Intoxicaciones

Un tóxico es cualquier sustancia sólida, líquida o gaseosa, que en determinadas concentraciones puede producir efectos perjudiciales para la salud.

Medidas preventivas generales

  • No almacenar los medicamentos y productos toxicos en lugares al alcance de los niños. Guardarlos en armarios especiales y cerrados.
  • No mezclar medicamentos con el alcohol.
  • No ingerir medicamentos de frascos sin etiquetas o si ésta no es legible.
  • Almacenar los productos en lugares bien ventilados.
  • No mezclar los productos de limpieza sin antes consultar la etiqueta, especialmente en el caso de la lejía y amoniaco o con salfumán, se produce un desprendimiento de cloro que es tóxico.
  • No almacenarlos en envases diferentes al envase original.
  • Etiquetar debidamente todos los productos de limpieza.
  • No pulverizar insecticidas y productos de jardinería sobre personas, alimentos o animales domésticos.
  • Se deben usar máscaras protectoras siempre que se usen pinturas en aerosol, insecticidas, etc.
  • Lavarse las manos con jabón abundante después de emplear cualquier producto químico.
  • No permanecer en habitaciones que hayan sido barnizadas o pintadas recientemente.
  • No permanecer en habitaciones tratadas con insecticidas.
  • No mantener el coche en marcha en el interior de garajes pequeños y mal ventilados.
  • No usar estufas o braseros en los dormitorios.
  • Cerrar la llave de paso del gas al terminar de usarlo y por la noche.
  • Si nota olor a gas no accione interruptores eléctricos, no encienda cerillas ni mecheros.
  • No consumir alimentos que no estén refrigerados adecuadamente.
  • No consumir alimentos enlatados que estén abollados, perforados o caducados.
  • Desechar las conservas que al abrirse desprendan olores raros.
  • No consumir medicamentos caducados y tirar los restos de medicamentos que sobran al terminar los tratamientos.
  • Mantenga todas las plantas fuera del alcance de los niños.

Centros de Información Toxicológica

Barcelona: 93 454 60 00 (días laborables de 8 a 17 horas).

Madrid: 91 562 04 20 (0 a 24 horas).

Sevilla: 95 437 12 33 (días laborables).

 

Intoxicaciones

Causas:

  • Dosis excesivas de medicamentos: 65% benzodiacepinas y en el 29% con antidepresivos tricíclicos.
  • Utilización inadecuada de insecticidas, herbicidas, pinturas o productos de limpieza.
  • Por inhalación de gases tóxicos
  • Consumo de alimentos en mal estado o caducados.
  • Plantas venenosas.

Síntomas:

  • Vómitos o diarrea.
  • Dificultad para respirar.
  • Disminución del estado de conciencia.
  • Quemaduras alrededor de la boca, la lengua o la piel.
  • Pupilas dilatadas o contraidas.
  • Alteraciones visuales.
  • Intentar averiguar el tipo de tóxico, la via de penetración y el tiempo transcurrido.
  • Revise el estado de conciencia y verifique si la víctima respira y si tiene pulso. Mantenga la via respiratoria libre de secreciones y coloquela en posición lateral de seguridad.
  • Evitar que continúe la absorción del tóxico: si es por inhalación, retirar de la fuente, ventilar el lugar y administrar oxigeno. Si es por vía cutánea, habrá que quitar la ropa y lavar con abundante agua tibia y sin frotar la piel. Si es ocular, lavado continuo durante 30 minutos con suero fisiológico. Por vía digestiva, en ocasiones, será necesario inducir el vómito.
  • Lleve el tóxico al hospital para analizar su contenido.
  • Si presenta quemaduras en boca, lengua o labios aplíquele abundante agua fría.
  • Evite provocar el vómito en estos casos: si se observan quemaduras en la zona de la boca, si está inconsciente o ha convulsionado, si ha transcurrido más de dos horas desde la ingestión del tóxico, si ha ingerido ácido sulfúrico, nítrico, sosa cáustica, gasolina o si las instrucciones del producto lo especifican.
  • Si el tóxico está en la piel, se debe poner a la víctima debajo del chorro de agua fría para eliminar el tóxico. Si existen lesiones, hay que tratarlas como quemaduras. Proteja sus manos con guantes.
SOLICITE