Prótesis de cadera 

PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

Estas preguntas más frecuentes sobre la prótesis de cadera le ayudarán a conocer mejor su enfermedad y participar activamente en las decisiones sobre su propio cuidado.

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

La artrosis de cadera es más frecuente en personas de edad.

Si se produce en una persona joven, generalmente se debe a que la cadera afectada ha sufrido alguna enfermedad previa: luxación congénita, traumatismo o algún tipo de inflamación o infección.

La articulación de la cadera está formada por la unión entre los huesos de la pelvis y el fémur. En la porción del fémur que se junta con la pelvis, el fémur tiene la forma de una esfera que se denomina cabeza del fémur. Esta esfera del fémur encaja dentro de un hueco que existe en la pelvis, de tal forma que se forma un engranaje perfecto que permite el movimiento del fémur en muchas direcciones.

La cabeza del fémur y el hueco de la pelvis en el que se articula están recubiertos de cartílago, que facilita los movimientos entre los huesos y evita que rocen directamente hueso con hueso. Con los años y por el desgaste progresivo de estos cartílagos, se pierde su grosor y textura y pueden desaparecer. Se pierde así el correcto engranaje entre el fémur y la pelvis, y es lo que produce los síntomas de la artrosis de cadera.

La cadera es la articulación más importante de las extremidades inferiores.

El correcto funcionamiento de la cadera, junto con la rodilla, es el eje de la estructura corporal que soporta las cargas de las actividades de la vida diaria que requieren el movimiento de las piernas.

La artrosis de cadera es una enfermedad degenerativa de la articulación bastante frecuente. Esta enfermedad es crónica, dura toda la vida. Suele evolucionar muy lentamente en el transcurso de años.

El síntoma fundamental que produce la artrosis de cadera es el dolor, que se localiza fundamentalmente en la región de la ingle. A veces, el dolor se extiende, y el paciente también nota molestias en la cara anterior del muslo, que incluso llega hasta la rodilla, y también puede notar dolor en la nalga.

Los pacientes con artrosis de cadera pueden ver limitadas sus actividades cotidianas en un mayor grado que los pacientes en los que la artrosis afecta a otras articulaciones menos importantes.

La cirugía, en artrosis de cadera muy avanzada, demuestra buenos resultados. La artrosis de cadera es una enfermedad crónica, es decir, que dura toda la vida. Por lo general suele evolucionar muy lentamente, en el transcurso de años.

Los pacientes con artrosis de cadera pueden ver limitadas sus actividades cotidianas en un mayor grado que los pacientes en los que la artrosis afecta a otras articulaciones menos importantes.

Con la rehabilitación, que abarca una serie de ejercicios físicos, se pretende mantener al máximo la movilidad de la cadera y fortalecer los músculos que la mueven. En ocasiones, el uso de un bastón para caminar puede resultar muy beneficioso para el alivio del dolor en la articulación.

En casos de artrosis muy avanzada, se recurre a la cirugía para implantar una prótesis. Tras un programa de rehabilitación después de la intervención, los pacientes se recuperan y notan la desaparición de los síntomas, pudiendo caminar y realizar una vida prácticamente normal.

El diagnóstico se basa en el interrogatorio que el médico efectúa al paciente sobre el tipo de síntomas que padece y sus características, seguido de una exploración de la articulación de la cadera, con sus movimientos.

Mediante la exploración, el médico puede objetivar el grado de artrosis que existe. Para confirmar el diagnóstico es necesario efectuar una radiografía de la cadera.

En ella, se pueden ver los cambios típicos que produce la artrosis en la articulación, y se puede establecer un pronóstico sobre la gravedad de la misma, en función de que la cadera se encuentre más o menos desgastada.

En función del diagnóstico de cada paciente, en la Clínica se aplica el tratamiento más adecuado y se coloca, cuando así lo requiere la lesión, la prótesis más acorde a la edad y necesidades del paciente. 

Sustituir una cadera por una articulación artificial requiere cirugía mayor y anestesia raquídea o general.

Mediante una incisión de unos 10 centímetros en la parte lateral o posterior de la cadera, se extrae la cabeza dañada del fémur y se reemplaza por una prótesis de materiales artificiales.

Después se implanta una cúpula de plástico, metálica o cerámica en la cavidad esférica de la pelvis dañada. Posteriormente, en el extremo proximal del fémur se coloca una bola metálica o cerámica unida a un vástago que se inserta dentro del hueso.

Los materiales empleados permiten una movilidad similar a la previa de la articulación. Se fabrican con metales -acero inoxidable, aleaciones de cobalto, cromo y titano- y plástico, habitualmente polietileno, muy duradero y resistente al desgaste de la fricción.

Tradicionalmente el cemento fija los componentes protésicos al hueso. Hoy en día se utilizan más implantes no cementados, que se encajan directamente en el hueso. Esta técnica requiere gran precisión en su colocación y es especialmente útil en los pacientes jóvenes. 

En la Clínica Universidad de Navarra, el primer objetivo es ofrecer al paciente y a sus familiares el mejor trato médico y humano posible. Y con este objetivo en mente, se diseña toda la organización.

Por ello, el modelo de la Clínica Universidad de Navarra es diferente. A diferencia del resto de clínicas privadas en España, sus médicos y los más de 2.000 profesionales que trabajan en la Clínica están dedicados a tiempo completo y en exclusiva a su labor allí.

La primera ventaja de este modelo es que permite dedicar a cada caso clínico todo el tiempo y todos los recursos necesarios para una atención verdaderamente personalizada y de calidad. Los médicos están siempre disponibles para los pacientes, y ésta disponibilidad se traduce en una atención extremadamente ágil, rápida y cómoda para el paciente, quien puede recibir la atención médica de profesionales de distintas especialidades en una misma mañana, obteniendo un trato verdaderamente multidisciplinar en un plazo temporal muy ajustado.

Este esfuerzo queda reflejado en los resultados obtenidos, así como en la buena valoración que nuestros pacientes hacen de la Clínica, manifestando un nivel de satisfacción del 94%, 10 puntos por encima de la media de los hospitales españoles encuestados.

Más información sobre ésta y otras ventajas de la Clínica Universidad de Navarra

Nuestro servicio médico es valorado por su gran rapidez y eficacia en la citación, diagnóstico y acceso al tratamiento.

Al poseer todas las especialidades y sus profesionales con dedicación exclusiva, la Clínica se coordina y organiza de modo que el paciente pueda realizar sus consultas, tratamientos y pruebas en el menor tiempo posible, y el resultado de las pruebas diagnósticas se obtiene, generalmente en 48 horas.

De ser necesaria una intervención, la Clínica puede coordinarse para realizarla en el plazo de una semana, siempre dependiendo de las características y necesidades de cada paciente.

Para más información puede llamarnos al (+34) 948 255 400 o solicitar información completando este formulario.

La Clínica Universidad de Navarra le ofrece la posibilidad de realizar consultas de segunda opinión, bien presencialmente (solicitando una cita en el (+34) 948 255 400) o bien a través de la Consulta de Segunda Opinión no presencial.

La consulta de Segunda Opinión a distancia le permite realizar una consulta de segunda opinión médica a nuestros especialistas, sin necesidad de acudir a la Clínica.

Para ello, la Clínica le facilitará la recogida de sus documentos médicos y administrativos en su domicilio, o en el lugar que usted prefiera, y en un plazo máximo de 15 días recibirá la valoración de su caso.

Además, nuestros especialistas lo llamarán personalmente para responder a las preguntas que pudiera tener.

Si posteriormente desea continuar su asistencia médica en la Clínica, se le reembolsará el importe abonado por la Segunda Opinión en su primera factura.

La Clínica le ofrece la posibilidad de solicitar gratuitamente una valoración económica estimativa para su caso, a través del siguiente formulario online para solicitud de presupuesto, o llamando al (+34) 948 255 400.

Si lo prefiere, también podrá obtener un presupuesto más ajustado solicitando una cita para que nuestros expertos puedan valorar presencialmente su caso.

Si lo desea, puede solicitar más información sobre estos servicios rellenando el formulario de solicitud de información.

La Clínica Universidad de Navarra pone a disposición de sus pacientes la posibilidad de financiar su diagnóstico o tratamiento hasta en cuatro meses sin intereses. Dicha posibilidad está disponible para asistencias de hasta seis mil euros.

En caso de necesitar una financiación superior, podrá plantearlo durante su visita en la Unidad de Coordinación de la Clínica para evaluar su caso.

Asimismo, la Clínica mantiene conciertos con las principales compañías aseguradoras de España.

La compañía de seguros ACUNSA ofrece pólizas de hospitalización y consultas que aseguran la estancia y los tratamientos médicos y quirúrgicos en la Clínica Universidad de Navarra.

La Clínica también mantiene conciertos de asistencia médica con Aegon, Allianz, Asefa, AXA, Cigna, DKV, Generali, HNA, Mapfre Familiar y Previsora Bilbaína.

En función de cada acuerdo se puede acceder a las consultas de la Clínica con la tarjeta de asegurado; y a los tratamientos médicos y quirúrgicos e ingresos hospitalarios, con autorización previa de la compañía.

Dado que una determinada póliza de salud puede tener restricciones de acceso o servicios excluidos, aconsejamos una consulta previa a la compañía correspondiente sobre la cobertura concreta en la Clínica.

La Clínica recibe anualmente pacientes de más de 50 países distintos.

Dispone de un servicio especial de atención al paciente internacional, para facilitar y hacer más confortable su acceso a la Clínica.

Así, la Clínica pone a su disposición una persona de contacto que podrá ayudarle en todo lo que usted necesite para ser atendido por nuestros especialistas, tanto antes de su estancia (facilitando citas, dudas, viajes y alojamiento, etc.), como durante su estadía (acompañamiento, interlocución, coordinación optimizada de citas, etc.) y después de su estancia (envío de informes médicos, gestión de dudas y consultas, etc.).

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra