centrados
EN EL PACIENTE

La Clínica es un centro de la Universidad de Navarra que busca la mejora personal de sus profesionales y pacientes a través de una excelente atención sanitaria. Ésta integra la práctica clínica innovadora y de inspiración cristiana, con la docencia y la investigación, y sitúa las necesidades de cada paciente en el centro de su actividad.

La visión de una medicina centrada en el paciente

  1. Aportar valor a cada paciente y a la sociedad colaborando de forma estrecha con diferentes agentes sanitarios.
  2. Ser un centro de referencia internacional en la atención sanitaria y la investigación.
  3. Proporcionar respuestas para cada paciente a través del tratamiento personalizado.
  4. Trabajar para ser accesible al mayor número de personas.
  5. Contar con colaboradores y benefactores que permitan financiar proyectos innovadores, potenciar la investigación y atender a pacientes con menos recursos.
  6. Ser un hospital amable que optimice los procesos asistenciales y administrativos a favor del paciente y los profesionales.
  7. Ser un hospital innovador en la docencia y en la formación especializada.
  8. Trabajar de forma integrada y conjunta con los demás centros de la Universidad.
  9. Lograr que todos los profesionales estén identificados con el proyecto común y se sientan orgullosos del mismo.
  10. Ser un centro seguro con una cultura de calidad y de trabajo en equipo en el que la práctica esté basada en la evidencia.

I. Introducción

  1. Son elementos esenciales e inseparables del trabajo en la Clínica Universidad de Navarra el servicio a los enfermos, el respeto a su dignidad y la calidad asistencial exigida por su carácter universitario. De acuerdo con el Ideario de la Universidad de Navarra, cuantos trabajan en la Clínica han de actuar de acuerdo con las normas de la ética profesional, conforme a las enseñanzas morales de la Iglesia Católica.
  2. Todos los que trabajan en la Clínica han de conocer y se comprometen a cumplir las normas de este Código ético, que hacen suyas libremente y con responsabilidad.

II. Sentido vocacional y profesional del trabajo

  1. El sentido vocacional del trabajo en la Clínica Universidad de Navarra exige mejorar la competencia profesional mediante el estudio continuado y a respetar las normas éticas y deontológicas de la propia profesión.
  2. De acuerdo con las enseñanzas de San Josemaría Escrivá, primer Gran Canciller de la Universidad, en la Clínica Universidad de Navarra no hay tareas de inferior categoría. La labor de conjunto da sentido a las diversas funciones y reclama a todos calidad en el trabajo, que perfecciona y dignifica a la persona.
  3. Los cargos de gobierno han de ser entendidos como ocasión de servicio y ejemplaridad, y debe evitarse hasta la apariencia de autoritarismo o personalismo. El gobierno es colegiado en todos los niveles de decisión.
  4. La cordialidad, el respeto mutuo y la lealtad deben caracterizar las relaciones humanas y profesionales de quienes trabajan en la Clínica Universidad de Navarra. Se fomenta la igualdad de oportunidades, el legítimo pluralismo, la iniciativa de cada persona y su participación activa en la gestión interna, y se reconoce el derecho a asociarse para fines colectivos, sin perjuicio del bien común.
  5. Los desacuerdos sobre asuntos científicos, profesionales, éticos u organizativos, se llevarán con respeto, madurez y cordialidad. Los conflictos se resolverán con la ayuda de un mediador, designado por el Consejo de Dirección, cuya autoridad moral sea reconocida por los implicados; o bien solicitando el dictamen de la Comisión de Ética y Deontología; o bien elevando el asunto al Consejo de Dirección.
  6. El trabajo en equipo es un rasgo característico del estilo institucional de la Clínica Universidad de Navarra y todos deben estar disponibles para participar en comisiones o grupos de trabajo, en la medida permitida por el régimen de dedicación contratado.
  7. El estilo profesional de la Clínica exige poner los medios adecuados para alcanzar el diagnóstico de cada paciente con el mínimo riesgo, en el tiempo más breve, con el menor costo y en las condiciones menos gravosas para el paciente. Para lograrlo, los facultativos han de responder sin demoras las consultas de otros colegas.

III. Servicio al enfermo

  1. Todas las actividades de la Clínica -asistenciales, de investigación, etc.- deben respetar rigurosamente la vida de las personas desde el comienzo de la existencia en la fecundación, hasta su fin en la muerte natural, así como los principios de la moral católica sobre los aspectos relativos a la sexualidad y procreación humanas.
  2. El principio inspirador del trabajo en la Clínica Universidad de Navarra es el respeto a la dignidad y a la libertad de la persona humana, creada a imagen de Dios, redimida por Cristo y destinada a la vida eterna, sin discriminaciones. Por eso, todos han de tomar en consideración las circunstancias de cada caso y mantener con el paciente una relación personal, que procura dar satisfacción a sus legítimas aspiraciones humanas y religiosas.
  3. El enfermo tiene derecho a recibir de los facultativos y del personal de enfermería una información suficiente, y a decidir qué se ha de transmitir a sus parientes y allegados. Este derecho corresponde a los padres de los menores de edad, aunque los niños y adolescentes son también informados en la medida en que su madurez lo requiera.
  4. En la relación entre médico y paciente ha de guardarse la confidencialidad exigida por el secreto profesional. Todos están obligados a mantener celosamente el silencio de oficio y a observar las medidas de seguridad sobre la custodia, el acceso y la circulación de las historias clínicas y los datos personales.
  5. El enfermo tiene derecho a recibir un trato delicado y atento; a la protección delicada de su intimidad personal y corporal, especialmente en el curso de las exploraciones o cuando no sea capaz de cuidar de sí mismo; y a una información detallada del coste económico de la atención médica, que evita gastos inútiles o intervenciones innecesarias.
  6. Debe respetarse la libertad del enfermo para rechazar o sugerir modificaciones en las intervenciones diagnósticas o terapéuticas que se le proponen, siempre que sean compatibles con la ética médica y las exigencias de la dignidad de la persona.
  7. Los tratamientos en el campo de la psiquiatría y neurología responderán a los principios de la antropología cristiana.
  8. Cuando se precisen los servicios de varios facultativos para mejorar la atención de un paciente, uno de los médicos asume la responsabilidad de coordinar la asistencia y de representar al equipo ante el paciente.
  9. A los enfermos terminales se les ofrecerá el tratamiento paliativo que mejor contribuya a aliviar su sufrimiento y a mantener su dignidad, sin recurrir a tratamientos inútiles, desproporcionados o agresivos, de los que sólo pueda esperarse un alargamiento precario y penoso de la vida. Se les ofrecerá también la oportuna asistencia espiritual, si lo desean.
  10. La ética profesional obliga a reconocer los accidentes o los errores que puedan producirse, a estudiar sus causas y a poner los medios oportunos para evitar su reiteración. En ocasiones, esos objetivos no podrán alcanzarse sin la colaboración del paciente y sus allegados, con los que se tratará del asunto con sinceridad y sencillez, después de presentarles las disculpas oportunas.
  11. Los pacientes, sus allegados y quienes trabajan en la Clínica podrán solicitar el parecer de la Comisión de Ética y Deontología de la Clínica acerca de los problemas que les afecten.

IV. Carácter universitario de la institución

  1. La investigación es requisito esencial de toda institución médica universitaria. La Clínica Universidad de Navarra ofrece a sus pacientes una atención médica de calidad, que incorpora los avances más recientes de la ciencia y del arte médico, después de que hayan sido contrastados y evaluados en conciencia por el equipo médico y por la Comisión de Ética y Deontología. La incorporación de nuevas técnicas se hace en la medida en que den razonables garantías de eficacia clínica, excluyan riesgos desproporcionados y respeten la dignidad humana.
  2. Se exige la aprobación previa del Consejo de Dirección de la Clínica Universidad de Navarra, con el dictamen favorable de la Comisión de Ética y Deontología Médicas o de Ética de la Investigación, para la puesta en marcha tanto de terapias innovadoras como de nuevas investigaciones, terapéuticas o no.
  3. Los Departamentos y Servicios de la Clínica Universidad de Navarra evalúan de continuo los procedimientos para mejorar sus actuaciones y, tras la oportuna reflexión crítica, consideran si deben incorporar nuevos instrumentos o técnicas de diagnóstico.
  4. El carácter universitario de la Clínica exige la atención docente a los médicos en periodo de formación y a los alumnos de Medicina, Enfermería y otras profesiones sanitarias. Su presencia estimula la calidad humana y la competencia técnica del trabajo desarrollado en la Clínica.
  5. El paciente tiene derecho a decidir libremente si colabora o no en la docencia, y a determinar el carácter y duración de su colaboración. Es obligado solicitar en cada ocasión su consentimiento o el de su familia, y los profesores y alumnos le harán patente su agradecimiento, en cualquier caso.
  6. Los proyectos de investigación sobre seres humanos se ajustarán a las normas legales y a los compromisos contractuales o convenios suscritos en cada caso. Sólo podrán iniciarse una vez que hayan sido autorizados por el Consejo de Dirección de la Clínica Universidad de Navarra, con el dictamen de la Comisión de Ética de Investigación que, además de asegurar la calidad científica de los estudios, ha de velar por la seguridad y dignidad de los sujetos que participan en ellos. Antes de ser incluidos en un proyecto de investigación, los enfermos otorgarán válidamente su consentimiento, después de informarles debidamente.
  7. La vocación universitaria de quienes trabajan en la Clínica Universidad de Navarra les lleva a compartir sin reservas sus conocimientos y a reconocer el valor insustituible de las observaciones de los demás. Con todos los colegas, formen o no parte del claustro de la Universidad de Navarra, mantienen una relación profesional amistosa y cordial.

EL PACIENTE TIENE DERECHO

  • A la libre elección de médico.
  • A ser respetado en su intimidad personal y a recibir un trato humano digno.
  • A que se le preste, con prontitud y competencia, una atención conforme al estado actual de la ciencia médica.
  • A que se guarde la más estricta confidencialidad sobre los datos e informaciones que le conciernen, que no serán revelados sin su autorización.
  • A recibir la información verídica y comprensible acerca de su enfermedad, de los diferentes modos de tratarla y de los resultados que pueden esperarse, incluidos sus posibles efectos adversos.
  • A participar en las decisiones que le competen relativas a la elección del tratamiento, a dar su consentimiento para su puesta en práctica y a retirar ese consentimiento
  • A rehusar el recibir información y a abstenerse de participar en la toma de decisiones, designando a la persona a la que transfiere esos derechos.
  • A presentar un documento en el que exprese su decisión anticipada sobre los cuidados o tratamientos, ante posibles situaciones en las que no pudiera manifestar su voluntad.
  • A conocer los datos de su propia historia clínica.
  • A pedir la opinión de un segundo especialista para que revise el diagnóstico y el plan de tratamiento.
  • A consentir o a rechazar su participación en proyectos de investigación, sin que su decisión interfiera en la calidad de la atención que recibe.
  • A consentir o a rechazar su participación en actividades docentes dirigidas a alumnos/as de Medicina o Enfermería.
  • A que la atención que recibe sea conforme a las normas de la ética profesional.
  • A presentar reclamaciones o sugerencias sobre personas y servicios, y a recibir pronta respuesta sobre ellas
  • A recibir atención espiritual y religiosa.

EL PACIENTE ASUME LAS RESPONSABILIDADES DE

  • Conocer los derechos que le asisten y las responsabilidades que le obligan; ejercerlos y cumplirlos razonablemente.
  • Proporcionar información veraz y completa sobre su enfermedad y los tratamientos que pueda seguir, a fin de poder prestarle la adecuada atención.
  • Obtener la información que necesite para que su consentimiento a las pruebas y tratamientos médicos sea resultado de una decisión personal consciente y deliberada.
  • Aceptar las consecuencias de sus decisiones libres e informadas.
  • Respetar a las personas, las instalaciones, los horarios y los bienes materiales de la Clínica Universidad de Navarra.
  • Evitar los comportamientos que puedan interferir en el bienestar y los derechos de los pacientes con quienes comparte servicios e instalaciones.
Imagen valor trabajo en la Clínica 

Aspiramos a la excelencia en la realización de las tareas y el cuidado de los detalles.

La práctica de la medicina se desarrolla mediante el enfoque multidisciplinar, el trabajo en equipo de los distintos profesionales y la compasión ante las necesidades del paciente.

Compartimos el amor a la libertad y a la responsabilidad propia de un centro universitario.

Es un principio básico de la vida académica y profesional, del trabajo de investigación y de la práctica clínica.

Imagen valor respeto en la Clínica

El respeto a cada paciente y sus familiares incluye, de forma especial, el respeto a la vida desde su inicio hasta su término natural.

Los profesionales de la Clínica guardan la confidencialidad y privacidad del paciente.

El amor a la verdad y su trasmisión, misión de la Universidad, se manifiesta en el abordaje interdisciplinar de la enfermedad.

Las necesidades del paciente y el impulso de la investigación científica requieren el diálogo entre especialistas de diferentes profesiones sanitarias.

Compromiso de los profesionales en la atención a cada paciente y la iniciativa para resolver sus necesidades.

Se intenta transmitir especialmente a los residentes, enfermeras de especialidad y profesionales en formación.

Imagen valor servicio en la Clínica 

Tenemos una explícita finalidad de servicio, y aspiramos a contribuir a la mejora material y moral de la sociedad.

Los profesionales que trabajan en la Clínica ponen su conocimiento, competencia y valores humanos al servicio del paciente.

equipoDIRECTIVO

Consejo de Dirección de la Clínica Universidad de Navarra

José Andrés Gómez Cantero 

José Andrés Gómez Cantero
Director General

Jesús San Miguel Izquierdo 

Dr. Jesús San Miguel Izquierdo
Director Médico

Esperanza Lozano Guerra 

Dra. Esperanza Lozano Guerra
Subdirectora General

Dr. Enrique Aubá Guedea 

Dr. Enrique Aubá
Guedea

Subdirector Médico

Carmen Rumeu Casares 

Carmen Rumeu
Casares

Directora de Enfermería

Iñigo Goenaga González 

Iñigo Goenaga
González

Director de Operaciones

Clínica Universidad de Navarra en Madrid


José María Díez Manteca 

José María Díez
Manteca

Director

Imagen Dra. Almudena Beltrán de Miguel, Departamento de Medicina Interna 

Dra. Almudena Beltrán
de Miguel

Directora Médica

Imagen Dr. Luis Jose Prieto Martinez, Departamento de Anestesia. 

Dr. Luis José Prieto
Martínez

Subdirector

tal vezLE INTERESE

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de tecnología de vanguardia en la Clínica  

NUESTROS
PROFESIONALES

Los profesionales de la Clínica realizan una labor continuada de investigación y formación, siempre en beneficio del paciente.

Imagen nuestros profesionales de la Clínica 

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Conozca por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica