Anorexia nerviosa

hasta el 60%
de los pacientes se recuperan en 10 años con tratamiento

Llámenos

948 255 400

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento de la anorexia nerviosa en la Clínica

La anorexia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza por una restricción de la ingesta alimentaria, lo que da lugar a una considerable pérdida de peso que se mantiene por debajo del mínimo esperable para la edad, sexo o el desarrollo evolutivo de cada paciente, hasta llegar en ocasiones a un estado de grave desnutrición.

Esta pérdida de peso está originada por la propia paciente, a través de una disminución de la ingesta de alimentos que se acompaña frecuentemente de conductas encaminadas a perder peso: autoprovocación del vómito, uso o abuso de laxantes y diuréticos o la práctica de ejercicio físico intenso.

La mayoría de las veces se tratan en consultas externas, aunque en algunos casos más graves es necesaria la hospitalización para realimentación o estabilización de problemas médicos (desnutrición, deshidratación).

La participación de la familia es fundamental como apoyo en el proceso de curación.

¿Quiere saber más sobre el Departamento de Psiquiatría?

La Unidad de Psiquiatría Infantil y Adolescente ofrece tratamiento continuado a través un equipo coordinado de especialistas (pediatra, psiquiatra, psicólogo, psiquiatra infantil, endocrinólogo, dietista), con el fin de prevenir recaídas y complicaciones.

Es muy importante que los padres acudan al médico, porque los pacientes muchas veces niegan los síntomas y tratan de ocultar la gravedad del problema".

 Para el establecimiento del diagnóstico, se realiza:

  • Entrevista diagnóstica.
  • Descarte de enfermedad orgánica mediante resonancia magnética, analíticas generales y específicas y valoración por otros especialistas (endocrinólogos).
  • Pruebas de psicodiagnóstico.

El tratamiento se lleva a cabo por un equipo con distintos especialistas que generalmente lidera un psiquiatra o psiquiatra infantil. Se debe hacer:

  1. Un plan de recuperación del peso y reeducación dietética y nutricional.
  2. Un seguimiento muy cercano para que la recuperación del peso sea gradual, con controles frecuentes.
  3. Un estudio y tratamiento de los problemas en la dieta que afecten al paciente, así como de los factores que influyen en los vómitos (ansiedad por el colegio, problemas con los padres o amigos).
  4. Un tratamiento psiquiátrico donde se combina psicoeducación, psicoterapia individual, psicoterapia de grupo y terapia de familia. 
  5. Tratamiento farmacológico con antidepresivos y otros psicofármacos que mejoran los síntomas de ansiedad, tristeza e impulsividad subyacentes a las conductas de vómitos y tratan otros problemas asociados a la anorexia.

El tratamiento a llevar a cabo debe ser acorde a la situación clínica de la paciente, coordinando siempre la intervención de los distintos especialistas implicados en el tratamiento. La participación de la familia es fundamental como apoyo en el proeso de curación.

La anorexia es una enfermedad grave con riesgo de muerte de hasta el 6% en 10 años (por complicaciones de la malnutrición y por suicidio), especialmente si no se trata. Sin embargo, con tratamiento, hasta el 60% de los pacientes con anorexia y el 50% de los que tienen bulimia se recuperan en 10 años.

Es una enfermedad crónica en muchos casos y hasta el 20% de los pacientes con anorexia y el 15 % de las que tienen bulimia siguen teniendo problemas a los 5-10 años de hacer el diagnóstico.

El tratamiento debe ser temprano y correcto para evitar complicaciones y reducir la cronicidad. La mayoría de los casos vistos en consulta se dan de alta tras varios años de tratamiento y se retira totalmente la medicación. Los pacientes pueden hacer vida normal, a pesar de que continúan siendo delgados, pero una delgadez sana.

Saber más sobre la anorexia nerviosa 

La anorexia es unas 10 veces más frecuente en mujeres que en varones (90 de cada 100 pacientes con trastorno de conducta alimentaria son mujeres), y más de la mitad de los casos empiezan antes de los 20 años.

La anorexia afecta a casi el 1% de las chicas jóvenes y al 3 por 1.000 de las mujeres.

Hay poblaciones de mayor riesgo, como familiares de pacientes con trastornos de conducta alimentaria, depresión o ansiedad y profesiones donde se requiere un peso bajo, dieta restrictiva, o una forma corporal determinada (gimnastas, bailarinas de ballet, etc.).

Son enfermos que por regla general no piden inicialmente ayuda de forma voluntaria, sino que llegan a la consulta del profesional a través de padres o profesores, cuando el proceso ya está instaurado.

Esta enfermedad puede provocar otras complicaciones médicas importantes por desnutrición severa. Asimismo, suele ir asociada a otros problemas psiquiátricos.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Distorsión de la imagen corporal
  • Malnutrición
  • Alteraciones digestivas
  • Falta de calcio
  • Alteraciones bioquímicas en sangre
Qué es la anorexia y sus tratamientos.

Se postula que la causa de esta enfermedad es multifactorial y la sintomatología clínica representa el final de la interacción de tres tipos de factores:

  • Factores predisponentes: individuales, familiares y culturales.
  • Factores precipitantes: situaciones de crisis, como pérdidas afectivas o inicio de dieta estricta por insatisfacción personal o corporal.
  • Factores perpetuantes: clínica de desnutrición y clínica afectiva asociada (ansiedad, depresión...).

A partir de estos factores, una dieta de adelgazamiento restrictiva puede desencadenar el problema. También hay factores genéticos, ya que los familiares de primer grado (padres, hijos, hermanos) de un paciente con anorexia tienen un riesgo 6-10 veces mayor de desarrollar un trastorno de la conducta alimentaria. Además, una historia de depresión en un familiar aumenta el riesgo de padecer anorexia.

Los síntomas principales de la anorexia nerviosa son:

  • Miedo intenso a ganar peso.
  • Distorsión de la imagen corporal o verse gorda a pesar de estar muy delgada.
  • Reducción del peso por debajo de lo normal hasta llegar a malnutrición.
  • Como consecuencia del adelgazamiento extremo aparecen algunos signos físicos como piel seca y rugosa, caída del cabello, pérdida de la menstruación durante al menos 3 ciclos consecutivos.
  • Síntomas psicopatológicos como estados de tristeza, angustia, irritabilidad o asilamiento social.
  • La personalidad de estas pacientes suele ser de perfeccionismo y de autoexigencia en sus vidas, que se acompaña de una baja autoestima.

Además existen los llamados trastornos de la conducta alimentaria no especificados, que son formas incompletas que no cumplen todos los criterios clínicos pero que causan problemas.

En estos casos, no se debe esperar a que el peso baje mucho ni a que se pierda la regla para iniciar el tratamiento.

Existen una serie de complicaciones médicas y riesgos físicos por desnutrición severa como alteraciones digestivas (por atracones, vómitos, uso de laxantes), problemas de corazón (por malnutrición), alteraciones bioquímicas en la sangre (potasio o sodio bajos), cambios endocrinos u hormonales y falta de calcio en los huesos.

En este sentido, se ha demostrado la mayor frecuencia de descalcificación del hueso y osteoporosis en chicas con anorexia. Esta osteoporosis hace que chicas adolescentes tengan los huesos descalcificados al mismo nivel que una mujer de 50 a 60 años.

Además hay otros problemas psiquiátricos que con frecuencia se asocian a los trastornos de conducta alimentaria. La anorexia se asocia a depresión, distimia, y trastorno obsesivo-compulsivo.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen banner segunda opinion 
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen banner La Clinica son las personas 

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen banner Investigacion en la Clínica 

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen historias de la Clínica