Traumatismo creaneoencefálico

Llamamos traumatismo creaneoencefálico o TCE a la alteración del encéfalo (cerebro, cerebelo, bulbo raquídeo...) debido a un golpe o fuerte choque mecánico.

Es una causa muy frecuente de muerte o de discapacidad en la población.

Consejos

Durante las 24 a 48 horas siguientes de haber sufrido un traumatismo craneoencefálico, usted deberá vigilar:

  • El estado de conciencia: somnolencia o adormecimiento fuera de las horas habituales, falta de memoria,...
  • Los cambios de carácter.
  • La aparición de vómitos.
  • Movimientos anormales, desde alteraciones de los movimientos oculares hasta crisis convulsivas.
  • Sangrado por nariz, oídos y boca.
  • Desigualdad en el tamaño de las pupilas.
  • Pulso inferior a 60 latidos por minuto.
  • Dolor de cabeza especialmente intenso.
  • Alteraciones en la visión (visión doble, visión borrosa...).
  • Alteraciones del equilibrio.
  • Durante la noche, después del accidente, se debe despertar al paciente cada dos o tres horas y hablar con él (preguntar cómo se llama, si recuerda lo que pasó...).

En caso de daño cerebral, bien sea por traumatismo craneoencefálico o por accidente cerebrovascular (ictus), la precocidad en someterse a tratamiento rehabilitador, la intensidad de la terapia, así como la atención por parte de un equipo multidisciplinar, integrado por personal especializado, constituyen las claves para el éxito de un tratamiento neurorrehabilitador.

La Unidad de Neurorrehabilitación cuenta con todas estas características al ubicarse en un centro que dispone de todas las especialidades médicas así como de unas instalaciones específicas.