Área de Tumores Musculoesqueléticos

"La Clínica tiene una gran experiencia en el tratamiento de los sarcomas óseos con conservación de la extremidad. Tenemos una supervivencia en torno al 70% y una tasa de conservación de la extremidad superior al 90%”.

DR. MIKEL SAN JULIÁN ARANGUREN
ESPECIALISTA. ÁREA DE TUMORES MUSCULOESQUELÉTICOS

El Área de Tumores Musculoesqueléticos de la Clínica es unos de los centros más prestigiosos del mundo en este campo. Su equipo de profesionales es reconocido internacionalmente en este campo de la medicina.

Fue uno de los primeros centros en el mundo en implantar programas de cirugía conservadora de la extremidad, junto con los tratamientos adyuvantes oportunos.

Desde 1980 más de 2.000 pacientes con sarcoma han sido tratados en nuestro centro. Dado que es una patología muy poco frecuente, hay muy pocos hospitales con experiencia. A la Clínica acuden pacientes de todas las regiones españolas y de muchos otros países.

La Clínica cuenta con los medios más modernos y sofisticados para poder diagnosticar y hacer frente a esta enfermedad. Como en otros cánceres, el diagnóstico y tratamiento precoces son fundamentales para obtener los mejores resultados.

En nuestro centro, todas las pruebas diagnósticas (incluida la biopsia) se pueden realizar, habitualmente, en menos de 24 horas. Además contamos con equipos de profesionales muy entrenados en quimioterapia intraarterial, braquiterapia, perfusión aislada de la extremidad, etc.

Diagnóstico y tratamientos de vanguardia para una mejor atención

Es absolutamente imprescindible que el proceso diagnóstico y el inicio del tratamiento sean lo más rápido posible. Las demoras pueden comprometer la supervivencia del paciente.

Es el cáncer óseo infantil más frecuente, aunque su incidencia es muy baja (1-2 casos por millón de habitantes al año. Por eso es importante que se traten en centros con experiencia.

Normalmente afecta a niños y adolescentes, y la localización más frecuente es alrededor de la rodilla. El dolor (principalmente nocturno) es el síntoma más frecuente, a veces acompañado de un aumento de volumen de consistencia dura.

El diagnóstico y tratamiento precoz es de crucial importancia para conseguir las mejores tasas de supervivencia y conservación de la extremidad.

El tratamiento consiste en qumioterapia (en la Clínica empleamos quimioterapia intraarterial para mejorar la respuesta del tumor) y cirugía. Los mejores resultados se consiguen cuando la respuesta al tratamiento es buena y en la cirugía se extirpa el tumor en su totalidad. Para ello, es necesario la experiencia de un equipo multidisciplinar de radiólogos, patólogos, oncólogos, pediatras, cirujanos ortopedas…

Hemos desarrollado técnicas como la epifisiolisis previa a la resección que consiguen optimizar el resultado, y que hoy en día han sido difundidas en todo el mundo a través de profesionales que han venido a formarse aquí.

Es el segundo sarcoma óseo más frecuente. Afecta también a niños y adolescentes. La mitad se localizan en el esqueleto axial (pelvis, columna, escápula, clavícula, costillas…) y el resto puede aparecer en cualquier hueso.

Al igual que el osteosarcoma, el dolor nocturno en un niño o adolescente suele ser el síntoma inicial, con o sin aparición de un bulto. Cuanto antes se inicie el tratamiento, mayores serán las posibilidades de curación.

También en este tumor es muy importante la respuesta al tratamiento de quimioterapia (aunque los fármacos empleados son distintos del osteosarcoma) y una buena cirugía que, en localizaciones como la pelvis o la columna, es mucho más demandante que en las extremidades. En ocasiones se emplea también radioterapia.

En el 80% de nuestros casos, la quimioterapia preoperatoria consigue tasas de necrosis del tumor cercanas al 100%, lo que facilita enormemente su resección quirúrgica.

Es un tumor óseo propio de adultos. Puede surgir de una lesión previa benigna (osteocondroma o condroma) de la edad infantil, o aparecer “exnovo”. También puede producir dolor nocturno y la aparición de un bulto duro de crecimiento rápido.

No suele responder a quimioterapia o radioterapia y, por tanto, el tratamiento principal es quirúrgico. Algunos condrosarcomas de bajo grado pueden tratarse con cirugías muy poco agresivas, mientras que los de grado alto (II y III) requieres cirugías amplias. Los de localizaciones axiales requieren cirugías complejas.

Es un tumor propio de las epífisis (la zona articular) de los huesos largos. Las localizaciones más frecuentes son la rodilla y la muñeca, en adultos jóvenes (20-40 años). Es un tumor benigno, aunque de comportamiento localmente agresivo.

El tratamiento era exclusivamente quirúrgico hasta hace una década, en que se descubrió una medicación útil (Denosumab) en este tumor. Hoy en día lo utilizamos como tratamiento previo para facilitar la cirugía.

La mayoría de las veces se tratan con cirugía de legrado (conservando la articulación) y algún adyuvante (nitrógeno líquido, fenol, etc) para evitar su recidiva.

Se trata de un grupo muy heterogéneo de tumores que afectan a la parte “no ósea” del aparato locomotor de las extremidades y tronco. Existen más de 60 tipos distintos, aunque los más frecuentes son los de estirpe grasa (liposarcomas), estirpe fibrosa (fifrosarcoma o fibrohistiocitoma) el sarcoma sinovial, los de estirpe neural (schwanosarcomas) etc.

Son propios de los adultos. Son habitualmente poco dolorosos. Lo más frecuente es la aparición de un bulto de consistencia elástica en una extremidad. Los criterios de sospecha de un sarcoma de partes blandas (ante la aparición de un bulto), son:

  • Bulto de diámetro mayor de 4-5 cm (como una pelota de golf).
  • Doloroso.
  • Crecimiento rápido (semanas).
  • Profundo a la fascia.
  • Aun sin tener ninguna de las características anteriores, un bulto que es extirpado y reaparece.

El diagnóstico requiere de técnicas de imagen (es especialmente útil la Resonancia y el PET). La biopsia es necesaria para confirmar la sospecha clínica.

También el patólogo debe ser experto para poder distinguir entre unos sarcomas y otros, y clasificarlos según su agresividad (alto grado o bajo grado).

El arma terapéutica más eficaz es la cirugía de resección completa del tumor. La radioterapia está indicada en la mayoría de los tumores grandes y profundos a la fascia. La quimioterapia se aplica ocasionalmente en los sarcomas de alto grado. El pronóstico depende de la extensión al inicio, del tamaño del tumor y del grado histológico.

En manos expertas, la curación se sitúa en torno al 80% conservando la extremidad en la inmensa mayoría de los casos.

Deben ser operados por cirujanos con experiencia. La radioterapia es eficaz en tumores grandes o profundos a la fascia. La quimioterapia tiene una eficacia escasa, aunque se emplea en tumores de alto grado metastásicos o como prevención de posibles metástasis.

Son 3 veces más frecuentes que los sarcomas óseos, y con frecuencia son infradiagnosticados y tratados por médicos sin experiencia de distintas especialidades. Esto hace que en los países donde no se derivan estos casos a centros con experiencia, la tasa de curación sea mucho más baja.

¿Necesita solicitar consulta con alguno de nuestros especialistas?

ESPECIALIZACIÓN

El valor de la experiencia

En la Clínica Universidad de Navarra, en los últimos veinte años hemos tratado cerca de un millar de tumores óseos primarios malignos. En el osteosarcoma, por citar el más frecuente, la tasa de supervivencia se sitúa en el 74% a los 10 años, con una tasa de conservación de la extremidad superior al 90%.


Cirugía de precisión

Para poder curar un tumor óseo maligno es necesario extirpar toda la lesión, incluyendo el trayecto de la biopsia previa. Este es el motivo por el cual es necesario que la biopsia la realice el cirujano que llevará a cabo la operación definitiva.


Trabajo en equipo

Es necesario aunar el esfuerzo de todos para que cada paciente sea atendido por un equipo que discute y sigue cada caso en particular, sin retrasos que condicionen la eficacia del tratamiento.


Experiencia

La Clínica es uno de los centros con mayor experiencia a nivel europeo en tumores musculoesqueléticos y ofrece una de las mayores tasas de conservación de la extremidad del paciente a nivel mundial.

Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Valoración integral del paciente.
  • Tecnología de vanguardia.
  • Profesionales expertos que son referencia a nivel internacional.

Los mejores profesionales a su disposición

Seguimos investigando cada día para buscar soluciones

Investigación contra
los tumores musculoesqueléticos

La Clínica, en colaboracion con el Cima Universidad de Navarra, busca tratamientos innovadores, que permitan superar la tasa de curación obtenida hasta el momento.

Fruto de ello son las numerosas publicaciones, muchas de ellas en colaboración con los más prestigiosos investigadores de todo el mundo en esta materia.

Participar en estos ensayos ofrece nuevas posibilidades a los pacientes permitiendo el acceso a los últimos avances terapéuticos.

Ayudamos a nuestros pacientes a superar su enfermedad


En el año 2001 celebramos una Reunión a la que acudieron nuestros pacientes supervivientes del sarcoma óseo que fueron tratados en la Clínica.