Reconstrucción mamaria 

Tratamiento de la reconstrucción mamaria en la Clínica

La reconstrucción mamaria es una parte esencial en el tratamiento de una paciente con cáncer de mama. Puede ser total o parcial, utilizando prótesis o tejidos propios.

El objetivo es conseguir una apariencia física mejorada, lo más parecida posible a la situación anterior, que ayude a la paciente a mejorar su autoestima.

La Clínica Universidad de Navarra cuenta con un Área del Cáncer de Mama formada por profesionales con una amplia experiencia. Nuestros cirujanos plásticos están altamente especializados, y podrán comenzar con las técnicas reconstructivas lo más pronto posible, si así lo desea la paciente.

La elección de la técnica de reconstrucción mamaria más apropiada para cada persona depende de diversos factores como la constitución corporal, la presencia de exceso dermograso en determinadas localizaciones, la necesidad o no de administrar radioterapia, el estilo de vida o las preferencias de cada paciente.

En cualquier caso, el cirujano plástico será quien orientará a cada persona sobre las opciones y la técnica más adecuada para realizar el procedimiento.

Por primera vez en España una reconstrucción mamaria con tejido extraído del muslo de la propia paciente.

Las ventajas de la reconstrucción mamaria con tejidos propios de la paciente son, fundamentalmente, la mejor apariencia de la mama, menos posibilidad de complicaciones y aspecto más simétrico con la mama del otro lado".

La reconstrucción mamaria total se realiza en aquellas mujeres a las que ha sido necesario extirpar toda la mama para controlar su cáncer de mama.

Existen diversas técnicas y cada una tiene sus indicaciones y ventajas. La elección de una u otra dependerá de la decisión del cirujano plástico, quien evaluará las características de cada paciente.

Las técnicas de reconstrucción parcial se utilizan en aquellas pacientes que han sufrido la extirpación de una parte de la mama (tumorectomía o cuadrantectomía).

Estas intervenciones pueden producir defectos que ocasionan asimetrías mamarias evidentes y un aspecto antiestético.

Existen dos procedimientos, cuya indicación dependerá de las características de la paciente y de la zona que haya que reconstruir:

  • Técnicas de desplazamiento. Indicadas en aquellos casos en los que la zona para reparar no es demasiado extensa. Además, debe disponer de tejido circundante suficiente para poder reconstruir la zona afectada y conseguir un aspecto armónico y estético.
  • Técnicas de reemplazamiento. Cuando la zona que hay que reconstruir es demasiado extensa y no es posible repararla con los tejidos circundantes. Se utilizan resecciones parciales de tejidos distales.

Reconstrucción mamaria parcial

El objetivo es conseguir el mejor resultado estético para la paciente. Para ello, existen varias técnicas que mejoran el aspecto tanto de la mama reconstruida como de la contralateral.

Reconstrucción del complejo areola-pezón
Es un procedimiento sencillo, cuya aplicación está indicada aproximadamente seis meses después de la última cirugía mamaria. Esta técnica se puede realizar mediante cirugía, bajo anestesia local y con piel de la región inguinal, o bien mediante tatuaje.

Simetrización tras la reconstrucción mamariaSimetrización de la mama contralateral
La reconstrucción mamaria implica, en ocasiones, la realización de algún procedimiento sobre la mama contralateral para conseguir una mayor simetría.

Entre estos procedimientos se encuentran:

  • Reducción: disminución del tamaño de la mama contralateral.
  • Pexia: elevación de la mama contralateral.
  • Aumento: colocación de un implante mamario en la mama contralateral.

Aunque estos procedimientos pueden realizarse en el mismo momento de la reconstrucción, se aconseja llevarlos a cabo transcurridos unos meses.

El linfedema es una acumulación de líquido linfático en el compartimento intersticial, que no puede circular por una alteración en el sistema linfático.

Es una patología con una prevalencia de hasta el 40% en mujeres con cáncer de mama.

Afecta, en muchos casos, de forma importante a la calidad de vida de las pacientes que lo sufren.

El objetivo del tratamiento quirúrgico es la disminución del volumen, la recuperación funcional, la desaparición del dolor, la mejora de las condiciones de la piel, la disminución de la fibrosis y la prevención y tratamiento de las infecciones.

> Lea más sobre el linfedema y su tratamiento

contacteCON LA CLÍNICA

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

SOLICITE UNA SEGUNDA OPINIÓN NO PRESENCIAL

Si necesita la opinión médica de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión no presencial.
Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra