Valoración deportiva

Imagen hombre adulto

Saber más sobre la valoración deportiva

La elección de la práctica deportiva que más se ajuste a nuestras necesidades depende de las funciones dominantes del ejercicio (habilidad, fuerza, velocidad, coordinación, resistencia y resistencia sostenida) y de nuestro carácter.

Las actividades deportivas que exigen puntería, coordinación y resistencia sostenida pueden ser emprendidas a cualquier edad; mientras que las de velocidad, fuerza o resistencia, deberían ser evitadas a partir de cierta edad.

El grupo de mayor riesgo son los varones de más de 35 años que se inician en la práctica del deporte sin preparación. Por este motivo, la mejor alternativa es acudir a un especialista en medicina deportiva para valorar el estado del corazón y su resistencia.

Practicar deporte de forma moderada resulta beneficioso para la salud cardiovascular

Menores de 35 años
En el grupo de menores de 35 años, entre los que están incluidos los niños y adolescentes, cuando se produce un cuadro de muerte súbita y se analizan sus causas, se descubre que:

  • En un 90% de las veces, es una malformación congénita en el corazón.
  • En el 7%, se descubre una miocardiopatía.
  • En un 2%, las causas han sido arritmias.
  • En un 1% se descubren otro tipo de causas, como fármacos.

Mayores de 35 años
En este grupo, cuando se analizan las causas de la muerte súbita, se encuentran:

  • En el 90% de los casos, lesiones en las arterias coronarias causantes de un cuadro agudo de cardiopatía isquémica (infarto, arritmia, etc.).
  • En un 7%, se descubre una miocardiopatía.
  • En un 2%, una estenosis aórtica severa.
  • En un 0,5%, arritmias.
  • En un 0,5%,  drogas o fármacos.

A la hora de elegir el deporte que mejor se adapta de a nuestro físico y forma de ser, hay que tener en cuenta:

FUNCIONES DOMINANTES
Todos los deportes suponen el desarrollo de una o varias funciones dominantes y esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de hacer una buena elección. Según los casos, exigirán más o menos habilidad, fuerza, velocidad, coordinación, resistencia y resistencia sostenida.

Las actividades deportivas que exigen puntería, coordinación y resistencia sostenida pueden ser emprendidas a cualquier edad, mientras que las que demandan velocidad, fuerza o resistencia deberían más bien ser evitadas a partir de una determinada edad.

NUESTRO CARÁCTER
También debemos a la hora de elegir un deporte ver si está de acuerdo con nuestro carácter.

  • Las personas apasionadas se sienten inclinadas a los ejercicios de resistencia y de resistencia sostenida. Les irá bien deportes como la bicicleta, remo, esquí de fondo, carrera. Además, por su carácter optimista y el dominio de sí mismo, le harán emprender tareas a largo plazo y entrenamientos que exigen entrega.
  • Las personas sanguíneas se sienten atraídas por el desgaste físico, no se esfuerzan para practicar el ejercicio que sea, pero lo hacen sin pasión, les va bien el senderismo, el golf, regatas, etc.
  • A las personas sentimentales les encanta replegarse sobre sí mismos y piensan con facilidad que los ejercicios físicos no están hechos para ellos, ya que les acecha el síndrome de la inactividad es decir, ganas de no hacer nada. Por ello es conveniente que elijan actividades de grupo, agradables y cálidas, como marchas a pie, esquí de fondo o tiro con arco.
  • Las personas nerviosas tienen tendencia a pasar de una actividad a otra y tienen dificultades para practicar deporte de manera continuada, se dejan seducir por un nuevo ejercicio y también ceden con rapidez al aburrimiento. Necesitan experimentar nuevas sensaciones y emociones. Les funciona la práctica de actividades físicas y deportivas complementarias según la estación del año y que se desarrollen al aire libre. Les beneficia la relación con los animales o la pesca, también la jardinería.
  • Las personas flemáticas tienen tendencia a evitar las actividades violentas y, en especial, los deportes colectivos. Sienten inclinación por las actividades intelectuales y les gustan los deportes que requieren estrategias. Tienen una cierta inclinación a la rutina, y por ello hacen muy bien los entrenamientos que requieren constancia.
  • Las personas coléricas corren el riesgo de excederse en los entrenamientos y, por ello, son propensos a los pequeños accidentes. Deberían de modular su actividad física alternando periodos de ejercicios intensos con periodos de descanso. Su emotividad es un obstáculo para deportes de riesgo, ya que puede jugarle malas pasadas.
  • Las personas apáticas tienen facilidad para aprovechar el más mínimo momento de descanso para no hacer nada. Su salvación viene de la mano de un grupo de gente cálida que actúe de locomotora. Les convienen todos los deportes y, si se ponen a ello, alcanzan un buen nivel, aunque lo que necesitan es crearse hábitos y ser perseverantes.
  • Las personas amorfas sienten inclinación por la inactividad física y tienen además una tendencia a despreocuparse por su forma y salud. Huyen de las responsabilidades y les gusta obtener una satisfacción inmediata a sus esfuerzos. Necesitan integrarse en un grupo de deporte, ya que se les tacha de cerrados pero con buen carácter. Por ello deben elegir deportes sencillos con un componente dominante de diversión en grupo como son la marcha, bicicleta, vela, golf, pesca. 

Realizarse una valoración deportiva por un especialista es muy importante, sobre todo para las personas que se van a iniciar en la práctica de ejercicio y que tienen más de 40 años. 

Efectivamente, hay factores de riesgo que podemos conocer, como el tabaquismo, pero puede que se tengan otros que se desconozcan, como colesterol alto o antecedentes familiares de infarto de miocardio. Además, en personas con factores de riesgo, las arterias coronarias se van cerrando paulatinamente sin producir síntoma alguno. Iniciarse en un deporte en estas circunstancias es extremadamente peligroso puesto que se puede provocar infarto agudo.

Una valoración deportiva debe incluir pruebas que ayuden a descartar enfermedad coronaria (electrocardiograma, ecocardiograma, análisis de sangre, etc.) y una prueba cardiopulmonar de esfuerzo en bicicleta o en cinta rodante. Estas pruebas nos permiten diseñar programas de ejercicio específicos según el objetivo de la persona, desde perder peso hasta mejorar tiempos en una maratón.

Asimismo, el especialista le ayudará a determinar la efectividad del ejercicio: algunas personas que hacen deporte de forma habitual no saben a qué frecuencia cardiaca y a qué intensidad hay que ejercitar para obtener un beneficio.

Además, otro de los objetivos importantes de la valoración deportiva es prevenir las lesiones relacionadas con la prevención y atender las ya existentes. 

El chequeo deportivo permite descartar posibles patologías que contraindiquen la práctica deportiva, y de este modo realizarla sin riesgos y evitar lesiones que se deriven de una práctica inadecuada".

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra