Edemas

en 24 horas realizamos la valoración completa del paciente

Llámenos

948 255 400

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento en la Clínica

El organismo tiene un porcentaje de agua en una cantidad variable dependiendo del sexo y la edad. En algunas ocasiones se puede producir un incremento en esa agua corporal o una mala distribución de la misma. Cuando esa retención afecta especialmente al espacio intersticial, aparecen los edemas.

Esa extravasación de líquido puede responder a factores físicos o químicos, desde un incremento de la presión intravascular en la circulación de retorno, hasta un incremento de permeabilidad de la pared vascular o un descenso en los niveles de moléculas que mantienen el líquido intravascular (proteínas).

Este edema se puede apreciar localmente como sucede en las extremidades inferiores o bien como una sensación de hinchazón generalizada (manos, abdomen).

 

¿Quiere saber más sobre el Servicio de Nefrología?

Aportamos una visión integradora y polivalente, centrándonos en la atención al enfermo pluripatológico y plurisintomático.

+34 948 255 400

En un solo día, en nuestra consulta realizamos una valoración del medio interno y de los posibles factores que pueden influir en esa aparición de los edemas. Se realiza un informe médico y se le indica el tratamiento más adecuado en su caso".

La presencia de edemas en la mujer es habitual. Ese edema puede ser más o menos objetivo y estar o no relacionado con la existencia de insuficiencia venosa. Existe una predisposición hormonal, lo cual hace que estos edemas se adviertan sobre todo en épocas de cambio. Esos cambios son más importantes en la menarquía y menopausia.

Por otro lado, no es infrecuente que las mujeres adviertan variaciones en ese edema o sensación de hinchazón asociados al ciclo ovárico.

En estas circunstancias, se define este problema como edema cíclico idiopático. Este edema cíclico, requiere un proceso diagnóstico especialmente cuando los problemas ocasionados son importantes (aumentos de peso, molestias en las piernas, etc…), con el fin de procurar un tratamiento.

Entrevista clínica en la que intenta determinar el perfil clínico de esa retención de liquidos o edema.

  • Semiología general: Estado físico. Sintomatología cardiovascular. Hábito intestinal..
  • Semiología del edema-retención hidrosalina: Asociación con fluctuaciones del peso. Localización del edema. Evolución de la retención hidrosalina, factores que influyen negativamente o positivamente (temperatura y humedad ambiental, ciclo hormonal, reposo).
  • Semiología de la diuresis. Cambios en la diuresis. Frecuencia miccional diurna/nocturna.
  • Semiología del estilo de vida: Tipo de trabajo. Dieta. Ejercicio físico.
  • Para una mejor atención a los pacientes y control de los síntomas, se realiza un seguimiento personalizado para valorar la eficacia de las medidas terapeúticas indicadas.
  • Exploración física completa con valoración de componentes hídricos y sólidos del organismo mediante bioimpedancia.
  • Estudio analítico sencillo que incluye valoración de función renal y excreción de agua/electrolitos por orina, sobrecarga cardiovascular y metabolismo proteico.
  • Valoración multidisciplinar de los departamentos de Cirugía Vascular, Endocrinología, Digestivo y Rehabilitación.

El tratamiento y manejo de los edemas se basa en:

  • Ordenamiento y establecimiento de pautas de vida adecuadas.
  • Tratamientos locales que mejoren el retorno venoso.
  • Tratamientos farmacológicos con monitorización y seguimiento. 

En todos los casos de formación de edemas, el tratamiento se debe dirigir a la enfermedad que los provoca.

Las medidas generales de tratamiento son:

  1. Reposo en cama con elevación de las extremidades
  2. Tomar dieta con poca sal que evite la acumulación de agua.
  3. Utilizar tratamiento diurético para eliminar el líquido retenido.
  4. Utilizar medias elásticas para ayudar a movilizar los edemas y aumentar el retorno venoso.

En ocasiones es necesario instaurar tratamiento específico como la extracción de líquido desde la cavidad peritoneal, aportar las proteínas que faltan, etc.

> Lea más consejos para prevenir y mejorar los edemas

Saber más sobre los edemas

Es un signo que aparece en muchas enfermedades y se manifiesta como una hinchazón de los tejidos blandos debida a la acumulación de líquido en el compartimento intersticial.

El edema surge si se produce un desequilibrio entre las fuerzas que regulan el paso del líquido de un compartimento a otro. Si el paso de agua es abundante del compartimento intravascular al intersticial, aparece el edema.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Hinchazón
  • Piel estirada o brillante
  • Fóveas
  • Sensación de pesadez

Las causas que favorecen el paso del líquido son:

  1. El aumento de presión dentro de los vasos: por ejemplo, en la trombosis y flebitis de las venas, en las varices y en la insuficiencia cardiaca.
  2. El descenso en la cantidad de proteínas o partículas osmóticas que tienden a retener agua en el compartimento intravascular. La disminución en los niveles de proteínas se debe a una mala alimentación, a una alteración en la formación de proteínas en el hígado, como en la cirrosis, o a la pérdida de proteínas por el riñón.
  3. La alteración en la permeabilidad de la pared de los vasos. Si se lesionan, por una inflamación, quemaduras, alergias o falta de oxígeno se favorece el paso de líquido.
  4. La obstrucción de los vasos linfáticos, que son los encargados de recoger el remanente de líquido que pasa al espacio intersticial por infecciones, inflamaciones, etc.
  5. La combinación de varios factores previos.

La acumulación de líquido es más evidente en las regiones del cuerpo donde abunda el tejido laxo como son los tobillos, los párpados y la zona sacra.

La piel sobre la zona hinchada puede estar estirada o brillante.
Si se presiona con el dedo deja una huella o fóvea que desaparece lentamente.
Los edemas pueden tener una distribución local (tobillo o pierna), regional (toda una extremidad) o generales. 
 
Los edemas inflamatorios, en contraste con los demás, son dolorosos, calientes y rojizos.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen banner segunda opinion 
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen banner La Clinica son las personas 

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen banner Investigacion en la Clínica 

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen historias de la Clínica