Alergia a fármacos

entre el
25-30%
de las alergias se deben a fármacos

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento de la alergia a fármacos en la Clínica

El principal problema del estudio de la alergia a un medicamento estriba en la falta de técnicas diagnósticas fiables.

La única prueba definitiva para descartar alergia al fármaco es la prueba de provocación o tolerancia, que consiste en administrar el fármaco a la dosis habitual y comprobar la buena tolerancia por parte del paciente.

La técnica del test de activación de basófilos permite investigar en el laboratorio la alergia a una gran cantidad de medicamentos (al menos todos aquellos que están disponibles en un vial para su administración parenteral).

La gran ventaja que ofrece consiste en la posibilidad de detectar in vitro alergias prácticamente a cualquier medicamento, lo que lo convierte en un buen complemento a las pruebas cutáneas.

Además, constituye una herramienta muy útil a la hora de decidir cuándo realizar un test de tolerancia a un fármaco.

¿Quiere saber más sobre el Departamento de Alergología?

Disponemos de las instalaciones adecuadas en donde el paciente permanece controlado, lo que ayudará a disminuir la ansiedad que este tipo de pruebas provoca en la mayoría de los pacientes.

La Clínica ha desarrollado la técnica del test de activación de basófilos para analizar en laboratorio posibles alergias a fármacos y así valorar correctamente la conveniencia de realizar pruebas de tolerancia".

El objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas y prevenir una reacción grave.

El tratamiento farmacológico puede abarcar antihistamínicos, broncodilatadores y corticosteroides aplicados en la piel o administrados por vía oral o intravenosa.

Se debe evitar el fármaco desencadenante y otros medicamentos similares.

Si resulta imprescindible un medicamento al que una persona es alérgica se puede realizar una desensibilización o inducción de tolerancia.

Saber más sobre la alergia a fármacos

La sospecha de alergia a medicamentos es una de las consultas más frecuentes a un especialista en Alergología.

Los medicamentos son capaces de provocar reacciones adversas de todo tipo, no solo alérgicas. Además, con frecuencia se achaca al fármaco la causa de síntomas muy diversos, que pueden confundirse con una reacción alérgica, pero que están provocados por una causa coincidente.

Las reacciones alérgicas a los medicamentos son reacciones impredecibles de distinta gravedad, algunas de riesgo vital. Cualquier medicamento puede ocasionar reacciones alérgicas.

Entre los medicamentos que con mayor frecuencia causan reacciones alérgicas se encuentran los antibióticos, la aspirina y otros fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), los contrastes yodados para radiología, los anticonvulsivantes, ciertos antihipertensivos, colirios y hormonas, e incluso, de forma excepcional, los corticoides.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Urticaria 
  • Hinchazón de partes blandas
  • Sarpullido
  • Picor en la piel o en los ojos
La sospecha de alergia a medicamentos es una de las consultas más frecuentes en Alergología.

Una verdadera alergia farmacológica está causada por una serie de procesos químicos en el cuerpo que producen la reacción alérgica a un medicamento.

La primera vez que se toma un medicamento no se tiene problemas, sin embargo, el sistema inmunitario del cuerpo produce una sustancia (anticuerpo), llamada IgE, contra ese fármaco. La siguiente vez que se tome el fármaco, la IgE le ordenará a los glóbulos blancos que produzcan una sustancia llamada histamina, que causa los síntomas de la alergia.

Una alergia farmacológica también puede ocurrir sin que el cuerpo produzca IgE. En vez de esto, podría producir otros tipos de anticuerpos o tener otras reacciones que no producen anticuerpos.

Las manifestaciones clínicas que producen son variadas pero casi siempre se trata de erupciones en la piel, siendo las más frecuentes la urticaria (habones o ronchas) y el angioedema (hinchazón de partes blandas) en reacciones inmediatas, o el exantema (sarpullido) en reacciones retardadas.

Puede tratarse de reacciones con compromiso de la vida (anafilaxia) o reacciones cutáneas graves (síndromes de escaldadura y otros).

Lo normal es que los síntomas o las lesiones en la piel desaparecen pocas horas después de la retirada del medicamento, aunque, dependiendo del tipo de reacción, también puede darse el caso de que persistan días o semanas.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra