Prótesis de rodilla

Imagen hombre adulto

PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

Estas preguntas más frecuentes sobre las prótesis de rodilla le ayudarán a conocer mejor su enfermedad y participar activamente en las decisiones sobre su propio cuidado.

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

El desgaste de la articulación de la rodilla genera la artrosis, más frecuente en mujeres.

La edad en la que suele empezar a desarrollarse la artrosis se sitúa alrededor de los 50 años y su progresión es muy lenta.

La artrosis de rodilla es muy rara en gente joven, a no ser que hayan sufrido un problema previo en la articulación (fractura o traumatismo, lesión meniscal...) que favorezca la aparición de una artrosis como complicación.

La obesidad es otro factor que tiene una importante relación con el desarrollo de artrosis en las rodillas. En una persona obesa, sus rodillas tienen que soportar una sobrecarga de peso que favorece un mayor desgaste de la articulación.

Además, la artrosis de rodilla es más frecuente en las mujeres que en los hombres. La razón de esta diferencia entre sexos es desconocida.

El síntoma fundamental del paciente con artrosis de rodilla es el dolor. Al principio, es muy leve. Sólo aparece cuando se ha realizado una actividad física muy importante y cede rápidamente con el reposo.

Cuando la enfermedad se ha establecido, se notan mayores molestias al empezar a caminar, aunque estos síntomas mejoran tras llevar un rato andando. Al dolor se le añade sensación de rigidez y de dificultad para flexionar y extender la pierna, también más intensa tras permanecer mucho tiempo en reposo.

El dolor en la rodilla es mayor cuando se sube y se baja escaleras, cuando el paciente se pone en cuclillas y cuando camina por un terreno irregular. En artrosis más severas, el paciente puede notar síntomas en reposo.

Otro síntoma es la sensación de chasquido al flexionar la rodilla

A veces la rodilla se hincha cuando se forma un derrame.

En fases más avanzadas de la enfermedad, el paciente sufre una disminución en los movimientos de la rodilla (por ejemplo, no puede flexionar o extender completamente la pierna). Pueden aparecer deformidades de la articulación, y alteraciones en la alineación de los huesos, con arqueamiento de la extremidad inferior.

Es habitual que el paciente cojee al caminar y que la rodilla se debilite, notando una sensación de fallo en la rodilla al dar los pasos.

La radiografía de rodilla confirma el diagnóstico de artrosis.

El diagnóstico de la artrosis de rodilla resulta sencillo. Se obtiene a través del interrogatorio que realiza el médico al paciente sobre las características de los síntomas. Posteriormente se realiza una exploración de la articulación de la rodilla, que lleva añadida la evaluación de los movimientos de la misma.

El diagnóstico se confirma mediante la práctica de una radiografía de las rodillas. A través de esa prueba, el médico puede ver los signos inconfundibles y característicos de la artrosis.

La intervención quirúrgica dura una hora y puede requerir trasfusión sanguínea.

Cuando el deterioro de la rodilla y el dolor impiden caminar, está indicada la sustitución de las superficies articulares por una prótesis. Son reproducciones de los huesos que forman la rodilla, fabricados con diversos metales y materiales plásticos que favorecen la flexión y la extensión de la rodilla.

La intervención quirúrgica se realiza bajo anestesia general o epidural. Es necesario efectuar una incisión para cortar y extraer parcialmente la parte de los huesos -fémur, tibia y peroné- situada en la zona próxima a la rodilla, para sustituir la articulación por la prótesis.

El tipo de implante que se utiliza depende del paciente, su edad y el estado en el que se encuentren los huesos.

Esta operación dura alrededor de una hora y, en alguna ocasión, puede precisar una transfusión sanguínea posterior, ya que la sección de los huesos suele producir una pérdida de sangre considerable. No obstante, las técnicas actuales y los sistemas de recuperación de sangre disminuyen mucho la necesidad de una transfusión.

Tras la intervención se puede mantener colocado un tubo de drenaje para eliminar los restos de sangre acumulados en las superficies de los huesos seccionados, drenaje que debe vigilarse para controlar el grado de hemorragia. 

La Clínica Universidad de Navarra es un centro médico-hospitalario que se caracteriza por su alto grado de especialización médica, su constante renovación tecnológica, y su atención personalizada.

Pionera en la implementación de técnicas médicas en Europa y a nivel mundial, la Clínica Universidad de Navarra se ha convertido en un centro de referencia nacional e internacional. Numerosos reconocimientos y premios avalan su labor.

El Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología de la Clínica cuenta con una amplia experiencia en cirugía de alta especialización y patología compleja, siendo centro de referencia internacional en el tratamiento de osteosarcoma.

Asimismo, lidera proyectos de investigación que permiten a sus especialistas mantenerse a la vanguardia en técnicas y procedimientos. En la actualidad, participa en un ensayo clínico multicéntrico para analizar la eficacia del tratamiento mediante infiltración de células madre de la médula ósea del propio paciente en personas que sufren artrosis severa de rodilla.

Nuestro servicio médico es valorado por su gran rapidez y eficacia en la citación, diagnóstico y acceso al tratamiento.

Al poseer todas las especialidades y sus profesionales con dedicación exclusiva, la Clínica se coordina y organiza de modo que el paciente pueda realizar sus consultas, tratamientos y pruebas en el menor tiempo posible, y el resultado de las pruebas diagnósticas se obtiene, generalmente en 48 horas.

De ser necesaria una intervención, la Clínica puede coordinarse para realizarla en el plazo de una semana, siempre dependiendo de las características y necesidades de cada paciente.

Para más información puede llamarnos al (+34) 948 255 400 o solicitar información completando este formulario.

La Clínica Universidad de Navarra le ofrece la posibilidad de realizar consultas de segunda opinión, bien presencialmente (solicitando una cita en el (+34) 948 255 400) o bien a través de la Consulta de Segunda Opinión no presencial.

La consulta de Segunda Opinión no presencial le ofrece la posibilidad de realizar una consulta de segunda opinión médica a nuestros especialistas, sin necesidad de acudir a la Clínica.

Para ello, la Clínica gestionará la recogida de sus documentos médicos y administrativos en su domicilio, o en su lugar de preferencia, y en un plazo máximo de 15 días recibirá la valoración de su caso.

Además, nuestros especialistas lo llamarán personalmente para aclarar las dudas que pudiera tener.

Si posteriormente desea continuar su asistencia médica en la Clínica, se le reembolsará el importe abonado por la Segunda Opinión en su primera factura.

La Clínica le ofrece la posibilidad de solicitar gratuitamente una valoración económica estimativa para su caso, a través del siguiente formulario online para solicitud de presupuesto, o llamando al (+34) 948 255 400.

Si lo prefiere, también podrá obtener un presupuesto más ajustado solicitando una cita para que nuestros expertos puedan valorar presencialmente su caso.

Si lo desea, puede solicitar más información sobre estos servicios rellenando el formulario de solicitud de información.

La Clínica Universidad de Navarra pone a disposición de sus pacientes la posibilidad de financiar su diagnóstico o tratamiento hasta en cuatro meses sin intereses. Dicha posibilidad está disponible para asistencias de hasta seis mil euros.

En caso de necesitar una financiación superior, podrá plantearlo durante su visita en la Unidad de Coordinación de la Clínica para evaluar su caso.

Asimismo, la Clínica mantiene conciertos con las principales compañías aseguradoras de España.

La compañía de seguros ACUNSA ofrece pólizas de hospitalización y consultas que aseguran la estancia y los tratamientos médicos y quirúrgicos en la Clínica Universidad de Navarra.

La Clínica también mantiene conciertos de asistencia médica con Aegon, Allianz, Asefa, AXA, Cigna, DKV, Generali, HNA, Mapfre Familiar y Previsora Bilbaína.

En función de cada acuerdo se puede acceder a las consultas de la Clínica con la tarjeta de asegurado; y a los tratamientos médicos y quirúrgicos e ingresos hospitalarios, con autorización previa de la compañía.

Dado que una determinada póliza de salud puede tener restricciones de acceso o servicios excluidos, aconsejamos una consulta previa a la compañía correspondiente sobre la cobertura concreta en la Clínica.

La Clínica recibe anualmente pacientes de más de 50 nacionalidades.

Dispone de un servicio especial de atención al paciente internacional, para facilitar su acceso a la Clínica.

Así, la Clínica pone a su disposición una persona de contacto que podrá ayudarle en todo lo que usted necesite para ser atendido por nuestros especialistas, tanto antes de su estancia (facilitando citas, dudas, viajes y alojamiento, etc.), como durante su estadía (acompañamiento, interlocución, coordinación optimizada de citas, etc.) y después de su estancia (envío de informes médicos, gestión de dudas y consultas, etc.).

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra