Eritema infeccioso

el 70% de los casos se dan entre los 5-15 años de edad

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento del eritema infeccioso en la Clínica

El diagnóstico del eritema infeccioso se realiza mediante la observación clínica del exantema, excluyendo otros procesos.

En laboratorio, no existen datos fidedignos de diagnóstico de este virus, aunque, como referencia se miden los niveles de anticuerpos en la sangre.

Otro método eficaz para el diagnóstico es el uso de métodos para detectar las partículas virales o el DNA del parvovirus B19.

El eritema infeccioso guarda una gran similitud con el sarampión, la rubéola, otras infecciones víricas y reacciones medicamentosas.

La artritis reumatoide juvenil y el lupus eritematoso, son las principales enfermedades a descartar en los niños más mayores.

No hay ningún tratamiento antiviral específico. En la mayor parte de los casos, no suele ser necesario administrar tratamiento alguno. Si la fiebre es alta o el niño se queja de dolor articular o edema doloroso, se puede administrar analgésicos y/o antiinflamatorios no esteroideos.

La IVIG (inmunoglobulina intravenosa) ha tenido éxito en tratamiento de los pacientes inmunodeprimidos o con SIDA, aunque, únicamente, para proporcionar una remisión transitoria de los episodios de anemia e insuficiencia medular asociadas. También se ha tratado con éxito, mediante transfusiones intrauterinas, la hidropesía fetal (edema generalizado en el feto).
 
Los niños con aplasia eritrocitaria (alteración en la producción de glóbulos rojos) inducida por el parvovirus B12, precisarán de transfusiones y medidas de soporte, hasta que el estado hemático se haya estabilizado. 
 
No se dispone de vacuna contra este virus.

¿Quiere saber más sobre el Departamento de Pediatría?

Participa, junto con otros departamentos de la Clínica, en diferentes unidades y áreas que tratan diversas patologías con un enfoque multidisciplinar.

Tras 1-3 semanas, el eritema cede espontáneamente sin descamación, aunque pueden producirse reagudizaciones provocadas por el estrés emocional, ejercicio físico y el calor".

Saber más sobre el eritema infeccioso

El eritema infeccioso se define por la aparición de un leve proceso exantemático (enrojecimiento macular difuso en la piel), muy frecuente en la edad pediátrica.

Se da en forma de brotes epidémicos durante el período escolar, afectando por igual a niños y niñas.

También se produce en la adolescencia y edad adulta, con menos frecuencia. 

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Enrojecimiento de mejillas
  • Exantema en tronco y extremidades
  • Dolor e inflamación articular
  • Malestar general

El eritema infeccioso es una enfermedad vírica producida por el Parvovirus B 19. La principal diana de este virus son las células eritropoyéticas (células sanguíneas precursoras de los glóbulos rojos), que pertenecen a la médula ósea humana. El virus destruye estas células cuando están en fase de división y así altera su síntesis. Por ello, disminuye la cantidad de células sanguíneas en plasma del individuo infectado.

1. Eritema (enrojecimiento cutáneo).

2. Dolor e inflamación articular: son muy frecuentes en adultos y adolescentes mayores, con una mayor frecuencia en las mujeres. Afecta principalmente a las grandes articulaciones (muñecas, manos, rodillas y tobillos). 

3. Crisis anémicas e inmunocitopénicas transitorias: caída brusca de los niveles de células sanguíneas e inmunológicas en plasma sanguíneo, con la consecuente anemia y tendencia a padecer graves infecciones por pérdida de defensas en el organismo. Se da en sujetos inmunodeprimidos ó con enfermedades hemolíticas crónicas.
 
4. Edema generalizado: en el feto.

En individuos con enfermedades hemolíticas crónicas, la infección puede producir una interrupción transitoria de la formación de glóbulos rojos y una caída brusca de la hemoglobina sérica, que a menudo obliga a practicar transfusiones.

En individuos con afectación del sistema inmune (leucemias tratados con quimioterapia, SIDA), existe un gran riesgo de tener una infección crónica, con notable disminución de células sanguíneas e inmunológicas por insuficiente producción en la médula ósea.
 
La infección fetal por este virus ha llegado a producir, en algunos casos, muerte intrauterina en el contexto de una primoinfección materna. El virus produce entonces un edema generalizado por todo el cuerpo del feto (hidrops fetal), produciéndose a continuación una intensa anemia que desemboca en una insuficiencia cardíaca. Sin embargo, en la mayoría de los casos, los embarazos terminan con partos a término, donde muy pocos de estos neonatos asintomáticos, pueden desarrollar infecciones crónicas postnatales por B19. Durante el embarazo, la infección se produce a partir de la sexta semana y por transmisión del virus a través de la placenta.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

PLAN RESPALDO TOTAL

Acceda a una cobertura ilimitada en una de las mejores clínicas del mundo desde $27

Imagen del acuerdo entre la Clínica y la aseguradora Salud SA de Ecuador

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra