Linfoma

PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

Estas preguntas más frecuentes sobre le linfoma le ayudarán a conocer mejor su enfermedad y participar activamente en las decisiones sobre su propio cuidado.

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

El linfoma se caracteriza por la proliferación maligna de linfocitos que constituyen las células defensivas del sistema inmunitario.

El tejido linfoide se encuentra fundamentalmente en los ganglios linfáticos, por lo que los linfomas se caracterizan, generalmente, por la presencia de ganglios linfáticos de tamaño aumentado.

Sin embargo, también hay células linfoides en otros muchos órganos, por lo que los linfomas pueden afectar al tubo digestivo, al bazo, al hígado, al pulmón, a la médula ósea, etc.

La incidencia de esta patología es elevada, ya que cada año se diagnostican en España 5.000 nuevos casos en adultos mayores de 40 años.

En general, los linfomas se presentan como ganglios linfáticos aumentados de tamaño, que cuando aparecen en zonas accesibles como cuello, axilas o ingle se pueden palpar evidenciando su tamaño.

Sin embargo, no todo aumento de ganglio tiene su origen en un linfoma. Existen diversas infecciones y otras enfermedades que provocan un aumento de ganglios linfáticos. Por ello, es importante acudir al especialista y, en caso de duda, realizar una biopsia.

En ocasiones, los ganglios afectados están muy internos (abdomen, mediastino...) y pueden pasar desapercibidos, por lo que el diagnóstico es más difícil y sólo se consigue cuando aparecen otros síntomas (fiebre, sudoración nocturna, cansancio, pérdida importante de peso, prurito...), que obligan a realizar estudios más exhaustivos.

Actualmente se desconoce la causa que origina los linfomas. Suponen el 84% de todas las enfermedades neoplásicas hematológicas.

Sin embargo, se ha constatado que el linfoma de Hodgkin es más común entre personas de 15 a 35 y de 50 a 70 años de edad. Uno de los motivos por los que podría aparecer este linfoma podría estar asociado con una infección pasada con el virus de Epstein-Barr (VEB).

Por otro lado, los pacientes con infección por VIH presentan un mayor riesgo de contraer la enfermedad que la población general.

Por su parte, los linfomas no Hodgkin, aunque pueden aparecer a cualquier edad, tienen una incidencia de menos del 5% en niños. La mayoría de los subtipos aumentan su frecuencia con la edad, siendo la media de aparición los 65 años. Resulta algo más frecuente en varones y las causas son desconocidas.  

Tradicionalmente, los linfomas se clasifican en dos grandes grupos, basándose en la naturaleza de la célula linfoide proliferante:

La enfermedad de Hodgkin
Representa el 15-20% de los casos.

Los linfomas no hodgkinianos (LNH)
Constituyen un grupo muy heterogéneo, dividiéndose actualmente en casi 30 variantes, que dependen del tipo de célula linfoide implicada en la proliferación maligna.

Incluyen los linfomas de celulas B y T y se subdividen, a su vez, en dos grandes grupos:

  • linfomas linfoblásticos, originados en células linfoides inmaduras procedentes de los compartimentos centrales (médula ósea o timo)
  • linfomas de células periféricas, en los que proliferan células linfoides efectoras localizadas habitualmente en los compartimentos periféricos

Es tal la complejidad que, durante años, se ha estado debatiendo la mejor forma de clasificar los linfomas y, aunque actualmente existe un alto grado de precisión y consenso en el diagnóstico de sus distintas variedades, es posible que no contemos aún con una clasificación definitiva.

La coordinación multidisciplinar permite el estudio y el diagnóstico en poco tiempo. Además, la Clínica Universidad de Navarra dispone de las técnicas más avanzadas para el diagnóstico de la enfermedad.

En el momento del diagnóstico, resulta fundamental la colaboración con el servicio de Inmunología, cuyo Laboratorio de Citometría lleva a cabo un estudio rápido de las proteínas de las células neoplásicas que pueden ser utilizadas como dianas para los tratamientos con anticuerpos monoclonales.

Por otro lado, en el Departamento de Genética de la Universidad de Navarra, el Laboratorio de Citogenética y Genética Molecular se ha especializado en el estudio de las alteraciones cromosómicas propias de cada linfoma, lo que posibilita una mejor identificación de la enfermedad y la determinación del pronóstico, datos que favorecen la elección del tratamiento más adecuado.

Asimismo, el diagnóstico por imagen es otra de las áreas fundamentales.

La Clínica cuenta con unos servicios de Radiodiagnóstico y de Medicina Nuclear con las técnicas radiológicas más avanzadas para el estudio de extensión de los linfomas:

La utilidad del PET es cada vez mayor, no sólo como herramienta en el estadiaje de la enfermedad, sino como evaluación pronóstica de los pacientes en tratamiento o finalizado. La Clínica ha sido pionera aplicando esta técnica.

QUIMIOTERAPIA
La quimioterapia ambulatoria es el tratamiento específico del linfoma.

La selección del esquema más adecuado de quimioterapia depende del tamaño tumor, la afectación ganglionar, la existencia de metástasis a distancia, los tratamientos previos, el subtipo tumoral de cáncer, la edad, la comorbilidad, el estado funcional de la paciente y la potencial toxicidad.

Se administra, en la mayoría de los casos, de forma ambulatoria en el Hospital de Día, que permite tratamientos prolongados sin necesidad de ingreso hospitalario, con la consiguiente comodidad para el paciente.

Es un tratamiento sistémico en el que se administran uno o más fármacos antitumorales combinados. Su objetivo es destruir las células tumorales con el fin de lograr reducir la enfermedad, empleando una gran variedad de fármacos. Puede utilizarse un solo medicamento, pero, en general, son más eficaces cuando se utilizan en ciertas combinaciones.

RADIOTERAPIA
Algunos pacientes con linfoma son susceptibles del tratamiento con radioterapia.

El Departamento de Oncología Radioterápica de la Clínica cuenta con los aceleradores lineales necesarios para llevar a cabo este tipo de tratamientos.

Su mecanismo de acción se basa en el daño directo e indirecto del ADN celular que produce alteraciones funcionales y/o estructurales y, en último término, la muerte celular.

Su objetivo es lograr las células restauradoras de la función de la médula ósea.

El trasplante de progenitores hematopoyéticos o trasplante de médula se utiliza en:

  • enfermedades neoplásicas (tumores malignos)
  • enfermedades con una alteración de la función de la médula ósea (productora de las células de la sangre)
  • enfermedades del sistema inmunitario
  • en algunas alteraciones metabólicas congénitas

Las células progenitoras hemopoyéticas se obtenían de la médula ósea. Actualmente, se extraen mayoritariamente de la sangre y, en ocasiones, del cordón umbilical y la placenta. Estas células se encuentran en el interior de la médula ósea de los huesos (sobre todo cadera, vértebras y costillas), pero en ocasiones aumenta su número en la sangre circulante, por lo que pueden obtenerse también por las venas.

Anticuerpos monoclonales, un tratamiento revolucionario contra los linfomas

La aplicación de los anticuerpos monoclonales es uno de los tratamientos que más ha revolucionado la terapia de los linfomas. Se trata de proteínas dirigidas contra otras proteínas de la superficie de las células tumorales (antígenos), por lo que suponen un tratamiento mucho más específico contra el tumor. A menudo se combina con la quimioterapia.

En la Clínica Universidad de Navarra se ha administrado este tratamiento, de manera conjunta con la quimioterapia, a más de un centenar de pacientes y su utilización ha logrado elevar en un porcentaje significativo la tasa de respuesta obtenida solo con la quimioterapia.

El anticuerpo más empleado es el anti-CD20, que se une a las células linfoides e induce su destrucción. Asimismo, en coordinación con el Servicio de Medicina Nuclear, se han comenzado a utilizar otros tipos de anticuerpos monoclonales que suman, a la eficacia del anti-CD20, la acción de un isótopo radioactivo al que van unidos.

Ensayo clínico con vacunas que no provoquen rechazo ni aumenten la toxicidad

Su objetivo es crear una reacción inmunológica en los pacientes cuya enfermedad está en sus primeras etapas o en pacientes cuya enfermedad está en remisión.

Se encuentran en estudios clínicos para probar la eficacia en el linfoma folicular. Tras administrar la primera fase del tratamiento convencional con quimioterapia R-CHOP, lo habitual es que la enfermedad remita de forma parcial o completa.

La administración de la quimioterapia se realiza durante seis meses mediante un ciclo de tratamiento al mes. Los pacientes candidatos a participar en el ensayo clínico son los diagnosticados de linfoma folicular sin tratar o tratados ya con la quimioterapia y, en este caso, que presenten remisión parcial o completa.

El aumento de la incidencia del linfoma folicular ocurre principalmente en personas mayores. Este es uno de los principales motivos para investigar un tratamiento que potencie la eficacia de las terapias convencionales contra esta enfermedad, pero que no aumente su toxicidad.

Entre otras ventajas, el nuevo tratamiento con linfocitos del propio paciente no provoca rechazo y no aumenta la toxicidad.

En la Clínica Universidad de Navarra, el primer objetivo es ofrecer al paciente y a sus familiares el mejor trato médico y humano posible. Y con este objetivo en mente, se diseña toda la organización.

Por ello, el modelo de la Clínica Universidad de Navarra es diferente. A diferencia del resto de clínicas privadas en España, sus médicos y los más de 2.000 profesionales que trabajan en la Clínica están dedicados a tiempo completo y en exclusiva a su labor allí.

La primera ventaja de este modelo es que permite dedicar a cada caso clínico todo el tiempo y todos los recursos necesarios para una atención verdaderamente personalizada y de calidad. Los médicos están siempre disponibles para los pacientes, y ésta disponibilidad se traduce en una atención extremadamente ágil, rápida y cómoda para el paciente, quien puede recibir la atención médica de profesionales de distintas especialidades en una misma mañana, obteniendo un trato verdaderamente multidisciplinar en un plazo temporal muy ajustado.

Este esfuerzo queda reflejado en los resultados obtenidos, así como en la buena valoración que nuestros pacientes hacen de la Clínica, manifestando un nivel de satisfacción del 94%, 10 puntos por encima de la media de los hospitales españoles encuestados.

Más información sobre ésta y otras ventajas de la Clínica Universidad de Navarra

Nuestro servicio médico es valorado por su gran rapidez y eficacia en la citación, diagnóstico y acceso al tratamiento.

Al poseer todas las especialidades y sus profesionales con dedicación exclusiva, la Clínica se coordina y organiza de modo que el paciente pueda realizar sus consultas, tratamientos y pruebas en el menor tiempo posible, y el resultado de las pruebas diagnósticas se obtiene, generalmente en 48 horas.

De ser necesaria una intervención, la Clínica puede coordinarse para realizarla en el plazo de una semana, siempre dependiendo de las características y necesidades de cada paciente.

Para más información puede llamarnos al (+34) 948 255 400 o solicitar información completando este formulario.

La Clínica Universidad de Navarra le ofrece la posibilidad de realizar consultas de segunda opinión, bien presencialmente (solicitando una cita en el (+34) 948 255 400) o bien a través de la Consulta de Segunda Opinión no presencial.

La consulta de Segunda Opinión no presencial le ofrece la posibilidad de realizar una consulta de segunda opinión médica a nuestros especialistas, sin necesidad de acudir a la Clínica.

Para ello, la Clínica gestionará la recogida de sus documentos médicos y administrativos en su domicilio, o en su lugar de preferencia, y en un plazo máximo de 15 días recibirá la valoración de su caso.

Además, nuestros especialistas lo llamarán personalmente para aclarar las dudas que pudiera tener.

Si posteriormente desea continuar su asistencia médica en la Clínica, se le reembolsará el importe abonado por la Segunda Opinión en su primera factura.

La Clínica le ofrece la posibilidad de solicitar gratuitamente una valoración económica estimativa para su caso, a través del siguiente formulario online para solicitud de presupuesto, o llamando al (+34) 948 255 400.

Si lo prefiere, también podrá obtener un presupuesto más ajustado solicitando una cita para que nuestros expertos puedan valorar presencialmente su caso.

Si lo desea, puede solicitar más información sobre estos servicios rellenando el formulario de solicitud de información.

La Clínica Universidad de Navarra pone a disposición de sus pacientes la posibilidad de financiar su diagnóstico o tratamiento hasta en cuatro meses sin intereses. Dicha posibilidad está disponible para asistencias de hasta seis mil euros.

En caso de necesitar una financiación superior, podrá plantearlo durante su visita en la Unidad de Coordinación de la Clínica para evaluar su caso.

Asimismo, la Clínica mantiene conciertos con las principales compañías aseguradoras de España.

La compañía de seguros ACUNSA ofrece pólizas de hospitalización y consultas que aseguran la estancia y los tratamientos médicos y quirúrgicos en la Clínica Universidad de Navarra.

La Clínica también mantiene conciertos de asistencia médica con Aegon, Allianz, Asefa, AXA, Cigna, DKV, Generali, HNA, Mapfre Familiar y Previsora Bilbaína.

En función de cada acuerdo se puede acceder a las consultas de la Clínica con la tarjeta de asegurado; y a los tratamientos médicos y quirúrgicos e ingresos hospitalarios, con autorización previa de la compañía.

Dado que una determinada póliza de salud puede tener restricciones de acceso o servicios excluidos, aconsejamos una consulta previa a la compañía correspondiente sobre la cobertura concreta en la Clínica.

La Clínica recibe anualmente pacientes de más de 50 nacionalidades.

Dispone de un servicio especial de atención al paciente internacional, para facilitar su acceso a la Clínica.

Así, la Clínica pone a su disposición una persona de contacto que podrá ayudarle en todo lo que usted necesite para ser atendido por nuestros especialistas, tanto antes de su estancia (facilitando citas, dudas, viajes y alojamiento, etc.), como durante su estadía (acompañamiento, interlocución, coordinación optimizada de citas, etc.) y después de su estancia (envío de informes médicos, gestión de dudas y consultas, etc.).

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

PLAN RESPALDO TOTAL

Acceda a una cobertura ilimitada en una de las mejores clínicas del mundo desde $27

Imagen del acuerdo entre la Clínica y la aseguradora Salud SA de Ecuador

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra