto-coronario, reparación mitral, comunicación interauricular, reparación válvula tricúspide y cirugías de mediastino y pulmón.

Igualmente se aplica a algunas intervenciones de cirugía pediátrica y neurocirugía.

¿Dónde la realizamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Urología

El Departamento de Urología de la Clínica Universidad de Navarra pone a disposición del paciente un equipo médico, compuesto por profesionales de primer nivel, y medios diagnósticos y terapéuticos de última generación como la cirugía robótica Da Vinci®.

El Departamento de Urología posee el certificado de acreditación del European Board of Urology, un refuerzo a la excelencia del servicio a nivel asistencial, docente y de investigación, que en España sólo poseen tres centros hospitalarios.

Enfermedades que tratamos:

Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Equipo de profesionales de primer nivel con formación en centros internacionales.
  • Tecnología de última generación para el diagnóstico y tratamiento.
  • En 24-48 horas podrá comenzar el tratamiento más adecuado.