Deportes de verano: todo sobre el ciclismo

Con la llegada de las buenas temperaturas, son muchos los que se animan subirse a la bicicleta para ir al trabajo o disfrutar del aire libre y los paisajes. El ciclismo es un ejercicio de resistencia, ya que puede practicarse durante varias horas; se adapta a todos los gustos y exigencias, pudiéndose ejercitar desde el paseo relajado hasta el plan de entrenamiento más sofisticado.

También se trata de un medio de transporte barato, no contaminante y saludable.

Cada cual le imprime la velocidad que puede, “que quiere” y en ocasiones la que no debe, ya que existen un elevado número de cicloturistas que “se machacan” demasiado incluso poniéndose en riesgo. Si se utiliza como paseo, nos proporcionara una buena forma y algo de fuerza en las piernas.

Según el Dr. José Calabuig, del Área de Medicina Deportiva de la Clínica, para llevar a cabo correctamente esta práctica deportiva, tenemos que tener en cuenta una serie de pautas si no queremos sufrir ningún contratiempo.

¿Cuánto tiempo debo de andar?

Al principio se debe empezar por 2-3 sesiones cortas de 30 minutos, para adaptarse al sillín, siempre por terreno llano, si es posible 2 veces a la semana. Luego, incrementar hasta una hora 2 veces a la semana y pasar a 90 minutos dos veces por semana. Por último incrementar a dos horas en cada sesión. Es útil combinar, si esto se hace en la carretera, los sábados o domingos con dos sesiones entre semana en un gimnasio de 45-60 minutos de duración en invierno. Si no se puede salir a la carretera, hacer las tres sesiones en un gimnasio invirtiendo 45-60 minutos.

¿Cuántas calorías se consumen?

  • Una persona de 60 kg. consume durante una hora 500 kcal. a una velocidad entre 25-30 km.
  • Una persona de 75 Kg. consume durante una hora 660 kcal. a una velocidad entre 25-30Km.
  • Una persona de 40 años en una hora y a una velocidad media invierte alrededor de 4.000 pedaladas; su corazón bombea alrededor de 1000 litros de sangre; y precisa en ese tiempo ventilar unos 4.800 litros de aire.
  • Un corazón entrenado consume en reposo menos energía que un corazón normal, es decir ahorra energía; también aumenta el flujo de sangre en las arterias coronarias y si este estímulo es muy continuado, puede aumentar el tamaño de dichas arterias.
  • La energía almacenada en el corazón para realizar un ejercicio máximo es de pocos segundos (entre 4-5 segundos).
  • El corazón obtiene la energía en las mitocondrias y es dependiente del oxígeno, por ello si este fallara, aparecería una isquemia, que es lo que ocurre cuando hay una lesión coronaria.
  • De todos los deportes el ciclismo es uno de los que más dilata fisiológicamente el corazón.

6 consideraciones antes de salir:

  • No debe salir en bicicleta sin un bidón de agua o líquido isotónico.
  • Si supera las dos horas en bicicleta, lleve fruta o barritas energéticas.
  • Lleve el casco siempre.
  • No debe subir en bicicleta con cualquier pantaloneta sino con un culote específico de ciclismo.
  • Adáptese progresivamente al sillín. En las cuestas este es donde más “se clava”, por ello evítelas al principio.
  • Primero se entrena la zona del sillín, luego las piernas, y luego el corazón, cuando se ha ganado en resistencia se pueden añadir puertos.
  • No debe, si no está bien entrenado, ponerse de pie en la bicicleta, se agotara rápidamente

¿Quiere ponerse en forma?

El primer programa integral de: Nutrición, Entrenamiento y Psicología.

Aprenda los hábitos que cambiarán su vida.

Área de Medicina Deportiva

  • Equipo de expertos: Contamos con un equipo de especialistas especialmente formado en la atención de los deportistas.
  • Valoración básica y de élite: Cada paciente es evaluado cuidadosamente por nuestros especialistas para ofrecerle la mejor valoración deportiva.
  • Tecnología avanzada: Contamos con la última tecnología, como un Laboratorio Avanzado de Pruebas Funcionales y de Esfuerzo.
  • Rapidez: en menos de 48 horas realizamos todas las pruebas.
  • Test genético: en mayores de 35 años realizamos un test genético "Cardioincode" para conocer el riesgo de presentar un episodio coronario grave.