TIPOS DE anestesia

4 años de formación específica reciben los anestesiólogos

Llámenos

948 255 400

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Tipos de anestesia

La finalidad de la anestesia es conseguir que una operación o una exploración médica, generalmente dolorosa, se pueda realizar al paciente con la máxima seguridad y en las mejores condiciones de confort y bienestar.

El anestesista le orientará sobre las posibilidades y sobre la técnica que mejor se adapta a sus condiciones.

En ocasiones, se puede elegir entre varias opciones (por ejemplo, una hernia inguinal se puede operar bajo anestesia local, espinal o general).

En otras ocasiones, sólo es posible la anestesia general. A menudo se asocian varias técnicas, especialmente para el control del dolor postoperatorio (por ejemplo, anestesia general y epidural en operaciones de cirugía torácica).

+34 948 255 400

Nuestro principal objetivo es ofrecer la mejor atención asistencial al paciente, tanto en el área de críticos, como en su lucha contra distintos tipos de dolor".

Será trasladado a la unidad de recuperación postanestésica, donde permanecerá en observación un periodo de tiempo variable que dependerá de varios factores, como el tipo de cirugía, el tipo de anestesia y sus circunstancias personales.

Después, ingresará en la planta de hospitalización o será dado de alta a su domicilio en el caso de la cirugía ambulatoria. Hay ocasiones en las cuales se necesita un control más estrecho del postoperatorio. Esto se realiza en la Unidades de Cuidados Intensivos o de Reanimación, donde se puede vigilar al paciente de forma más completa.

La anestesia es una de las ramas de la medicina que ha avanzado más en los últimos años. Actualmente, la anestesia es muy segura. Eso no quiere decir que sea fácil de realizar.

En, aproximadamente, 1 de cada 100 pacientes aparecen problemas que habrían tenido consecuencias adversas graves de no haber sido por la presencia de un médico especialista en Anestesiología. Esto da una idea aproximada de la dificultad que entraña la anestesia y de la seguridad que proporciona un anestesiólogo encargado de velar por su bienestar. A pesar de la gran seguridad de la anestesia actual, tampoco hay que pensar que no tiene riesgos.

Aunque la mortalidad atribuible exclusivamente a la anestesia (excluyendo la debida a la cirugía) es muy baja, de 1 muerte por cada 10.000 anestesias, hay un riesgo de lesiones neurológicas, cardiacas, respiratoria o de otros órganos, transitorias o permanentes.

El riesgo anestésico se ve aumentado con otros factores, como el tipo de cirugía, su edad, la presencia de enfermedades asociadas (diabetes, hipertensión...), obesidad, malos hábitos (tabaco, alcohol...), medicamentos que toma o de complicaciones que puedan surgir imprevistas durante la operación.

Recuerde, que si lo desea, puede consultar a su anestesiólogo todas aquellas preguntas o aclaraciones que necesite. Él es la persona más capacitada para resolver sus dudas y lo hará tomando en consideración sus circunstancias personales.

Anestesia local y anestesia general

La anestesia local puede ser anestesia tópica, que se consigue echando gotas de anestésico (por ejemplo, en Oftalmología) o pomadas en la piel (por ejemplo, para poder pinchar a niños pequeños), anestesia local por infiltración en la zona donde se opera (por ejemplo, para extirpar una verruga), anestesia troncular, anestesiando los nervios que se encargan de mantener la sensibilidad de determinada zona del cuerpo (por ejemplo, en cirugía de la mano) o la anestesia espinal, en sus 2 variantes, la intradural y la epidural, que permite anestesiar zonas más amplias del organismo (generalmente de cintura para abajo, por ejemplo, para cirugía de rodilla o del pie). A todos los tipos de anestesia local se puede asociar una sedación más o menos intensa, de tal modo que el enfermo se queda más tranquilo, relajado y, en ocasiones, hasta dormido durante la operación.

El otro tipo de anestesia es la general. Consiste en dormir al enfermo, manteniéndole inconsciente durante la operación, suministrándole analgésicos para calmar el dolor producido por la cirugía y manteniendo todos sus órganos vitales en perfecto funcionamiento durante la intervención quirúrgica.

Saber más sobre los tipos de anestesia

Antes de aplicar cualquier tipo de anestesia, no se olvide de comentar a su médico todas las enfermedades y operaciones que haya padecido, si es alérgico a alguna medicina, alimento o material, si toma medicación habitual (anote los nombres y las dosis), si fuma o bebe, si ha tenido (usted o algún familiar) problemas con la anestesia anteriormente, y si tiene en la actualidad alguna infección o catarro. Recuerde que debe guardar ayuno (aproximadamente 8 horas para los sólidos como mínimo y 4 para los líquidos).

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen banner segunda opinion 
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen banner La Clinica son las personas 

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen banner Investigacion en la Clínica 

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen historias de la Clínica