Un estudio europeo descubre por qué la laparoscopia ofrecía peor supervivencia que la cirugía abierta en pacientes con cáncer de cuello uterino

La investigación SUCCOR, liderada por especialistas de la Clínica Universidad de Navarra que han evaluado más de 1.000 casos, ha sido publicada en el número de septiembre de International Journal of Gynecological Cancer, principal revista en este campo

Imagen del Dr. Luis Chiva, director de Ginecología y Obstetricia de la Clínica Universidad de Navarra.
Dr. Luis Chiva, director del Departamento de Ginecología y Obstetricia.

7 de septiembre de 2020

Una investigación multicéntrica europea ha descubierto el factor causante de la peor supervivencia de las pacientes con cáncer de cuello de útero intervenidas por laparoscopia o cirugía mínimamente invasiva frente a las operadas por cirugía abierta.

Durante 6 meses, equipos de 129 centros médicos europeos, liderados por el Dr. Luis Chiva, director del departamento de Ginecología de la Clínica Universidad de Navarra y su equipo han estudiado de forma retrospectiva más de 1.200 casos de pacientes con este tumor en fase temprana, intervenidas mediante una u otra técnica. 

Los resultados de este estudio han sido publicados en la revista International Journal of Gynecological Cancer, principal publicación en este campo. “Queríamos contestar a la pregunta de si en Europa teníamos los mismos resultados que en Estados Unidos pero, también, queríamos saber por qué está pasando esto, cuáles son los motivos”, reconoce el Dr. Luis Chiva, investigador principal. 

Junto al Dr. Chiva han participado los especialistas en Ginecología de la Clínica Universidad de Navarra Daniel Vázquez, José A. Mínguez, Enrique Chacón, Teresa Castellanos y Juan Luis Alcázar (codirector del departamento). Además, han contado con la colaboración del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra.

El estudio ha corroborado las conclusiones de investigaciones anteriores en cuanto a la peor incidencia de la laparoscopia en la supervivencia libre de enfermedad en las pacientes estudiadas con cáncer de cuello uterino en fase temprana. Pero la investigación se ha distinguido además por la búsqueda e identificación concluyente de la causa de esa diferente supervivencia. Según las conclusiones del estudio SUCCOR, la razón de los peores resultados de las pacientes operadas mediante cirugía mínimamente invasiva era la utilización de un manipulador uterino causante de la diseminación tumoral.

De hecho, las pacientes que se sometieron a una histerectomía radical (extirpación completa del útero y del cuello uterino) por cirugía mínimamente invasiva, sin usar el manipulador, “mostraron el mismo resultado que las operadas por cirugía abierta”, subraya el Dr. Chiva. Además, las maniobras protectoras para evitar la diseminación tumoral en el momento de la colpotomía (incisión en la vagina) en la cirugía mínimamente invasiva mejoró también la supervivencia libre de enfermedad en estas pacientes. 

Sistemas estadísticos avanzados

El estudio, de carácter retrospectivo, analizó en más de 1.000 pacientes intervenidas quirúrgicamente las diferencias de eficacia entre la histerectomía radical con cirugía abierta abdominal y la de la cirugía mínimamente invasiva o histerectomía por laparoscopia. El estudio observó si, la utilización de una u otra técnica, había repercutido de algún modo en la supervivencia de las pacientes. Las mil intervenciones estudiadas se realizaron entre 2013 y 2014, años elegidos para poder analizar la evolución de las pacientes durante los siguientes 4,5 años.

Estudios anteriores a la actual investigación obtuvieron como resultado una mayor eficacia de la cirugía radical abierta en la supervivencia de las pacientes libre de progresión de la enfermedad.

Para ello, ha contado con un avanzado sistema estadístico que ha hecho posible llevar a cabo la comparativa entre las poblaciones del estudio. “Hemos tenido una estrecha colaboración con Medicina Preventiva de la Universidad, liderado por la Dra. Nerea Martín-Calvo, que ha empleado unos sistemas estadísticos capaz de equiparar el grupos de pacientes de laparoscopia y de la cirugía abierta. De esta forma, hemos evitado errores que pueden surgir al compararlos, ya que desde el punto de vista de riesgo de recaída deberían tener las mismas características”, explica el Dr. Chiva.

“De entrada, hemos descubierto que, a pesar de que las pacientes operadas por laparoscopía tienen menor supervivencia, eran pacientes con un mejor pronóstico ante la cirugía”, añade. 

Base de datos más extensa en Europa

Un total de 129 hospitales de 26 países europeos diferentes han participado en este estudio en el que se han recopilado 133 variables de cada paciente para conocer cómo han sido tratadas. “Gracias a esta información estamos en posesión de la mayor base de datos de pacientes con cáncer de cuello uterino temprano en Europa. Además, se ha generado una experiencia de trabajo internacional que está favoreciendo el comienzo de otros trabajos enfocados a obtener un mayor conocimiento en el tratamiento de este tumor”.

Como objetivo secundario, el estudio actual analizó la supervivencia general a 5 años entre los diferentes grupos de pacientes. Asimismo comparó los patrones de recurrencia de la enfermedad hasta la finalización del estudio. La tasa de complicaciones quirúrgicas durante los 30 días posteriores a la cirugía fue otro de los aspectos que se analizó.

Premio y nombramiento

La presentación del proyecto fue reconocida como Best Oral Presentation en el marco del Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Ginecológica (ESGO) que se celebró a finales del pasado año en Grecia. Además, durante el simposio, el Dr. Chiva fue elegido miembro del consejo científico de la ESGO.

COVID-19