Nódulo tiroideo

menos del 10% de los nódulos detectados son malignos

Llámenos

948 255 400

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento en la Clínica

La inspección y la palpación que lleva a cabo el médico es la mejor manera de identificar la presencia de uno o varios nódulos tiroideos.

Además se suele realizar una ecografía tiroidea que permite conocer si los nódulos son sólidos, mixtos o quísticos, si hay otros nódulos que no se detecten a la palpación y saber si se ha diseminado a zonas vecinas.

La gammagrafía tiroidea aporta datos acerca de la función del nódulo (caliente, templado o frío). La probabilidad de malignidad es menor en nódulos calientes. No obstante, la gran mayoría de nódulos tiroideos son fríos, lo que resta a la gammagrafía valor predictivo de la naturaleza del nódulo.

El método diagnóstico más fiable y preciso es la punción-aspiración que se lleva a cabo con aguja fina. La precisión se sitúa en torno a 95%.

Si el resultado de la citología es de benignidad solamente bastará con una revisión a los 9 meses en donde se realizarán controles clínicos y ecográficos.

Si el resultado de la citología es compatible con malignidad, dependiendo de las características del tumor detectado, se debe realizar tratamiento quirúrgico y/o administración de yodo radiactivo.

> Saber más sobre el cáncer de tiroides


¿Quiere saber más sobre el Área de Patología Tiroidea?

Formada por un equipo multidisciplinar de especialistas que trabajan de manera conjunta para ofrecer, a los pacientes con problemas tiroideos, un diagnóstico preciso, indicar el tratamiento más adecuado en su caso y realizar un seguimiento continuo para lograr los objetivos deseados.

En la Clínica tenemos la ventaja de que, a través de una gammagrafía tiroidea, podemos obtener en dos o tres horas el resultado para el diagnóstico diferencial de la patología tiroidea".

Saber más sobre el nódulo tiroideo

Un nódulo tiroideo es un crecimiento focal que tiene lugar en la glándula tiroides. Pueden ser únicos o, con más frecuencia, múltiples, conformando un bocio multinodular.

Los nódulos tiroideos pueden:

  • Presentar un contenido líquido, en cuyo caso se denominan quistes.
  • Estar formados por tejido predominantemente celular, en cuyo caso se dice que presentan una estructura sólida.
  • Mostrar una estructura mixta: sólida y quística.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Abultamiento en región anterior de cuello
  • Dificultad respiratoria
  • Alteraciones en la deglución
  • Afonía

En la mayoría de casos, la causa de la aparición de nódulos tiroideos no es bien conocida aunque en muchas ocasiones existe un componente genético importante.

Entre las causas más frecuentes están:

  • Hemorragia focal es frecuente que dé lugar a una formación nodular.
  • Producción excesiva de material coloide.
  • La tiroiditis autoinmune puede adquirir morfología nodular y formar un nódulo tiroideo.
  • Solo el 10% de los nódulos tiroideos son debidos a un cáncer de tiroides.

En la gran mayoría de casos, los nódulos tiroideos no producen síntoma alguno, salvo la posible evidencia de un abultamiento localizado en la región anterior del cuello.

Cuando su crecimiento es importante, pueden producir efectos compresivos sobre estructuras vecinas, como la tráquea, esófago o los nervios recurrentes, produciendo dificultad respiratoria, alteraciones de la deglución o afonía.

Si son nódulos hiperfuncionantes, pueden dar lugar a hipertiroidismo.

El crecimiento rápido, la consistencia dura y la aparición de ganglios son signos de sospecha de malignidad. En estos casos es de vital importancia un correcto diagnóstico, un tratamiento adecuado y un plan de seguimiento.

La mayoría de los nódulos tiroideos suelen mantener un comportamiento estable pero es necesario realizar revisiones periódicas que permitan detectar precozmente alteraciones en el tamaño, características generales o en la función que obliguen a variar reajustar el tratamiento.

El pronóstico de los nódulos malignos tras la cirugía y el tratamiento con yodo radioactivo depende del tipo de carcinoma, tamaño del nódulo, amplitud de la resección y extensión metastásica.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen banner segunda opinion 
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen banner La Clinica son las personas 

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen banner Investigacion en la Clínica 

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen historias de la Clínica