Tumores vertebrales

constituyen < 5% de los tumores óseos

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número teléfono 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

DIÁGNOSTICO Y TRATAMIENTO DE LOS TUMORES VERTEBRALES EN LA CLÍNICA

Los tumores vertebrales son neoplasias que afectan a la columna vertebral, pueden afectar al hueso y sus anejos (tumor de la vértebra o vertebral) o que se encuentre en el canal vertebral y lesione las estructuras nerviosas (tumor mielo-radicular)

El tumor vertebral más frecuente suele proceder de neoplasias en otras partes del cuerpo que se extienden a distancia. Es lo que se conoce como metástasis. Las más frecuentes provienen de la próstata, mama, pulmón, y riñón.

Aunque el tumor vertebral asienta sobre el hueso, si crece mucho puede afectar a la estabilidad vertebral o fracturar el hueso, pero también puede comprimir el sistema nervioso, provocando dolor y/o déficits neurológicos. Por estas razones, benignos o malignos, pueden provocar un riesgo en la vida del paciente.

Puede iniciarse una sospecha de tumor vertebral por un estudio radiológico simple; no obstante, la ampliación del estudio mediante TC y RM es obligatoria.

Los tumores vertebrales se pueden tratar de diferentes maneras. Desde tratamiento conservador y realizar un seguimiento estrecho, hasta una cirugía agresiva con tratamiento oncológico adyuvante, pasando por quimio o radioterapia simple.

Suele darse el caso que tras una resección tumoral vertebral haga falta reemplazar el hueso por material de osteosíntesis con el fin de estabilizar la columna, con sustitutos de cuerpo, de disco etc. 

¿Quiere saber más sobre el Departamento de Neurocirugía?

Disponemos de una gran experiencia y los últimos avances quirúrgicos para el tratamiento de esta enfermedad.

La cirugía de los tumores vertebrales, generalmente, es muy agresiva y complicada. Si la resección se realiza completa y en bloque, aumenta significativamente las tasas de éxito".

SABER MÁS SOBRE LOS TUMORES VERTEBRALES

Los tumores originarios del hueso de los cuerpos vertebrales se denominan tumores primarios. Originariamente son óseos, vasculares o cartilaginosos y son mucho menos frecuentes. El 10% de los tumores óseos de todo el cuerpo, ocurren en la columna. El mieloma múltiple es un cáncer de células plasmáticas que puede metastatizar en la columna vertebral, o puede darse como plasmocitoma solitario (que en realidad sería un tumor primario).

Ejemplos de tumores vertebrales benignos son el osteocondroma, granuloma eosinófilo o histiocitosis X, el tumor de célula gigante o el quiste óseo aneurismático. Otros tumores como los osteoblastomas, osteomas osteoides también pueden darse en la columna vertebral y se han asociado a deformidades. Los hemangiomas por otra parte son en su gran mayoría asintomáticos, no varían su tamaño en toda una vida y generalmente no precisan tratamiento.

Ejemplos de tumoraciones malignas son el osteosarcoma, cordoma, plasmocitoma y mieloma múltiple, y el sarcoma de Ewing. La extensión de los mismos y sus metástasis marcan de manera muy importante el pronóstico.

Los tumores óseos en la columna vertebral pueden dar dolor local, y es típico que empeore por la noche. Con frecuencia son neoplasias especialmente dolorosas. La palpación espinosa en el nivel de la lesión suele exacerbar el dolor.

También pueden provocar una sintomatología similar a una hernia discal o a una estenosis de canal como dolor radicular (en piernas o en brazos), pérdida de sensibilidad o alteraciones en la misma, disminución en movilidad, inestabilidad etc. Y en los casos más severos, pérdida de fuerza y del control de esfínteres.


¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Dolor local que empeora por la noche.
  • Dolor que irradia a piernas o brazos.
  • Pérdida de sensibilidad, disminución en la movilidad, inestabilidad, etc.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra