Controles médicos durante el embarazo

Durante el embarazo, la mujer deberá realizar mensualmente controles médicos. Algunos serán con el ginecólogo y otros, con la matrona.

El objetivo de estas visitas es controlar el estado de salud de la madre y del niño. Hay que valorar cómo se está desarrollando el crecimiento del bebé, los síntomas que nota la madre y, así, prevenir posibles complicaciones.

Primera consulta

La primera consulta se dice que es la más importante, puesto que va a permitir situar el embarazo en su adecuado nivel de riesgo.

Debe efectuarse en las primeras 12 semanas y, en ella, se realizará la historia clínica completa de la embarazada, recogiendo información sobre: antecedentes familiares, antecedentes personales, antecedentes reproductivos, historia menstrual, síntomas relacionados con el embarazo actual, etc.

Se completará la consulta con exploración física general, exploración genital y mamaria, además de pruebas de laboratorio y exploraciones complementarias que permitan identificar el embarazo de alto riesgo.

Se aprovechará también este primer contacto para proporcionar información sobre alimentación, consumo de alcohol, tabaco, drogas y fármacos, ejercicio físico, trabajo y orientación sobre aquellos signos y síntomas que han de ser comunicados al médico o que requerirían una valoración médica.

Consultas posteriores

Las consultas posteriores estarán determinadas por las necesidades individuales de cada mujer y por el desarrollo del embarazo.

En líneas generales, en un embarazo no complicado se aconseja la siguiente periodicidad:

  • Hasta la semana 36, controles cada 4-6 semanas.
  • De la 37-40, cada 1-3 semanas.
  • A partir de la semana 41, de 1 a 2 veces por semana.

En aquella mujer con problemas médicos u obstétricos, el intervalo entre las consultas estará determinada por la naturaleza y gravedad del problema.

Se recomienda la realización de 3 exploraciones ecográficas durante un embarazo de curso normal:

  • 1ª ecografía (semanas 8-12): importante para conocer el número de embriones, su vitalidad, localización y confirmación de la edad gestacional.
  • 2ª ecografía (semanas 18-20): ecografía de detección de anomalías estructurales y marcadores de cromosopatías.
  • 3ª ecografía (semanas 34-36): control del crecimiento fetal y de su entorno (placenta, líquido amniótico).
  • Equipo de expertos: contamos con especialistas y un equipo de matronas especialmente formado en el control del embarazo. Disponemos de una Unidad de Neonatología con la última tecnología que garantiza los cuidados al recién nacido.
  • Asistencia individualizada y especializada: asistencia prenatal y del parto en embarazo de bajo y alto riesgo.
  • Tecnología avanzada: contamos con la última tecnología, como una ecografía de alta resolución en el diagnóstico prenatal.
  • Microcirugía tubárica: reversión de la ligadura de trompas.
  • Diagnóstico prenatal: evaluación de células fetales, líquido amniótico o membranas amnióticas para detectar anomalías fetales.
COVID-19