Leucemia mieloide crónica

"En pacientes jóvenes se puede realizar un trasplante de médula si tienen donante".

DR. JOSÉ RIFÓN ROCA
ESPECIALISTA. SERVICIO DE HEMATOLOGÍA Y HEMOTERAPIA

La leucemia mieloide crónica (LMC) es una enfermedad englobada entre los denominados síndromes mieloproliferativos crónicos, que se caracterizan por presentar alteraciones derivadas de una proliferación maligna de la médula ósea que afecta a todas las series hematopoyéticas.

En concreto, la LMC se caracteriza por un aumento predominante de la serie granulocítica, encargada de la producción de los leucocitos.

La LMC es una leucemia frecuente, que supone el 15% de las leucemias crónicas del adulto. La edad de presentación está entre la tercera y la sexta décadas de la vida, siendo una enfermedad rara en niños y ancianos.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas habituales?

La LMC es habitualmente una enfermedad asintomática. Se puede sospechar la enfermedad por las alteraciones que se observan en la analítica.

Conforme evoluciona en el tiempo, se produce la aparición paulatina de astenia, anorexia, pérdida de peso y, típicamente, unas molestias en la zona izquierda del abdomen, con sensación de digestiones pesadas, producidas por el gran aumento de tamaño del bazo que comprime el estómago y otros órganos.

Los síntomas más habituales son:

  • Astenia.
  • Anorexia.
  • Pérdida de peso.
  • Sensación de digestiones pesadas.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que padezca una leucemia mieloide crónica

¿Cuáles son las causas?

La LMC no tiene una causa definida, aunque algunos casos se han relacionado con la exposición a radiaciones ionizantes o determinados productos químicos. Implicado en la génesis de la LMC se encuentra el llamado cromosoma Philadelphia.

Este cromosoma se produce como consecuencia de un estímulo oncogénico capaz de alterar de manera desconocida la estructura de dos cromosomas (9 y 22) que pasan de uno a otro parte de su contenido. Secundariamente se va a producir una proteína anormal, responsable de la transformación neoplásica en la LMC.

¿Cuál es su pronóstico?

Su pronóstico ha evolucionado mucho en los próximos años debido a que cada vez se tiene más conocimiento sobre la enfermedad, concretamente sobre las células leucémicas, lo que favorece la aplicación de tratamientos más específicos, a la vez más eficaces.

¿Cómo se diagnostica?

<p>Imagen de tubos de análisis de sangre del Laboratorio de Hematología de la Clínica Universidad de Navarra&nbsp;</p>

Con mucha frecuencia el diagnóstico de la leucemia mieloide crónica se realiza en la analítica de rutina, al observar en el hemograma una gran leucocitosis.

Con la sospecha de una LMC se debe realizar un estudio de médula ósea mediante biopsia. El examen de la médula ósea debe incluir un estudio genético donde se demostrará la existencia del cromosoma Philadelphia.

Cuando se presenta la sospecha de una LMC también se realiza la reacción citoquímica de la fosfatasa alcalina granulocitaria, que permite diferenciar las leucocitosis producidas por la LMC de las producidas por otras causas, principalmente las infecciones severas.

¿Cómo lo tratamos?

Contamos con un Hospital de Día para realizar el tratamiento ambulatorio de la leucemia

La LMC se desarrolla en tres fases. La inicial, denominada fase crónica, que con el tiempo evoluciona, pasando previamente por una fase de aceleración, a una fase aguda en la que la LMC se transforma en una leucemia aguda. El tratamiento dependerá de la fase en que se encuentra la enfermedad.

Inicialmente se realiza con hidroxiurea (quimioterapia) por vía oral e interferón (inmunoterapia), tratando de controlar la gran leucocitosis. Aquellos pacientes que se encuentran en la fase de aceleración o de transformación a una leucemia aguda deberán recibir tratamientos más agresivos.  Una vez la enfermedad se ha controlado, el tratamiento a seguir dependerá de la edad del paciente.

Los pacientes jóvenes con donante de médula ósea pueden ser sometidos a trasplante de médula, dado que es el único tratamiento curativo. En los pacientes mayores o quienes no dispongan de un donante de médula ósea puede valorarse la realización de un autotrasplante de médula ósea.

Un equipo multidisciplinar de referencia internacional

A la vanguardia

Unidad de Terapias Avanzadas

La Unidad de Terapias Avanzadas de la Clínica Universidad de Navarra se pone en funcionamiento para abordar en exclusiva terapias celulares contra el cáncer y otras enfermedades del sistema inmunitario, favoreciendo su administración y buscando aumentar la seguridad de estos tratamientos.

Un equipo multidisciplinar de enfermería de alta especialización junto con médicos de todas las especialidades implicadas en el abordaje de aquellos tratamientos que dependen de fármacos de terapias avanzadas e inmunoterapia.

¿Dónde lo tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Servicio de Hematología y Hemoterapia

El Servicio de Hematología de la Clínica, formado por especialistas de reconocido prestigio nacional e internacional, ha integrado técnicas diagnósticas moleculares y la utilización de nuevos tratamientos personalizados en su labor asistencial, permitiendo un diagnóstico más preciso y rápido de las enfermedades hematológicas.

El trabajo conjunto del personal médico y el investigador facilita el desarrollo y la aplicación de los nuevos tratamientos y a su vez la evaluación precisa del resultado de los tratamientos.

Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Expertos en el desarrollo de tratamientos de Terapia Celular.
  • Centro de referencia internacional en linfomas, mieloma múltiple y gammapatías monoclonales.
  • Expertos en el diagnóstico y tratamiento de problemas hemorrágicos y trombóticos.