Publicaciones científicas

Valor clínico de la tomografía de emisión de positrones con F-18-FDG en el seguimiento de pacientes con cáncer de ovario

01-feb-2002 | Revista: Anales del Sistema Sanitario de Navarra

García-Velloso MJ, López G, Galán MJ, Meiriño R, Martí JM, Boán J, Richter JA.

Departamento de Medicina Nuclear, Clínica Universitaria, Facultad de Medicina, Universidad de Navarra, Pamplona.


El cáncer de ovario ocupa el quinto lugar en frecuencia de los tumores en la mujer y el cuarto en los tumores ginecológicos, siendo la primera causa de mortalidad entre las neoplasias ginecológicas. La tasa de incidencia en los países industrializados se estima en torno a los 14 casos por 100.000 mujeres y año.

La estadificación no invasiva se realiza habitualmente mediante la exploración clínica, ecografía, urografía y TAC, con búsqueda sistemática de metástasis hepáticas, pulmonares y pleurales. La confirmación histológica y la definición exacta de la extensión se completa con la laparotomía, de acuerdo con la clasificación FIGO de 19872.

En las pacientes diagnosticadas en estadios avanzados el tratamiento consiste en cirugía reglada, mediante laparotomía, con citorreducción óptima en los casos en que es posible, seguida de quimioterapia basada especialmente en el platino y los taxanos. La recomendación hasta hace pocos años en el manejo de las pacientes tras la quimioterapia, si no existía tumor evaluable clínicamente o tras conseguir una respuesta objetiva clínica completa o parcial, era realizar una segunda laparotomía para comprobar la existencia o no de tumor viable y realizar la resección de las lesiones residuales.

CITA DEL ARTÍCULO  An Sist Sanit Navar. 2002 Jan-Apr;25(1):21-9