Alergia al pescado

representa el
12-14%
de la causa de alergia alimentaria en adultos

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento de la alergia al pescado en la Clínica

La alergia al pescado es una alergia alimentaria frecuente que representa el 10% de las causas de alergia alimentaria que se atienden en las consultas de Alergología en España.

El diagnóstico es sencillo y se basa en pruebas cutáneas y detección, mediante un análisis de sangre, de la Ig E específica existente frente a las proteínas del pescado.

El Departamento de Alergología de la Clínica cuenta con una amplia experiencia en el tratamiento de las desensibilizaciones alimentarias (por ej. frente al huevo o a la leche) y realiza el tratamiento de desensibilización al pescado para que estos pacientes puedan volver a ingerir este alimento.

Este tratamiento debe realizarse por un equipo de profesionales con experiencia en las desensibilizaciones alimentarias ya que no está exento de riesgos y debe realizarse bajo una amplia supervisión. Se administran al paciente dosis muy bajas del alimento y poco a poco se van incrementando, hasta conseguir tolerar sin problemas una ración completa.

Esto se complementa con educación al paciente y su familia para enseñarles a evitar el contacto con este alimento y aprender a actuar frente a reacción alérgicas graves.

Conozca en qué consiste el tratamiento de desensibilización al pescado

¿Quiere saber más sobre el Departamento de Alergología?

El Departamento de Alergología de la Clínica cuenta con una gran experiencia en la desensibilización frente a distintos alimentos como el huevo, la leche y ahora también, el pescado.

El diagnóstico se realiza mediante un test cutáneo (prick test) muy sencillo: se aplica sobre la piel del brazo gotas que contienen una cantidad conocida del alergeno causante de la alergia al pescado al que se puede ser sensible. El fundamento de esta técnica es reproducir en la piel la reacción que presentamos en otras partes del organismo.

Además, es posible realizar análisis de sangre, con lo que de una forma más precisa podemos cuantificar y demostrar la presencia de Ig E específica frente a estas proteínas.

A veces, hay que realizar una prueba de provocación, que consiste en observar bajo control médico la reacción que se produce tras la ingesta del alimento.

Además de las pruebas cutáneas habituales, podemos medir la IgE por microarray, lo que nos da información valiosa sobre los alérgenos que reconoce el paciente.

La primera medida y más eficaz es evitar el contacto con el alérgeno.

Como en el caso de la alergia al pescado, incluso la inhalación del vapor de la cocción del pescado puede desencadenar los síntomas, esto hace que resulte muy difícil la evitación con este alimento.

El tratamiento de desensibilización consiste en administrar inicialmente dosis muy bajas y poco a poco ir aaumentando la dosis, de manera progresiva y muy lentamente, hasta conseguir que se tolere una ración completa de pescado.

Este tratamiento precisa que en todo momento, el personal sanitario controle de manera muy cercana este proceso para evitar reacciones alérgicas importantes.

Saber más sobre la alergia al pescado

La alergia al pescado es la tercera causa de alergia después de la leche y el huevo. Es una alergia independiente de la alergia al marisco y la presencia simultánea de ambas alergias no es muy frecuente.

Una gran variedad de pescados pueden provocar esta alergia. Incluso la inhalación del vapor de cocción del pescado pueder provocar la aparición de los síntomas, lo que hace que la calidad de vida de estos pacientes se vea muy afectada.

El pescado se puede encontrar formando parte de muchos alimentos y otro tipo de productos (por ej. medicamentos, bebidas, gelatinas, harinas de pescado, etc.). Por esto es muy importante leer cuidadosamente la composición de los alimentos y productos que se consumen.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Picor en boca y paladar
  • Ronchas y habones por la piel
  • Vómitos y/o diarrea
  • Dificultad respiratoria
  • Crisis de asma

Son muchos los factores que pueden provocar la respuesta inmunitaria anómala frente al pescado.

El contacto previo con el pescado, a través de la madre durante el embarazo o la lactancia materna o la exposición a vapores durante la cocción y por supuesto, la ingestión desencadena la producción excesiva de Ig E, causando los síntomas.

En España, los pescados como la merluza, gallo, sardina, bacalao o pescadilla son los que más reacciones suelen dar.

El alergeno principal del pescado es una proteína llamada parvalbúmina que se encuentra e las células musculares del pescado. Son proteínas termoestables, esto quiere decir que son resistentes al calor y no se destruyen al cocinar el pescado.

La primera manifestación clínica de la alergia al pescado puede aparecer a cualquier edad pero es cierto que es más frecuente en los dos primeros años de vida, normalmente coincidiendo con la introducción del pescado en la dieta del niño.

Los síntomas son similares al resto de alergias alimentarias. Suelen aparecer de manera inmediata tras la ingestión, contacto o inhalación de los vapores de la cocción del pescado.

Suelen comenzar con picor en la zona de boca y farínge, habones en la piel con un picor intenso (urticaria) y en los casos más graves, angioedema. Son frecuentes también los síntomas respiratorios, como rinitis, conjuntivitis y crisis de asma.

Pueden aparecer de manera más tardía vómitos, dolor abdominal, naúseas, vómitos y diarrea.

En los casos más graves se puede desarrollar un shock anafiláctico, viéndose comprometida la vida del paciente.

En niños pequeños, la alergia al pescado puede desaparecer pero en general, es frecuente que persista y suele durar más que la alergia a la leche o al huevo.

Cuando la alergia al pescado comienza en la edad adulta es mucho más difícil que desaparezca y puede durar ya toda la vida.

Si el tratamiento de desensilización alimentaria es eficaz, estos pacientes pueden volver a comer el pescado que les causaba la alergia, incluso otros tipos de pescado y pueden inhalar sin problemas el vapor de cocción. Esto hace que su calidad de vida mejore de manera notable.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra