Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

Quimioterapia

"El Departamento de Oncología Médica desarrolla un gran trabajo en equipo, lo que ha permitido diversos avances en oncología y desarrollar una medicina personal y personalizada".

DR. IGNACIO GIL BAZO
CODIRECTOR. DEPARTAMENTO DE ONCOLOGÍA MÉDICA

El término quimioterapia hace referencia al conjunto de fármacos empleados en el tratamiento del cáncer cuyo objetivo es impedir la reproducción de las células tumorales y, de esta forma, lograr reducir la enfermedad.

A los fármacos empleados en este tipo de tratamiento se les denomina fármacos antineoplásicos o quimioterápicos.

La frecuencia y la duración de la quimioterapia dependen del tipo de cáncer, de los objetivos del tratamiento, de los medicamentos que se van a utilizar y de la forma en que el cuerpo responda a ellos.

¿Cuándo está indicada?

En función de la sensibilidad a la quimioterapia, los tumores se pueden clasificar en tres grupos:

  • Quimiosensibles: representa a aquellos tumores en los que la quimioterapia consigue una respuesta en más del 50% de los casos y una desaparición completa tumoral en el 15-20% de los pacientes. El cáncer de mama, el de ovario, el de próstata o el tumor microcítico de pulmón son ejemplos característicos.
  • Quimiocurables: aquellos tumores que desaparecen y se curan con la quimioterapia como son el linfoma de Hodgkin, los linfomas no Hodgkin de alto grado, el carcinoma de testículo o el carnicoma embrionario de ovario.
  • Quimiorresistentes: aquellos tumores donde la quimioterapia no consigue una respuesta en al menos la mitad de los pacientes y, por lo tanto, la supervivencia no aumenta significativamente con ésta. Entre ellos, se encuentran el melanoma, el hepatocarcinoma y el cáncer de riñón. 

Por tanto, los objetivos de la quimioterapia dependen del tipo tumoral y su sensibilidad al tratamiento, así como del estadio tumoral o la etapa de desarrollo de la enfermedad en la que se encuentra.

En función de ello, la quimioterapia puede emplearse para:

  • Curar el cáncer.
  • Evitar que el cáncer se propague.
  • Retardar el crecimiento del cáncer.
  • Destruir las células cancerosas que pudieran haberse propagado a otras partes del cuerpo desde el tumor original.
  • Aliviar los síntomas causados por el cáncer.

Indicaciones más frecuentes de este tratamiento:

¿Le han diagnosticado un cáncer?

Puede que sea necesario comenzar un tratamiento con quimioterapia

¿Cómo se realiza?

La quimioterapia se administra en forma de ciclos, alternando periodos de tratamiento con periodos de descanso. Un ciclo es el periodo de tiempo que va desde la administración del tratamiento (e incluye el de descanso) hasta la siguiente administración.

Hay diferentes vías de adminsitración de la quimioterapia. Su elección depende del tipo de cáncer, de su localización y, especialmente, de los fármacos de quimioterapia que se vayan a emplear. 

La vía más habitual es la intravenosa, que se administra a través de un tubo diminuto de plástico o catéter que se coloca en una vena periférica o central de forma temporal o permanente (picc o port-a-cath).

Otras vías de administración son:

  • Oral: cada vez más frecuente en un mayor número de indicaciones tumorales.
  • Intratecal: el catéter se coloca en el canal espinal.
  • Intraarterial: el medicamento se inyecta directamente en una arteria para tratar una sola área (como el hígado, brazo o una pierna).
  • Intraperitoneal: dentro de la cavidad abdominal.
  • Otras: intramuscular, intralesional o tópica.

Durante el tratamiento, o bien tras finalizar el mismo, es necesario la realización de estudios que permitan conocer la respuesta tumoral a la quimioterapia. A través de ellas es posible saber si el tumor ha desaparecido (respuesta completa) o disminuido (respuesta parcial), si permanece estable (enfermedad estable) o si ha seguido su evolución (progresión de la enfermedad).

La respuesta del tumor al tratamiento es independiente del número e intensidad de los efectos secundarios provocados por el mismo.

Dependiendo de cuándo se administre la quimioterapia podemos hablar de:

  • Quimioterapia de inducción o neoadyuvante: la quimioterapia se administra en primer lugar, antes de cualquier tratamiento local como la radioterapia o la cirugía, con la intención de reducir la cantidad de enfermedad para que sea operable.
  • Quimioterapia concomitante: se administra de forma simultánea a otro tratamiento, generalmente de radioterapia, con el fin de potenciar su efecto.
  • Quimioterapia adyuvante: se realiza de forma complementaria a otro tratamiento, generalmente la cirugía, con el objetivo de reducir el riesgo de recaída de la enfermedad. 
  • Quimioterapia paliativa: se administra en pacientes con tumores que han desarrollado metástasis a distancia y la finalidad del tratamiento no es curativa. 

La toxicidad secundaria a la quimioterapia debe ser evaluada en cuanto a severidad, frecuencia y duración.

Los efectos secundarios más frecuentes son: náuseas y vómitos, disminución del apetito y pérdida de peso (anorexia), caída del cabello o alopecia, diarrea o estreñimiento, cansancio (astenia), llagas en la boca (mucositis), sequedad de piel o dermatitis (acné), anemia y aumento del riesgo de infecciones.

No siempre aparecen efectos secundarios y, cuando surgen, en la mayoría de las ocasiones son tolerables.

En la actualidad, existen medicamentos que permiten controlar estas molestias y que los pacientes puedan llevar una vida prácticamente normal mientras se recibe el tratamiento. En otras ocasiones, es necesario disminuir el ritmo de vida y descansar durante algunos días tras la administración del mismo.

El Departamento de Oncología Médica de la Clínica dispone de un Área de Enfermería que está especializada y en contacto permanente con los pacientes para minimizar esos riesgos. Además, trabaja en conjunto con el Servicio de Medicina Paliativa ofreciendo una atención global para que la supervivencia y calidad de vida sean máximas. 

¿Dónde la realizamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Oncología Médica

La prevención y la detección precoz son las armas más eficaces de que disponemos en la lucha contra el cáncer. Por ello, junto con la Unidad de Genética Clínica, contamos con cinco programas: cáncer de mama, de pulmón, de colon, melanoma y cáncer de próstata. 

Disponemos de un Hospital de Día, con personal altamente cualificado, que ofrece asistencia ambulatoria especializada al paciente oncológico y hematológico.

Organizados en áreas asistenciales

  • Melanoma.
  • Tumores óseos y partes blandas.
  • Tumores cerebrales.
  • Tumores gastrointestinales.
  • Tumores genitourinarios.
  • Tumores ginecológicos.
  • Tumores de mama.
  • Tumores de cabeza y cuello.
  • Tumores de pulmón y tórax.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Expertos de referencia internacional en el diagnóstico y tratamiento del cáncer.
  • Líderes en ensayos clínicos oncológicos para ofrecer nuevas alternativas terapéuticas.
  • Tecnología más avanzada del mercado para los tratamientos contra el cáncer.

Los mejores profesionales a su disposición