Prótesis de rodilla

Imagen hombre adulto

Tratamiento de la prótesis de rodilla en la Clínica 

Cuando la rodilla está tan dañada y todos los demás tratamientos han fracasado, se puede realizar el reemplazo de la articulación de la rodilla por una prótesis.

Existe una amplia variedad de opciones que permiten al cirujano personalizar la prótesis de rodilla dependiendo del daño, de la edad y del nivel de actividad física del paciente.

Para poder ofrecer la solución más adecuada a cada paciente, el Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología de la Clínica está organizado en unidades asistenciales, entre las que se encuentra la unidad asistencial de cadera y rodilla. De esta manera, los profesionales están dedicados de forma preferencial a estas enfermedades.

La Clínica tiene en marcha líneas de investigación en este área, entre las que se encuentra un ensayo clínico multicéntrico para el tratamiento de la artrosis de rodilla mediante la infiltración de células madre adultas de la médula ósea del propio paciente.

Asimismo, la Clínica cuenta con banco de tejido osteotendinoso que permite ofrecer las mejores alternativas terapéuticas a cada paciente.

Células madre para la artrosis de rodilla

El tratamiento con células madre en la artrosis y lesiones del cartílago es una opción que está todavía en fase de estudio pero que ofrece unos resultados muy buenos en términos de mejora del dolor y aumento de la función de la rodilla, pudiendo retrasar o evitar, la necesidad de intervención o la colocación de prótesis en los casos de artrosis".

La radiografía de rodilla confirma el diagnóstico de artrosis.

El diagnóstico de la artrosis de rodilla resulta sencillo. Se obtiene a través del interrogatorio que realiza el médico al paciente sobre las características de los síntomas. Posteriormente se realiza una exploración de la articulación de la rodilla, que lleva añadida la evaluación de los movimientos de la misma.

El diagnóstico se confirma mediante la práctica de una radiografía de las rodillas. A través de esa prueba, el médico puede ver los signos inconfundibles y característicos de la artrosis.

La intervención quirúrgica dura una hora y puede requerir trasfusión sanguínea.

Cuando el deterioro de la rodilla y el dolor impiden caminar, está indicada la sustitución de las superficies articulares por una prótesis. Son reproducciones de los huesos que forman la rodilla, fabricados con diversos metales y materiales plásticos que favorecen la flexión y la extensión de la rodilla.

La intervención quirúrgica se realiza bajo anestesia general o epidural. Es necesario efectuar una incisión para cortar y extraer parcialmente la parte de los huesos -fémur, tibia y peroné- situada en la zona próxima a la rodilla, para sustituir la articulación por la prótesis.

El tipo de implante que se utiliza depende del paciente, su edad y el estado en el que se encuentren los huesos.

Esta operación dura alrededor de una hora y, en alguna ocasión, puede precisar una transfusión sanguínea posterior, ya que la sección de los huesos suele producir una pérdida de sangre considerable. No obstante, las técnicas actuales y los sistemas de recuperación de sangre disminuyen mucho la necesidad de una transfusión.

Tras la intervención se puede mantener colocado un tubo de drenaje para eliminar los restos de sangre acumulados en las superficies de los huesos seccionados, drenaje que debe vigilarse para controlar el grado de hemorragia.

Más del 90% de las prótesis tienen una duración superior a los 10 años

El paciente al que se le implanta una prótesis de rodilla puede, por lo general, incorporarse al trabajo de esfuerzo en un plazo de entre 3 y 6 meses. Dependiendo de la movilidad de la rodilla se le permite conducir entre uno y dos mes después de la operación.

En cuanto al seguimiento del implante, más del 90% de las prótesis tienen una duración superior a los 10 años. A largo plazo, el principal problema que surge consiste en el despegamiento o aflojamiento de los componentes y el reblandecimiento de los huesos.

Transcurrida una década, el 20% de las prótesis puede mostrar en las radiografías signos de aflojamiento, pero sólo un 10% provoca molestias y puede requerir una nueva intervención.

contacteCON LA CLÍNICA

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

SOLICITE UNA SEGUNDA OPINIÓN NO PRESENCIAL

Si necesita la opinión médica de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión no presencial.
Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra