Reunión científica para monitorizar la enfermedad mínima residual en mieloma múltiple

Avalado por la Sociedad Española de Hematología, el encuentro congrega a especialistas de diversos hospitales españoles y ha tenido lugar en la Clínica Universidad de Navarra en Madrid

El Dr. Bruno Paiva junto al grupo de hematólogos que participaron en la reunión científica desarrollada en la sede de Madrid de la Clínica de la Universidad de Navarra.

27 DE ABRIL de 2018


Hematólogos e inmunólogos españoles se han reunido en la Clínica Universidad de Navarra en Madrid para formarse en citometría de flujo de nueva generación, aplicada a la monitorización de enfermedad mínima residual en mieloma múltiple. La reunión científica, apoyada por la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia y por Celgene, tuvo lugar el viernes 27 de abril en la nueva sede de la Clínica en Madrid.

La jornada responde a la necesidad de estandarizar a nivel nacional las técnicas para monitorizar la enfermedad mínima residual en mieloma múltiple. Al ser uno de los factores pronósticos más relevantes en esta enfermedad, es fundamental que los estudios se hagan con el mayor rigor y con el mayor acuerdo posible entre los especialistas.

“Ambos aspectos pueden ayudar en la toma de decisiones terapéuticas”, explica Bruno Paiva, organizador de la reunión científica, e investigador del Departamento de Hematología e Inmunología de la Clínica Universidad de Navarra. El Dr. Paiva es además codirector del Laboratorio de Citometría de Flujo y codirector científico de CIMA LAB Diagnostics de la misma Universidad.

La formación en citometría de flujo de nueva generación se ha convertido en un factor clave para avanzar en la curación del mieloma múltiple. Esta es una técnica que permite identificar con elevada especificidad y sensibilidad poblaciones celulares para diagnosticar enfermedades, como el mieloma múltiple, y realizar controles de seguimiento tras los tratamientos. “Esta técnica es clave para conocer en profundidad cómo responde el paciente al tratamiento”, asegura.

Las técnicas de nueva generación aportan una sensibilidad mucho más alta que la citometría de flujo convencional, a niveles iguales o incluso superiores que la secuenciación masiva, pues permite un control estricto de la calidad de la muestra. Pese al notable incremento en sensibilidad, el coste y tiempo de ejecución de la técnica no han sufrido cambios significativos. “Damos resultados en menos de 24 horas, y estamos realizando estudios en muestras de pacientes provenientes de diversos hospitales nacionales y europeos”, afirma el Dr. Paiva.

Sin embargo, detectar niveles tan bajos de enfermedad requiere formación especializada. “Por eso es necesario realizar talleres formativos como este para conseguir que la calidad de los estudios de la enfermedad mínima residual sea estándar en todos los hospitales españoles”, asegura el especialista.

60.000 pacientes con mieloma múltiple en Europa

El mieloma múltiple es una neoplasia hematológica, un cáncer de la sangre producido por la proliferación atípica de las células plasmáticas que se multiplican sin control en la médula ósea y forman tumores en las zonas de hueso sólido.

Actualmente, alrededor de 60.000 personas sufren mieloma múltiple en Europa. Cada año surgen 20.000 casos nuevos de pacientes con esta enfermedad que se salda con 15.000 fallecimientos anuales. “Estas cifras —señala el Dr. Paiva— ponen de manifiesto que, para una mayoría de pacientes, el mieloma sigue siendo una enfermedad incurable. De ahí la necesidad de seguir investigando”.

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Conozca por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS
PROFESIONALES

Los profesionales de la Clínica realizan una labor continuada de investigación y formación, siempre en beneficio del paciente.

Imagen profesionales de la Clínica Universidad de Navarra

POR QUÉ
INVESTIGAMOS

Investigamos para ofrecer nuevas posibilidades y avances terapéuticos para nuestros pacientes.

Imagen de un investigador del Área de Terapia Celular de la Clínica Universidad de Navarra