Caídas

Las caídas aumentan con el número de factores de riesgo.

Tenga cuidado con las alfombras, escalones, cables, barandillas, etc.

Medidas preventivas generales

La posibilidad de sufrir una caída aumenta y se relaciona directamente con el número de factores de riesgo.

Estos factores de riesgo pueden ser intrínsecos, por las características de cada persona (por ejemplo, en ancianos) o extrínsecos, que son los derivados de la propia actividad o entorno.

  • Instale cierres de seguridad en ventanas y balcones.
  • No deje a los niños pequeños al ir a cambiarlos solos encima de la cama, sofá o mesa. Si suena el teléfono o va a abrir la puerta, llévelos consigo.
  • Tenga siempre la barandilla de la cuna subida. La distancia entre los barrotes debe ser de entre 4,5 a 6,5 cm. y la altura debe ser de al menos 60 cm.
  • Ponga barandillas en las literas altas.
  • No coloque en el balcón o cerca de las ventanas, sillas, taburetes o macetas en las que el niño se pueda encaramar.
  • Utilice escaleras de mano de tijera. No suba hasta que estén totalmente abiertas.
  • Evite utilizar sillas o muebles para alcanzar objetos altos.
  • No deje que el niño baje sólo las escaleras hasta que no tenga seguridad. Instale barreras para bloquear el acceso a las escaleras.
  • No deje juguetes en las escaleras o cerca de ellas.
  • No ponga alfombras en los rellanos o al pie de las escaleras.
  • Utilice escaleras con barandillas a ambos lados.
  • Evite tener superficies resbaladizas. Si encera el suelo, use productos no deslizantes.
  • Utilice alfombras o pegatinas antideslizantes en la bañera.
  • Los barrotes en las terrazas deben estar a una distancia que impida el paso de la cabeza del niño.
  • Los cables eléctricos no han de estar en el suelo en las zonas de paso.

En el Servicio de Rehabilitación contamos con un equipo de fisioterapeutas especializados que se adaptan a la situación patológica de cada paciente.

Tratamientos que ofrecemos:

  • Hidroterapia: se usa el agua como agente terapeútico.
  • Electro termoterapia (ultrasonidos, magnetoterapia, laserterapia, corrientes moduladas, etc).
  • Cinesiterapia: se usa el movimiento como tratamiento rehabilitador.
  • Terapias manuales (liberación miofascial, masaje de tejidos blandos).


Disponemos de una Unidad de Neurorrehabilitación específica para pacientes que han perdido o disminuido funciones neurológicas como consecuencia de un daño cerebral o medular.