Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

Simpatectomía torácica endoscópica

"La cirugía mínimamente invasiva nos permite realizar operaciones que son mucho menos agresivas para el paciente, con una recuperación más rápida,  menos complicaciones y mayor seguridad".

DRA. MARÍA RODRÍGUEZ PÉREZ
ESPECIALISTA. SERVICIO DE CIRUGÍA TORÁCICA

La hiperhidrosis palmo-axilar o sudoración patológica de las palmas de las manos y de las axilas ha recibido muy diferentes tratamientos a lo largo de los últimos cien años.

Sin embargo, esos tratamientos médicos conservadores raramente pueden controlar el problema de una forma realmente efectiva y continuada, algo que saben muy bien las personas que sufren esta patología.

El tratamiento quirúrgico consiste en la simpatectomía torácica superior selectiva, es decir, la destrucción de los ganglios simpáticos que controlan la sudoración de las manos.

Se realiza por vía endoscópica, lo que ha permitido reducir la agresividad quirúrgica y facilitar el tratamiento.

Hoy es aplicable para los casos más graves (uno de cada cuatro afectados) y los resultados son altamente satisfactorios por lo definitivo del tratamiento.

¿Cuándo está indicada?

El tratamiento quirúrgico esta indicado en pacientes que presentan hipersudoración de las palmas, de forma aislada o junto con las axilas, los pies y/o la cara.

Sólo lo llevaremos a cabo cuando el tratamiento médico haya fracasado o haya tenido pocos resultados en el enfermo.

Conozca todo sobre la hiperhidrosis

Indicaciones más frecuentes de este tratamiento:

  • Hiperhidrosis localizada.
  • Dolor neuropático mediado simpáticamente.
  • Vasculopatías.

¿Tiene alguna de estas enfermedades?

Puede que sea necesario realizarle una simpatectomía torácica endoscópica

¿Cómo se realiza?

El procedimiento de elección es la endoscopia video-asistida (videotoracoscopia), variando entre los diferentes cirujanos el número de incisiones torácicas de una a tres.

En el caso de la técnica uniportal, se realiza a través de una pequeña incisión en cada axila (2 cm.), por la que se introduce un fino endoscopio (lente de 6 mm. de diámetro), conectado a una cámara de vídeo.

El endoscopio se dirige hacia la cabeza de la segunda y tercera costillas, junto a la zona anterior y lateral de la columna torácica, por donde discurre verticalmente la cadena simpática.

Localizados los ganglios del sistema nervioso simpático que hay que tratar, éstos son coagulados y cortados con electrodos.

En pacientes con hiperhidrosis palmar, que es la indicación más frecuente, suele llevarse a cabo una lesión del segundo ganglio simpático torácico (T2), que puede extenderse hasta los ganglios T3 y T4, aunque la mayoría de los autores coinciden en que no es necesario, salvo hiperhidrosis axilar asociada, ya que podría incrementar la tasa y el grado de hiperhidrosis compensatoria y la sequedad de las manos. Tras retirar el endoscopio, el pulmón es reexpandido y se repite el procedimiento en el otro lado.

Una vez lesionado el sistema simpático torácico alto, se observa una elevación de la temperatura cutánea palmar, que varía según la temperatura basal en ese momento, siendo habitualmente de 1-3 ºC.

A las 24 horas de la intervención, se realiza una radiografía de tórax y si está bien, recibe el alta hospitalaria.

La técnica tiene una tasa de éxito del 98-100% y cuando la sudoración excesiva no se corrige del todo, suele ser por haber quedado algunas fibras sin destruir, a veces procedentes de otro ganglio.

Se han descrito recidivas (reaparición de la sudoración), aproximadamente en el 2% de los pacientes, aunque los que tienen buen resultado al año de la cirugía es muy raro que recaigan. Además, los que recidivan pueden ser operados de nuevo.

Estudios preliminares muestran que algunas fobias sociales pueden beneficiarse de la interrupción simpática endoscópica al reducir la sudoración palmar y facial, el enrojecimiento facial y el temblor, por lo que podría ser un tratamiento de elección en fobias sociales generalizadas que no se han beneficiado de un tratamiento adecuado con medicación o psicoterapia.

¿Dónde la realizamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Servicio de Cirugía Torácica

El Servicio de Cirugía Torácica de la Clínica Universidad de Navarra está compuesto por un equipo de especialistas médicos, enfermeras y profesionales sanitarios especializados en el manejo de la patología torácica.

En la mayoría de los procedimientos realizamos cirugía mínimamente invasiva o videotoracoscopia para el diagnóstico y tratamiento de numerosas lesiones pleurales, pulmonares y del mediastino.

Mantenemos una estrecha colaboración con otros departamentos de la Clínica, entre los que destacan Oncología Médica, Neumología, Anatomía Patológica, Medicina Interna y UCI.

Tratamientos que realizamos

  • Cirugía del cáncer de pulmón.
  • Cirugía de la hiperhidrosis y rubor facial.
  • Cirugía de la pleura.
  • Cirugía del mediastino.
  • Cirugía del enfisema pulmonar.
  • Cirugía del mesotelioma pleural.
  • Cirugía de metástasis pulmonares.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Especialistas médicos que son referencia a nivel nacional.
  • Equipo de enfermería especializado.
  • Trabajamos de manera conjunta con Neumología y Oncología Médica.