Trasplante de hígado de donante vivo

Infografías de la Clínica Universidad de Navarra

Es una técnica quirúrgica en la que se extirpa aproximadamente la mitad del hígado a un donante vivo, normalmente un familiar, aunque no necesariamente, y se implanta al paciente. Por la gran capacidad de regeneración del hígado, donante y receptor pueden tener una función hepática normal a largo plazo. La recuperación total es de 6 a 8 semanas.

La Clínica ha conseguido con un nuevo procedimiento quirúrgico aumentar entre un 15% y un 20% el número de posibles trasplantes de hígado entre vivos. Utiliza como injerto la zona posterior del órgano del donante.

SOLICITE