Atrás unidad de Hepatología

ENFERMEDADES QUE TRATAMOS

Para tratar todas aquellas enfermedades que se puedan presentar en el hígado, la Unidad de Hepatología de la Clínica Universidad de Navarra cuenta con los últimos tratamientos disponibles, que se aplicarán como mejor esté indicado a cada caso particular.

Tenemos amplia experiencia en el diagnóstico y tratamiento de cirrosis hepáticas, hepatitis virales, tumores hepáticos, etc.

Somos pioneros en la realización y seguimiento de estos tratamiento, como es el caso del trasplante hepático y la radioembolización con esferas de Ytrio. Esta experiencia dilatada y la aplicación constante de la investigación hace posible que se consigan unos resultados excelentes.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra

Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

El aumento de grasa en el hígado es conocido como esteatosis y, hoy en día, es fácilmente detectable mediante ecografía.

En la mayor parte de los casos puede tratarse de una alteración leve, asociada a sobrepeso, pero en otras puede tratarse de  una manifestación de alguna enfermedad más importante, como lo son las esteatohepatitis, tanto la relacionada con el consumo de alcohol como la que no lo está.

En ambos casos, estas formas iniciales de enfermedad pueden ser progresivas y ocasionar el desarrollo, si no se corrigen a tiempo, de una cirrosis hepática.

La colangitis biliar primaria se diagnostica típicamente por la elevación de los índices de colestasis (GGT y Fosfatasa Alcalina) y en medida menor de las transaminasas (AST y ALT) y elevación de los niveles de colesterol.

Para la confirmación diagnóstica puede ser necesario realizar una biopsia hepática. En un pequeño subgrupo de pacientes la colangitis biliar primaria se presenta junto con una hepatitis autoinmune (síndrome de solapamiento).

En la Clínica disponemos de todas las herramientas necesarias para el diagnóstico no invasivo e invasivo de la colangitis biliar primaria.

El término cirrosis hepática hace referencia a la presencia en el hígado de lesiones de fibrosis y regeneración, como cicatrices y supone la fase final de muchas enfermedades que afectan al hígado, incluyendo las hepatitis por virus, la enfermedad hepática por alcohol y otras enfermedades metabólicas, autoinmunes, etc.

Asociado a su desarrollo van apareciendo deficiencias progresivas en su función y los cambios anatómicos motivan a su vez alteraciones en la circulación portal con el desarrollo de hipertensión portal y sus consecuencias.

El déficit de alfa-1-antitripsina es una enfermedad genética caracterizada por bajos niveles de una sustancia llama Alfa-1-antitripsina (AAT), indispensable para equilibrar/contrastar la actividad de las proteasas.

El déficit de alfa-1-antitripsina (AAT) se diagnóstica típicamente por los bajos niveles de AAT en sangre. En pacientes con elevada sospecha de déficit de AAT y niveles de AAT dudosos es posible estudiar las variantes del AAT en sangre periférica (fenotipo).

La enfermedad de Wilson es un trastorno hereditario poco frecuente que condiciona la acumulación patológica de cobre en varios órganos y tejidos, especialmente en el hígado y en el cerebro.

En la enfermedad de Wilson el hígado no es capaz de desechar en la bilis el cobre asumido con la dieta y esto se acumula en otros tejidos, especialmente el hígado y el cerebro.

En el CIMA Universidad de Navarra, desde hace años, se investiga en la enfermedad de Wilson para ofrecer tratamientos innovadores para el tratamiento de esta enfermedad.

La hemocromatosis es una enfermedad hereditaria del metabolismo del hierro que produce una absorción de éste en el tubo digestivo superior a las pérdidas diarias del organismo. Esto ocasiona un depósito excesivo de hierro en el organismo.

En la Clínica disponemos de todas las herramientas necesarias para diagnosticar y tratar la hemocromatosis. Además, la interacción entre los distintos especialistas de los órganos que pueden estar afectados por la hemocromatosis, permite una valoración global del paciente con esta enfermedad para ofrecerle un tratamiento integrado a nivel de los distintos órganos afectados.

La hepatitis crónica autoinmune es una enfermedad crónica caracterizada por inflamación del hígado, que se produce por la reacción anormal del sistema inmune contra las estructuras normales del propio hígado.

El diagnóstico de esta enfermedad comienza con la detección de una elevación de los niveles en sangre de las transaminasas, como ocurre en todos los tipos de hepatitis.

Al tratarse de una enfermedad de causa desconocida, no existe un tratamiento curativo. Sin embargo, como se conocen cada vez mejor los mecanismos que dañan el hígado en esta enfermedad, mediada por el sistema inmune, existe un tratamiento que mejora los síntomas, normaliza las alteraciones analíticas y, lo que es más importante, detiene o frena su evolución.

Las hepatitis virales son enfermdades inflamatorias del hígado causas por diferentes virus que son capaces de producirlas. Entre ellos, los más frecuentes son el virus de la hepatitis B y el virus de la hepatitis C.

En sus fases iniciales y durante años pueden producir pocos síntomas pero esprecisamente entonces cuando es más importante llegar al diagnóstico para poder indicar un tratamiento con mayores probabilidades de éxito.

Sin tratamiento, estas enfermedades son capaces de progresar hasta el desarrollo de una cirrosis hepática y poner en peligro la vida del individuo , y de hecho están entre las causas más frecuentes del trasplante hepático.

Las porfirias agudas son un grupo de enfermedades raras de trasmisión hereditarias que producen defectos de la función de unas proteínas involucradas en el metabolismo de una importante sustancia producida en el hígado, que se llama hemo.

Para el diagnostico de las porfirias es necesario realizar algunos análisis en la órina y en sangre. La confirmación genética se realiza fácilmente mediante una prueba en sangre.

En la Clínica se realizan todas las pruebas para el diagnóstico de las porfirias, incluyendo el diagnóstico genético de esta enfermedad. 

El cáncer primitivo o primario del hígado, el hepatocarcinoma, es un tumor relativamente poco frecuente y aparece sobre todo en enfermos con cirrosis hepática de distintas causas.

Mucho más frecuentes son los tumores secundarios o metástasis en el hígado de tumores de otras localizaciones, sobre todo pulmón, colón, mama, páncreas, etc.

El seguimiento de los enfermos hepáticos o con cáncer de otras localizaciones con los modernos medios diagnósticos y de imagen permiten, en muchos casos, un diagnóstico muy precoz que permite plantear tratamientos con intención curativa, incluyendo cirugía o trasplante.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra