Nódulo tiroideo

en menos de 24h realizamos el diagnóstico y tratamiento del nódulo

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento del nódulo tiroideo en la Clínica

El diagnóstico inicial de uno o varios nódulos tiroideos suele ser por la inspección y la palpación que lleva a cabo el médico en una revisión médica por cualquier otro motivo.

Una vez detectado el nódulo en el tiroides el diagnóstico se realiza mediante una ecografía con estudio citológico por punción con aspiración con aguja fina, muy sensible para el diagnóstico de la malignidad del nódulo tiroideo.

El material extraído en esta punción se envía al Servicio de Anatomía Patológica en dónde se analiza de manera inmediata. Así, en menos de 4 horas desde su llegada a la Clínica, podemos informar al paciente del resultado del estudio y saber si el nódulo que presenta es benigno o no.

El equipo de especialistas del Área de Patología Tiroidea indica al paciente el tratamiento más adecuado en su caso concreto y en menos de 24 horas se puede realizar dicho tratamiento.

Si el resultado de la citología es de benignidad y el nódulo es menor de 4 cm solamente bastará con una revisión periódica en donde se realizarán controles clínicos y ecográficos.

Si el nódulo es benigno pero es mayor de 4 cm se suele recomendar tratamiento quirúrgico (suele bastar una hemitiroidectomía) o, si se desea evitar la cirugía y el nódulo cumple determinadas características, se puede realizar ablación del nódulo mediante radiofrecuencia. Esta terapia reduce entre un 40-90% el tamaño del nódulo al año de realizar dicho tratamiento.

Si el resultado de la citología es compatible con malignidad se puede programar el ingreso para esa misma tarde o al día siguiente para proceder al tratamiento quirúrgico.

En los casos de nódulos hiperfuncionantes benignos se programa el tratamiento quirúrgico o la administración de yodo radiactivo.

La cirugía del tiroides se suele realizar por vía transaxilar, de manera endoscópica o robótica, para evitar la cicatriz en el cuello.


Diagnóstico y tratamiento del nódulo tiroideo en la Clínica

¿Quiere saber más sobre el Área de Patología Tiroidea?

En el Área de Patología Tiroidea de la Clíncia realizamos el diagnóstico del nódulo tiroideo en aproximadamente 4 horas y le realizamos el tratamiento del nódulo, ya sea benigno o maligno, en menos de 24 horas.

Saber más sobre el nódulo tiroideo

Un nódulo tiroideo es un crecimiento focal que tiene lugar en la glándula tiroides. Pueden ser únicos o, con más frecuencia, múltiples, conformando un bocio multinodular.

La prevalencia de los nódulos en el tiroides es muy elevada. Se calcula como un 10% menor de la edad que presenta el paciente. Así, por ejemplo, un paciente de 60 años tiene una probabilidad del 50% de presentar un nódulo.

Los nódulos tiroideos pueden:

  • Presentar un contenido líquido, en cuyo caso se denominan quistes.
  • Estar formados por tejido predominantemente celular, en cuyo caso se dice que presentan una estructura sólida.
  • Mostrar una estructura mixta: sólida y quística.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Abultamiento en región anterior de cuello
  • Dificultad respiratoria
  • Alteraciones en la deglución
  • Afonía

En la mayoría de casos, la causa de la aparición de nódulos tiroideos no es bien conocida aunque en muchas ocasiones existe un componente genético importante.

Entre las causas más frecuentes están:

  • Hemorragia focal es frecuente que dé lugar a una formación nodular.
  • Producción excesiva de material coloide.
  • La tiroiditis autoinmune puede adquirir morfología nodular y formar un nódulo tiroideo.
  • Solo el 10% de los nódulos tiroideos son debidos a un cáncer de tiroides.

En la gran mayoría de casos, los nódulos tiroideos no producen síntoma alguno, salvo la posible evidencia de un abultamiento localizado en la región anterior del cuello.

Cuando su crecimiento es importante, pueden producir efectos compresivos sobre estructuras vecinas, como la tráquea, esófago o los nervios recurrentes, produciendo dificultad respiratoria, alteraciones de la deglución o afonía.

Si son nódulos hiperfuncionantes, pueden dar lugar a hipertiroidismo.

El crecimiento rápido, la consistencia dura y la aparición de ganglios son signos de sospecha de malignidad. En estos casos es de vital importancia un correcto diagnóstico, un tratamiento adecuado y un plan de seguimiento.

La mayoría de los nódulos tiroideos suelen mantener un comportamiento estable pero es necesario realizar revisiones periódicas que permitan detectar precozmente alteraciones en el tamaño, características generales o en la función que obliguen a variar reajustar el tratamiento.

El pronóstico de los nódulos malignos tras la cirugía y el tratamiento con yodo radioactivo depende del tipo de carcinoma, tamaño del nódulo, amplitud de la resección y extensión metastásica.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra