Tema destacado

Infección de prótesis de cadera 

La tasa de infecciones en España en prótesis articulares es del 3%.

22 DE OCTUBRE de 2013

Las prótesis articulares (rodilla, cadera, hombro...) han supuesto un gran avance sanitario que ha mejorado enormemente la calidad de vida de nuestros pacientes. En España, se colocan cerca de 30.000 prótesis de rodilla y cadera, y la tendencia es creciente. 

departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología área de Enfermedades Infecciosas
El rey don Juan Carlos fue sometido a una intervención en su cadera izquierda el pasado 24 de septiembre con motivo de una infección.
   
El aumento en la colocación de estos dispositivos ha repercutido también en el crecimiento de las infecciones asociadas, constituyéndose en el problema de salud más importante relacionado con la implantación de estas prótesis. En concreto, en España, la tasa de infecciones vinculadas a estos dispositivos se sitúa en torno a un 3%. Se trata de un índice considerable, ya que, en términos absolutos, se traduce en unas 900 infecciones asociadas a prótesis al año en nuestro país.
 
La infección asociada a prótesis articular (IPA) es la complicación más severa, ya que en muchas ocasiones requiere de tratamientos largos y complejos, y además presenta una elevada morbilidad asociada (retirada del implante, pérdida de función, amputaciones). La obtención de un diagnóstico certero de estas infecciones se ha convertido en una cuestión importante de salud. 
 
En esta línea, el doctor José Luis del Pozo, infectólogo de la Clínica Universidad de Navarra, publicó un artículo junto a la doctora Robin Patel de la Clínica Mayo (Rochester, Estados Unidos) en la segunda revista médica especializada de mayor impacto en el mundo The New England Journal of Medicine. “Existe un tipo de infecciones asociadas a prótesis articulares que resultan fáciles de diagnosticar. Son aquellas infecciones agudas caracterizadas por dolor en la articulación, apertura de la herida quirúrgica y/o presencia de fístulas que comunican la prótesis con la superficie cutánea”, indica el doctor Del Pozo. 
 

Factores para el diagnóstico

Los criterios que definen la existencia de una infección asociada a una prótesis articular son la inflamación aguda, detectada en el estudio histopatólogico (de células y tejidos enfermos a través del microscopio) de una muestra de tejido próximo a la prótesis. Además, la presencia de una fístula que comunique la piel con la prótesis, o la aparición de contenido purulento dentro del espacio articular, confirmarían el diagnóstico. Del mismo modo, es criterio diagnóstico de infección asociada si se aísla la misma bacteria en el cultivo de varias muestras diferentes de tejido próximo a la prótesis articular.
 

Infección tardía crónica

Los microorganismos que causan este tipo de infecciones suelen formar parte de la flora cutánea. Existen diversas clasificaciones en función del tiempo de aparición y el contexto clínico. Las más importantes son: las infecciones postoperatorias tempranas (35%) y la infección tardía crónica (50%), aquella que debuta al menos un mes después de la cirugía, y que es la que presenta don Juan Carlos. Esta última se caracteriza por una clínica larvada, habitualmente en forma de dolor articular mecánico o inflamatorio aislado, sin otros signos sugestivos de infección. Estas infecciones están cansadas por patógenos poco virulentos.
 

Tratamiento personalizado

El abordaje de la IPA debe ser multidisciplinar. Así, cuestiones referidas a la terapia antimicrobiana carecen de respuesta definitiva, de ahí la importancia de la individualización del tratamiento para erradicar el microorganismo sin perjudicar la funcionalidad de la prótesis y la calidad de vida del paciente. 

Las operaciones de cadera del rey Juan Carlos

Después del pasado verano, Casa Real anunció que el rey se iba a someter a una nueva intervención de cadera, la cuarta en año y medio, como consecuencia de una infección en la prótesis que se le había colocado diez meses antes en su cadera izquierda. 
 
Unos fuertes dolores, que no remitían con tratamiento, habían limitado de manera considerable su movilidad. Por este motivo, y tras la confirmación del diagnóstico por parte de los especialistas, su equipo médico decidió que la mejor opción era sustituir la prótesis infectada por una prótesis provisional y, posteriormente, tras un periodo de rehabilitación y medicación, sustituirla por la prótesis definitiva.
 
Con esta, ya son cuatro las intervenciones de cadera que se le han realizado al monarca:
  • 14 de abril de 2012: fue intervenido de una fractura de su cadera derecha provocada por una caída durante un viaje privado a Botsuana. En esta intervención, se le implantó una prótesis de cadera, ya que la artrosis que padece el monarca había afectado a esta articulación.
  • 26 de abril de 2012: apenas 12 días más tarde, fue operado por una luxación en la cadera recién operada, provocada por «un mal movimiento».
  • 23 de noviembre de 2012: se le implantó una prótesis en su cadera izquierda.
  • 24 de septiembre de 2013: tras diagnosticar una infección, se sustituyó la prótesis infectada por una provisional.

dar elpaso

En España se implantan anualmente alrededor de 40.000 prótesis articulares, la mayoría de rodilla y cadera. Los nuevos implantes y el envejecimiento progresivo de la población han propiciado un incremento exponencial en el número de pacientes intervenidos.

La movilización del implante y la infección son sus principales complicaciones. Un número elevado de los pacientes infectados pierden su artroplastia y tienen que ser sometidos a múltiples intervenciones y a tratamiento con antibióticos de forma prolongada. Las tasas de infección están alrededor del 1,5% en las prótesis de cadera y el 2,5% en las de rodilla, mientras que en las artroplastias de revisión duplican estas cifras, alcanzando el 3,2% en las prótesis de cadera y el 5,6% en las de rodilla.

La infección comporta una gran morbilidad y también una mortalidad entre el 2 y el 7% en pacientes mayores de 80 años. El gasto adicional de una prótesis infectada se ha cuantificado en más de 60.000 euros, casi 10 veces el coste de una prótesis primaria.

Se ha asociado una mayor incidencia de infecciones con la artritis reumatoide, las úlceras cutáneas, las intervenciones quirúrgicas previas, las infecciones concomitantes de las vías urinarias, el uso de corticoesteroides, entre otras. La obesidad es otro factor importante.

Los microorganismos causantes más frecuentes son el staphylococcus aureus, staphylococcus epidermidis y el estreptococo. En la gran mayoría de infecciones protésicas se requiere un tratamiento combinado médico y quirúrgico con limpieza de tejidos y desbridamiento con retirada de prótesis y antibioticoterapia hasta conseguir erradicar cualquier signo de infección.

La infección crónica tardía se presenta a partir del segundo mes tras la cirugía, con predominio de la clínica ortopédica sobre los síntomas de infección y, a menudo, con aflojamiento protésico. Pueden manifestarse meses o años después de la intervención.

La colocación de una prótesis de cadera es una intervención importante, pero hoy en día se realiza de forma rutinaria y con gran garantía en cuanto a sus resultados".

tal vezLE INTERESE

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con la mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de un PET, tecnología de vanguardia en la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS PACIENTES HABLAN POR NOSOTROS

Conozca las historias de nuestros pacientes. Historias de lucha, esperanza y superación, son historias de la Clínica.

Josué, una de las historias de la Clínica Universidad de Navarra

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra