Diagnóstico por radiofármacos

Saber más sobre el diagnóstico con radiofármacos

El radiofármaco resulta de la unión de una molécula biológica normal (proteína, aminoácido...) con un isótopo, sustancia radioactiva que se origina en un aparato denominado ciclotrón. Esta sustancia permite que el tomógrafo detecte las radiaciones que emiten los átomos radiactivos y localice el tumor. 

Los radiofármacos en Medicina Nuclear se utilizan como compuestos de contraste que se inyecta al paciente, por vía intravenosa, permitiendo observar el interior del organismo de un modo no invasiva y obtener así la imagen molecular del organismo o de la patología determinada que se pretende estudiar.

Su principal uso es el diagnóstico y la investigación. Entre los que más se emplean se encuentran FDG (glucosa), Metionina, Colina o FDOPA.

Imagen preview del infográfico sobre Laboratorio PET-GMP de la Unidad de Radiofarmacia de la Clínica
Qué son y cómo se sintetizan los radiofármacos.
Descargar infográfico

Un radiofármaco es cualquier producto medicinal con fines clínicos que, cuando está listo para su empleo, contiene uno o más radionucleidos (isótopos radiactivos). En Medicina Nuclear, aproximadamente el 95% de los radiofármacos se usan con fines diagnósticos.

Los radiofármacos se administran al paciente sólo una vez en su vida o un par de veces a lo sumo. Estos productos contienen cantidades ínfimas de ingredientes activos, por lo que no muestran actividades farmacodinámicas ya que se utilizan en cantidades traza. Por lo tanto, no existe una relación dosis-respuesta, por lo que difieren significativamente del resto de los fármacos convencionales.

La actividad radiactiva de la dosis que se administra al paciente debe ser suficiente para realizar el estudio o el tratamiento que se pretende, pero no más. Cada radiofármaco tiene un rango de dosis recomendado para cada una de las indicaciones clínicas autorizadas.

La esterilidad es también un requisito indispensable en las preparaciones de administración parenteral, por lo que hay que controlarla. En la preparación y marcaje de radiofármacos se utilizan productos previamente esterilizados y se trabaja en condiciones asépticas.

Los radiofármacos se utilizan como compuesto de contraste que se inyecta al paciente y permite observar el interior del organismo, in vivo, de una manera no invasiva y obtener así la imagen molecular del organismo o de la enfermedad determinada que se pretende estudiar.

Al utilizar la tecnología PET, las moléculas o sustratos metabólicos que se utilizan en los estudios diagnósticos se marcan con isótopos emisores de positrones. Una vez marcado el radiofármaco, se inyecta al paciente antes de practicarle la prueba en el tomógrafo.

> Lea más sobre los usos de los radiofármacos

El radiofármaco se elabora en la sala de producción en un ambiente estéril

Una vez que se han recibido los materiales en el Laboratorio PET-GMP de la Clínica Universidad de Navarra, comienza la elaboración del radiofármaco. Esta fase del proceso se realiza en la sala de producción. Se trata de una zona del laboratorio en donde la pureza del aire es superior a la de la salida de recepción. Para conseguir el mayor grado posible de asepsia, el personal debe ataviarse con una vestimenta especial, en un ambiente totalmente estéril.
 
El radiofármaco se prepara a partir de dos componentes: una fracción radiactiva y otro compuesto que actúa como reactivo al que se le une la parte radiactiva para constituir el radiofármaco final.
 
La producción del isótopo radiactivo se elabora en un equipo externo a las instalaciones del laboratorio denominado ciclotrón.
 
Una vez elaborado se traslada desde el ciclotrón hasta el laboratorio, a través de unos tubos subterráneos. Los tubos finalizan en las celdas de síntesis que están blindadas, lo que garantiza que no exista riesgo de irradiación. En esta zona comienzan a producirse las reacciones químicas entre el material radiactivo y el reactivo, necesarias para obtener el radiofármaco.
 
Finalizada la elaboración, el producto se purifica y se extrae del módulo de síntesis en un vial de monodosis, calculado para el uso individual en un paciente concreto.

Los radiofármacos se usan como compuesto de contraste que se inyecta al paciente. Permite observar el interior del organismo de un modo no invasivo".

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra