Cambios posturales

La mayoría de las personas cambian de postura en respuesta a la presión que sienten en las zonas de apoyo.

Sin embargo, las personas que no sienten esta presión o que no se mueven, pueden sufrir alteraciones musculares o en la piel (úlceras por decúbito).

Es conveniente cambiar de postura al enfermo cada 2 horas aproximadamente, cuando éste permanezca en la cama.

Se puede alternar la posición supina con las posiciones laterales (derecha e izquierda).

Posición supina

  • Colocar una almohada para que quede apoyada la cabeza (o que la cabeza se apoye directamente en el colchón).
  • No es conveniente poner muchas almohadas, porque puede producirse una contractura por excesiva flexión del cuello.
  • Es aconsejable una almohada blanda y delgada debajo de las pantorrillas para que el peso de las piernas no descanse sobre un punto en concreto y para que las rodillas queden ligeramente flexionadas.
  • A modo de "tope" se puede colocar una almohada que evite la extensión excesiva de los pies.

 

Posición Lateral

  • Colocar una almohada bajo la cabeza para que la cabeza y el tronco queden alineados.
  • Separar un poco del tronco el brazo que queda debajo para evitar que el peso del cuerpo recaiga sobre este brazo.
  • El brazo que queda encima debe estar algo flexionado y descansando sobre una almohada para que la zona del pecho quede liberada de presión.
  • Colocar una almohada entre las dos piernas para evitar el roce y flexionar ligeramente la pierna que queda encima. Puede ser necesario colocar una almohada en la espalda para que el tronco no caiga hacia atrás.
SOLICITE