Pericarditis

en menos 1 mes se consigue la recuperación completa en la pericarditis aguda

Llámenos

948 255 400

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento de la pericarditis en la Clínica

El médico dispone de tres criterios de diagnóstico en la pericarditis aguda, que no necesariamente están presentes al mismo tiempo: la historia clínica de dolor típico (con frecuencia acompañado de fiebre), la auscultación cardíaca y las alteraciones del electrocardiograma.

Existe un cuarto criterio que se presenta con menos recuencia y es el aumento del líquido que hay entre las dos capas del pericardio. A esto se le llama derrame pericárdico y se puede ver realizando un ecocardiograma.

Generalmente basta para hacer el diagnóstico que dos de estos tres criterios estén presentes en algún momento de la evolución de la enfermedad.

Puede extraerse una muestra del líquido del pericardio empleando una aguja. Este procedimiento se denomina pericardiocentesis. La muestra de líquido extraída se analiza a fin de detectar la presencia de una infección u otras enfermedades, pero en la mayoría de los casos de pericarditis aguda no es necesario realizar pericardiocentersis para su diagnóstico, ya que se trata de un proceso benigno que tiende a remitir en poco tiempo.

¿Quiere saber más sobre el Departamento de Cardiología?

Trabajamos en estrecha colaboración con el departamento de Radiología para conseguir un diagnóstico rápido y preciso del paciente.

Si se detecta precozmente y con el tratamiento adecuado, los pacientes consiguen la recuperación completa en menos de un mes". 

La pericarditis constrictiva es una complicación de diferentes tipos de pericarditis.

Consiste en un aumento del grosor y rigidez del pericardio, que deja de ser una membrana elástica para convertirse en rígida. Se trata de un proceso típicamente crónico con algunas variantes.

Se calcula que cerca de un 2% de pacientes que han sufrico pericarditis aguda, con el tiempo, presentan una pericarditis constrictiva.

La causa menos frecuente es la idiopática o vírica y las causas más frecuentes son la tuberculosa y la purulenta. Los síntomas más frecuentes son: retención del líquido (que comienza a manifestarse por hinchazión de tobillos) y excesivo cansancio al hacer ejercicio físico.

Los síntomas de pericarditis constrictiva suelen ser permanentes y progresivos mientras no se trate al paciente quirúrgicamente con extracción del pericardio o pericardiectomía.

Sólo una minoría de pacientes, la constricción puede ser transitoria y reversible, por eso se puede esperar 2-3 meses con tratamiento conservador antes de practicar la cirugía.

Aproximadamente un 15-30% de los pacientes con pericarditis aguda tienen recurrencias (otro episodio igual al cabo de un tiempo) o persistencia del episodio inicial, con frecuencia acompañado de efusión o derrame pericárdido. Este riesgo es menor en la pericarditis idiopática y cuando se administra colchicina desde el inicio.

La pericarditis recurrente se manifiesta como recurrencia de los síntomas de la pericarditis aguda. Sin embargo, el síntoma predominante suele ser el dolor torácico, sin otras manifestaciones clínicas. El término pericarditis recurrente se refiere al síndrome en el cual la pericarditis aguda recurre después de que el agente que causó el episodio inicial ya ha desaparecido o ha dejado de estar activo.

La recurrencia de los síntomas puede ocurrir en cualquier etapa después de haber desaparecido los síntomas de la pericarditis inicial pero, generalmente, ocurre después de seis semanas desde el episodio inicial.

Cuando los síntomas del primer episodio son persistentes o incesantes dentro de las primeras seis semanas de evolución, se le llama "pericarditis incesante", más que recurrente.

Depende de la causa y de los síntomas.

Lo más frecuente es que la pericarditis aguda sea idiopática (de causa desconocida). No se considera necesario hacer estudios para conocer la causa, ya que la mayoría de las veces el curso clínico es benigno y los pacientes mejoran con medidas inespecíficas: reposo mientras dure el dolor, además de antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno o aspirina), en dosis altas durante 2-3 semans. También se puede administrar colchicina ya que disminuye el riesgo de recidivas.

Otras causas posibles son las siguientes: infección (la mayoría de los casos por virus), radiación, traumatismos torácicos, fármacos, toxinas, alteraciones metabólicas (la más frecuente es la insuficiencia renal), tumores, enfermedades reumáticas, enfermedades gastrointestinales inflamatorias.

El objetivo del tratamiento es doble: calmar el dolor y reducir la inflamación del pericardio. Si la pericarditis es secundaria a otra enfermedad se debe tratar al mismo tiempo la enfermedad causante.

En las que producen derrame pericárdico importante, puede ser necesaria la punción pericárdica para extraer el derrame.

 

Saber más sobre la pericarditis

Es la inflamación de una doble membrana que rodea al corazón, llamada pericardio.

Puede dar lugar a derrame pericardico (formación de líquido entre la membrana que está pegada al corazón y la que está en contacto con los pulmones) y también puede dar lugar a engrosamiento, retracción y calcificación del pericardio.

El derrame pericardico presiona sobre el corazón y restringe la acción de bombeo.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Dolor centro-torácico
  • Fiebre
  • Taquicardia
  • Tos
  • Dolor al tragar

La pericarditis aguda se caracteriza por síntomas debidos a la inflamación del pericardio: dolor centro-torácico que suele ser agudo y puede irradiar a espalda, cuello, brazos y hombro izquierdo (a veces irradia al brazo derecho o a los dos).

El dolor se acentúa cuando el paciente está acostado boca arriba y disminuye al sentarse e inclinarse hacia delante. También se acentúa al respirar profundo, lo cual dificulta la respiración.

Algunos pacientes tienen una molestia fija a nivel del esternón que se parece al dolor del infarto agudo de miocardio. El dolor puede acompañarse de fiebre, taquicardia, tos y dolor al tragar y suele durar varios días. Aparecen otros síntomas cuando hay derrame pericárdico, sobre todo si es abundante y se produce en poco tiempo (puede haber dificultad para respirar, mareo, etc). A diferencia del dolor de la angina de pecho, el de la pericarditis no guarda relación con el ejercicio físico.

En 9 de cada 10 casos la causa es vírica o desconocida (idiopática), siendo esta última la más frecuente (85-90%).

Cuando es vírica puede ir precedida de un catarro, faringitis o cualquier otra enfermedad causada por virus.

Otras causas son las siguientes: infarto agudo de miocardio, insuficiencia renal, hipotiroidismo, enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y el lupus, determinados medicamentos, traumatismos torácicos, cirugía cardíaca, radioterapia (generalmente aparece un año después), infeccion por VIH, neoplasias, etc. Las causas son muy variadas y no siempre identificables, en cuyo caso se llama idiopática (de causa desconocida).

El pronóstico es bueno en la mayoría de los casos y lo habitual se que desaparezcan los síntomas en unos días con el tratamiento adecuado.

Este tratamiento debe seguirse durante 2-3 semanas, aunque el paciente se encuentre ya bien.

Aunque puede volver a aparecer en el 15-30% de los casos, lo habitual es que las recurrencias sean benignas y no dejen secuelas.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen banner segunda opinion 
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen banner La Clinica son las personas 

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen banner Investigacion en la Clínica 

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen historias de la Clínica