Bulimia nerviosa

entre los
16-25 años
es la edad de aparición más frecuente

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento de la bulimia nerviosa en la Clínica

La bulimia nerviosa es un trastorno de la alimentación que se caracteriza por episodios repetidos de ingesta excesiva de alimentos en un periodo corto de tiempo. Esto se une a una preocupación excesiva por el control del peso corporal, lo cual le puede llevar a utilizar métodos para controlar el aumento de peso.

La persona que padece bulimia se ve gorda, tiene una idea distorsionada de su propio cuerpo, aunque presenta un peso normal y presenta sentimientos permanentes de insatisfacción corporal, miedo a engordar, no es capaz de controlar sus impulsos con la comida y no puede resistir el deseo de realizar un atracón.

Se contemplan dos abordajes terapéuticos: el farmacológico y el psicoterapéutico. 

La terapia cognitivo-conductual ha dado muy buenos resultados. Es muy importante que los padres acudan al médico porque los pacientes muchas veces niegan los síntomas y tratan de ocultar la gravedad del problema.

¿Quiere saber más sobre la Unidad de Psiquiatría Infantil

Ofrecemos tratamiento continuado a través un equipo coordinado de especialistas, con el fin de prevenir recaídas y complicaciones.

En general, los pacientes son dados de alta tras varios años de tratamiento, se retira la medicación y se normaliza el estilo de vida".

El diagnóstico es clínico. Deben descartarse en la bulimia causas médicas de pérdida de control con la comida y de vómitos.

  • Entrevista diagnóstica.
  • Descarte de enfermedad orgánica mediante: resonancia magnética, analíticas generales y específicas y valoración por otros especialistas (endocrinólogos).
  • Pruebas de psicodiagnóstico.
  • Realización del diagnóstico siguiendo los criterios de la CIE-10 y de la DSM-IV-TR.

Los objetivos del tratamiento de la bulimia nerviosa son:

  • La desaparición de los atracones y de las conductas purgativas.
  • El desarrollo de unas patutas de alimentación normalizadas.
  • La modificación de las actitudes e ideas disfuncionales respecto al peso y la imagen corporal.
  • La desaparición de la sintomatología asociada (principalmente ansiedad y depresión).
  • Aprendizaje de pautas para crear y mantener relaciones sociales estables.
  • Prevención de recaídas. 

En un equipo con distintos especialistas, que generalmente lidera un psiquiatra o psiquiatra infantil, se debe hacer un plan de recuperación del peso y reeducación dietética y nutricional.

Se hace un seguimiento muy cercano para que la recuperación del peso sea gradual, con controles frecuentes.

Se estudian y mejoran problemas en la dieta que afecten al paciente, así como factores que influyen en los atracones y los vómitos (ansiedad por el colegio, problemas con los padres o amigos).

Además de la mejoría física del peso, la dieta y hábitos alimentarios, se hace un tratamiento psiquiátrico, que combina psicoeducación, psicoterapia individual, psicoterapia de grupo y terapia de familia.

Se puede ayudar con medicación como antidepresivos, que mejoran los atracones, vómitos, ánimo deprimido y tratan otros problemas asociados.

Saber más sobre la bulimia nerviosa

La aparición de la bulimia nerviosa está relacionada con un conjunto de factores biológicos (mujer adolescente, pubertad, hermanos enfermos...), individuales (baja autoestima, perfeccionismo, trastornos afectivos, obesidad previa...), y familiares (historia famiiliar de trastornos de conducta alimentaria, trastornos afectivos, abuso de alcohol) que interrelacionan.

La persona con bulimia manifiesta ansiedad muy elevada antes del atracón, placer justo antes del atracón pero tras él, surgen sentimientos de culpa y vergüenza, lo cual les lleva a mantenerlo en secreto.

La persona con bulimia es consciente de que su manera de comer no es normal.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Distorsión de la imagen corporal
  • Malnutrición
  • Alteraciones digestivas
  • Alteraciones bioquímicas en sangre
  • Falta de calcio

La causa de esta enfermedad es multifactorial y la sintomatología clínica representa el final de la interacción de tres tipos de factores:

  • Factores predisponentes: individuales, familiares y culturales.
  • Factores precipitantes: situaciones de crisis, como pérdidas afectivas o inicio de dieta estricta por insatisfacción personal o corporal.
  • Factores perpetuantes: clínica de desnutrición y clínica afectiva asociada (ansiedad, depresión...).
  • Se cree que puede haber un problema en la regulación de la serotonina, ya que los antidepresivos inhibidores de recaptación de serotonina (ISRS) mejoran los niveles de este neurotransmisor y son útiles en el tratamiento de la bulimia.

Los síntomas que indican que una persona puede presentar bulimia son los atracones y la ingesta desmesurada de alimentos en poco tiempo.

Pérdida de control sobre la comida, lo cual a su vez genera mucha ansiedad.

El paciente puede utilizar mecanismos compensatorios para controlar el aumento de peso (uso de diuréticos, laxantes, ejercicio excesivo, dieta hipocalórica, periodos de ayuno, etc.).

Además de los síntomas psicológicos que puede presentar (ansiedad, depresión, baja autoestima...), se pueden dar síntomas físicos como cefaleas, problemas dental

es, cara hinchada, pérdida de cabello, irregularidad en la menstruación, deshidratación, arritmias, etc.

Hay una serie de complicaciones médicas y riesgos físicos por desnutrición severa, como alteraciones digestivas (por atracones, vómitos, uso de laxantes), problemas de corazón (por malnutrición), alteraciones bioquímicas en la sangre (potasio o sodio bajos), cambios endocrinos u hormonales y falta de calcio en el hueso.

Las pacientes con bulimia tienen con frecuencia depresión, ansiedad y problemas de adicción o trastornos del control de impulsos (compras compulsivas, cleptomanía -robar cosas que no se necesitan-, automutilación y promiscuidad).

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra