Bocio

un 60%
de mujeres mayores de 60 años presenta bocio

Llámenos

948 255 400

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento en la Clínica

En la amplia mayoría de casos el diagnóstico se lleva a cabo por inspección y palpación del médico.

La realización de una ecografía tiroidea aporta habitualmente datos adicionales relacionados con la función y la morfología, especialmente en lo que respecta a la existencia de nódulos.

La gammagrafía tiroidea puede identificar los nódulos captantes o calientes y los no captantes o fríos.

Para completar el diagnóstico, es necesario realizar una estimulación de hormonas tiroideas y TSH en sangre para saber si la situación es normo, hipo o hiperfuncionante.

Cuando se observan formaciones nodulares, puede ser necesario realizar una punción-aspiración con aguja fina para conocer la estructura celular del nódulo y aproximarse hacia su posible benignidad o malignidad.

Los bocios pequeños difusos o con nodulaciones mínimas, que son normofuncionantes, únicamente requieren vigilancia periódica.

Los pacientes en los que el bocio cursa con hipotiroidismodeben ser tratados con tiroxina, lo que puede reducir el tamaño del bocio.
 
Si existe hipertiroidismo, ha de tratarse oportunamente con medicamentos antitiroideos, yodo radioactivo o cirugía. La aparición de sospecha, ya sea por el resultado de la punción-aspiración, la existencia de crecimiento rápido o el desarrollo de síntomas compresivos, obliga a contemplar el tratamiento quirúrgico, que puede consistir en hemitiroidectomía, tiroidectomía subtotal o tiroidectomía total.
 
Si existe hipo o hipertiroidismo previo, es esencial corregir la función tiroidea con antelación a la intervención.

¿Quiere saber más sobre el Área de Patología Tiroidea?

El Área de Patología Tiroidea está formada por un equipo multidisciplinar de especialistas que trabajan de manera conjunta para ofrecer a los pacientes con problemas tiroideos un diagnóstico preciso, indicar el tratamiento más adecuado en su caso y realizar un seguimiento continuo para lograr los objetivos deseados.

+34 948 255 400

Muchas veces, el único síntoma que produce el bocio es la aparición de un bulto en la región anterior del cuello".

Saber más sobre el bocio

Con el término bocio se describe un aumento del tamaño de la glándula tiroides.

De acuerdo con sus características, el bocio puede ser difuso, es decir, a expensas de un aumento global y regular de la glándula; o nodular, en el que se producen aumentos focales del tamaño tiroideo, dando lugar al desarrollo de nódulos.

Según la producción hormonal del bocio, puede clasificarse en normofuncionante (hormonas tiroideas normales), hipofuncionante (hormonas tiroideas bajas) o hiperfuncionante (hormonas tiroideas elevadas).

El tiroides se encuentra localizado en la región cervical anterior, por delante de la tráquea.

Su misión básica consiste en producir hormonas tiroideas (T4 y T3), que son absolutamente necesarias para que las reacciones metabólicas y las funciones del organismo en general se desarrollen con normalidad.

Con el adecuado tratamiento es una enfermedad que no genera problemas importantes.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Bulto en región anterior de cuello
  • Dificultad para la deglución
  • Dificultad respiratoria
  • Afonía
En qué consiste el hipertiroidismo, los síntomas más frecuentes, diagnóstico y tratamiento.

Un porcentaje muy elevado de bocios cursan sin alteraciones en las hormonas tiroideas. Muchas veces, se deben a formación de quistes o a un aumento de la formación de un líquido llamado coloide, que se encuentra entre las células tiroideas que se agrupan formando folículos.

En otras ocasiones, se desarrollan nódulos quísticos, hemorrágicos o sólidos, debidos a proliferaciones focales del tejido tiroideo.

Cuando existen deficiencias enzimáticas en la síntesis de hormonas tiroideas (bocios disenzimáticos) o una falta mantenida del aporte alimentario de iodo (bocio endémico), la disminución de la función tiroidea induce un aumento de TSH, que da lugar a un aumento del tamaño glandular con el fin de restablecer la función tiroidea, aspecto que no siempre se consigue.

En la gran mayoría de casos de hipertiroidismo existe bocio, pues para que se produzca una producción aumentada de hormonas tiroideas es necesario que la glándula sea de mayor tamaño y posea mayor capacidad sintética.

En la enfermedad de Graves-Basedow (hipertiroidismo de causa autoinmune), el bocio es clásicamente difuso.

Cuando se desarrolla un cáncer de tiroides, la forma más habitual de presentación es la de un nódulo de consistencia dura y crecimiento rápido.

Muchas veces el único síntoma que produce el bocio es la aparición de un bulto en la región anterior del cuello.

La tendencia natural es hacia el crecimiento lento. Cuando el crecimiento es importante, puede dar lugar a síntomas compresivos por desplazamiento y presión sobre estructuras vecinas, como la tráquea, el esófago o el nervio recurrente, lo que producirá dificultad respiratoria, para la deglución o afonía, respectivamente.
 
Aparte de los síntomas compresivos, las manifestaciones que puede originar tienen relación con las posibles alteraciones acompañantes de la función tiroidea, como es el hipertiroidismo (nerviosismo, palpitaciones, cansancio, pérdida de peso, entre otras) o el hipotiroidismo (intolerancia al frío cansancio, somnolencia, sequedad de piel...).

Es un hallazgo muy frecuente en el sexo femenino.

Cuando se investiga mediante ecografía, la frecuencia de bocio aumenta con la edad hasta llegar a un 60% de casos en mujeres de edad superior a 60 años. No obstante, también puede darse en varones, aunque con menor frecuencia.

No es infrecuente que se observe de forma transitoria en recién nacidos de madres tratadas durante el embarazo con fármacos antitiroideos por hipertiroidismo.

Es frecuente también su aparición en el curso del embarazo.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen banner segunda opinion 
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen banner La Clinica son las personas 

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen banner Investigacion en la Clínica 

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen historias de la Clínica